Abstracts

Concentraciones séricas de cortisol en perros con hiperadrenocorticismo hipófisario e hiperadrenocorticismo atípico

Frank LA, Henry GA, Whittemore JC, et al.
J Vet Intern Med 2014
  • Se considera hiperadrenocorticismo atípico (AHAC) cuando los perros tienen signos clínicos de hipercortisolemia junto a unas pruebas de detección del hiperadrenocorticismo normales.
  • El objetivo de este estudio es comparar, de forma prospectiva, las concentraciones de cortisol y el tamaño de la glándula suprarrenal entre perros con hiperadrenocorticismo hipófisario (PDH), hiperadrenocorticismo atípico (AHAC) y perros controles sanos. Se seleccionaron 10 perros sanos, 7 perros con PDH y 8 perros con AHAC. Los perros fueron diagnosticados con PDH o AHAC en base a los signos clínicos y resultados de las pruebas laboratoriales de screening positivas (PDH) o resultados anormales de unos paneles más extensos de hormonas suprarrenales (AHAC). Las mediciones de la glándula suprarrenal se obtuvieron por ecografía. Se compararon valores de la media de los valores de cortisol tomados cada hora (9 muestras), la suma de las mediciones del cortisol por hora y los tamaños de las glándulas suprarrenales, entre los 3 grupos. 
  • Las concentraciones de la media +/- DE de cortisol de cada hora (control, 1.4 +/- 0.6 mcg / dl; AHAC, 2,9 +/- 1,3; PDH, 4,3 +/- 1,5) () y la suma de cortisoles (control, 11,3 +/- 3,3; AHAC, 23.2 +/- 7,7; PDH, 34,7 +/- 9,9) fueron significativamente diferente entre los grupos control y el AHAC (P <0,01) y el PDH <0,01). Los cortisoles de cada hora (P <0,01), pero no la suma (P = 0,27) fueron diferentes entre los grupos de AHAC y PDH. La media del diámetro transversal de la glándula suprarrenal de los perros de control (5,3 +/- 1,2 mm) fue significativamente menor que la de los perros con PDH (6,4 +/- 1,4; P = 0,02) y AHAC (7,2 +/- 1,5; P <0,01); el diámetro de la glándula suprarrenal no difirió (P = 0,18) entre los perros con AHAC y PDH. 
  • Las concentraciones séricas de cortisol en perros con AHAC eran mayores en comparación con los controles, pero menores que las de los perros con PDH. El diámetro de la glándula suprarrenal fue similar entre los perros con AHAC y PDH. 
  • Los hallazgos del estudio sugieren que un exceso de cortisol podría contribuir a la fisiopatología de la AHAC