ABSTRACTS

Consecuencias a largo plazo del síndrome de diarrea hemorrágica aguda en perros

29º Congreso ECVIM-CA, 2019
E. Kaufmann; K. Busch; J.S. Suchodolski; B.D. Ballhausen; F. Neuerer; K. Hartmann; S. Unterer

  • La destrucción de la barrera intestinal y la disbiosis en la microbiota, especialmente alrededor del momento del destete, representan mecanismos importantes para la sensibilización alérgica. Debido a ello, el 42% de los perros jóvenes que sobreviven a una infección por parvovirus canino (CPV) desarrollan trastornos gastrointestinales crónicos más adelante en sus vidas, pero se desconoce si los perros adultos con lesiones intestinales graves también tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos gastrointestinales crónicos.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar si los perros con síndrome de diarrea hemorrágica aguda (AHDS) tienen una mayor prevalencia de enteropatías crónicas más adelante en sus vidas. Se incluyeron 40 perros diagnosticados con AHDS, para los cuales había disponible un seguimiento de al menos 12 meses. También se incluyó un grupo de control histórico de 67 perros sin antecedentes de gastroenteritis para determinar la evaluación del riesgo. Se pidió a los dueños de los perros que completaran un cuestionario y se compararon los porcentajes de perros con signos de enteropatías crónicas en ambos grupos.
  • No hubo diferencias significativas entre los perros con AHDS y los perros control con respecto al desarrollo de enteropatías crónicas (AHDS 22.5%; controles 12.0%; p = 0.177) durante el tiempo de observación (AHDS: mediana 4 años, rango 1-12 años; controles: mediana 5 años, rango 1–12 años).
  • Los resultados de este estudio sugieren que los perros que experimentan un episodio de AHDS no tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad gastrointestinal crónica más adelante en sus vida, que es diferente al riesgo que tiene los perros jóvenes con infección por CPV. Por lo tanto, el momento de la vida en el que ocurre la disfunción de la barrera intestinal podría representar un factor de riesgo principal