ABSTRACTS

Complicaciones asociadas a la colocación de un tubo esofágico para alimentación en 248 gatos

Breheny CR, Boag A, Le Gal A, Hõim SE, Cantatore M, Anderson D, Nuttall T, Chandler ML, Gunn-Moore DA.
J Vet Intern Med. 2019 Apr 18

  • Los tubos de alimentación esofágica se usan frecuentemente para proporcionar nutrición enteral a los gatos, pero su uso está asociado con algunos efectos adversos.
  • El objetivo del estudio era evaluar las complicaciones asociadas con la colocación de tubos esofágicos en gatos e identificar los factores que predisponen a complicaciones.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de casos referidos a 2 centros de referencia y se identificaron los registros médicos de gatos a los que se les colocaron tubos esofágicos. Se incluyeron un total de 248 gatos. Se recopilaron datos clínicos acerca de la reseña del animal, la indicación clínica, método de colocación, tiempo de extracción y cualquier complicación.
  • Para aquellos gatos que sobrevivieron y se dieron de alta, los tubos estuvieron colocados durante una mediana de 11 días, con un rango de 1 a 93 días. En el 35,8% de los casos hubo complicaciones, siendo el más común el desmontaje del tubo (14.5%), seguido de las infecciones del lugar del estoma (12.1%). Los gatos que recibieron glucocorticoides o agentes oncolíticos (OR = 3,91; IC del 95%, 1,14-13,44) y con secreción en el sitio del estoma (OR = 159,8; IC, 18.9-1351) tuvieron mayores probabilidades de desarrollar una infección en el sitio del estoma, mientras que aquellos con menor peso (OR = 1.33; IC 95%, 1.02-1.75) o trastorno pancreático [OR = 4.33; IC 95%, 1.02-18.47], neoplásico [OR = 15.44; IC 95%, 3.67-65.07], respiratorio [OR = 19.66; IC 95%, 2.81-137.48], urogenital [OR = 5.78; IC 95%, 1.15-28.99], y enfermedades infecciosas [OR = 11.57; IC 95%, 2.27-58.94]) tuvieron una mayor probabilidad de muerte. La duración de tiempo del tubo en el sitio y dar de alta al gato con el tubo colocado no se asociaron con un mayor riesgo de infección o muerte.
  • En base a estos resultados, los autores sugieren que se debe informar a los propietarios sobre los riesgos potenciales involucrados en la colocación de un tubo esofágico y sus factores predisponentes