ABSTRACTS

Características clínicas de la miopatía inflamatoria no infecciosa en el perro bóxer.

Hong HP, Thomovsky SA, Lewis MJ, Bentley RT, Shelton GD.
J Small Anim Pract. 2021 Sep;62(9):765-774

  • El objetivo del estudio era evaluar las características clínicas, el tratamiento, el desenlace y la posible asociación entre la miopatía inflamatoria no infecciosa y la malignidad en perros de raza bóxer.
  • En este estudio retrospectivo se incluyeron perros bóxer diagnosticados histológicamente con miopatía inflamatoria no infecciosa en el Laboratorio Neuromuscular Comparativo de la Universidad de California San Diego desde 2010 hasta 2018 y con informes médicos completos. Se registró la reseña del animal, los antecedentes, los signos clínicos, los hallazgos clinicopatológicos, el tratamiento y el desenlace final. 
  • Se incluyeron 28 perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa, de 1 a 11 años de edad. Dieciocho eran machos (16 castrados; dos enteros) y 10 eran hembras (siete castradas; tres enteras). Los signos clínicos incluían debilidad generalizada (n=17), disfagia (n=11) y pérdida de peso (n=10). La actividad de la creatina quinasa en suero estaba elevada en los 20 casos analizados (rango de 908 a 138.000 UI/L). Un perro tenía una infiltración neoplásica de células redondas indiferenciadas dentro del músculo en el momento del diagnóstico de la miopatía inflamatoria. Cinco perros habían tenido tumores de mastocitos y a 21 perros no se les diagnosticó neoplasia antes, en el momento o después del diagnóstico de miopatía inflamatoria. Los tratamientos incluyeron monoterapia con glucocorticoides (n=12), monoterapia con ciclosporina (n=1) o múltiples medicamentos inmunosupresores (n=14). Seis perros mejoraron neurológicamente, 11 mejoraron, pero recayeron mientras estaban en tratamiento, 7 no mejoraron. Ocho perros fueron eutanasiados, uno murió y cuatro se perdieron durante el seguimiento. 
  • Según este estudio, los perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa pueden presentarse con debilidad generalizada y disfagia. El desenlace final exitoso a largo plazo es poco común. La relación entre la neoplasia y la miopatía inflamatoria no infecciosa en los perros bóxer sigue sin estar clara.