Se encuentra usted aquí

Abstracts

Desarrollo y evaluación de un protocolo para el control de Giardia duodenalis en una colonia de perros alojados en grupo en una facultad de medicina veterinaria

Saleh MN, Gilley AD, Byrnes MK, Zajac AM
J Am Vet Med Assoc. 2016 Sep 15;249(6):644-9
  • El objetivo de este estudio era desarrollar y evaluar, de forma prospectiva, un protocolo para el control de Giardia duodenalis en 34 perros alojados en grupo, en una facultad de medicina veterinaria e infectados de forma natural.  A todos los perros se les realizó una prueba para detectar la infección por G duodenalis. Los perros fueron tratados con fenbendazol en los días de estudio 1 al 10. El día 5, los perros fueron bañados y trasladados a jaulas limpias, desinfectadas, y en una habitación diferente para permitir la desinfección y secado de sus perreras asignadas a 26,7 ° C durante 24 horas el día 6. Después del tratamiento, los perros fueron devueltos a sus jaulas originales; Se recogieron muestras fecales semanalmente desde los días 8 al 41 y luego cada 3 semanas hasta el día 209. Las muestras se fijaron en formol y se examinaron mediante inmunofluorescencia directa. Además, 1 muestra del periodo pretratamiento se analizó por PCR y se secuenció para determinar el conjunto (genotipo) del organismo. No se modificaron otras rutinas corrientes de manejo de los perros
  • Inicialmente, todos los perros en la colonia eliminaban quistes de G duodenalis. Durante e inmediatamente después del tratamiento (días 8 y 13), ya no se detectaron quistes en ningún perro. En el día 20, se detectó 1 quiste en la muestra fecal de 1 perro; los resultados de todos los análisis fecales posteriores fueron negativos. Los quistes de G duodenalis de la muestra en pretratamiento tenían un genotipo C.
  • Los autores concluyen que el protocolo integrado tuvo éxito en el control de la infección por G duodenalis en esta colonia de perros, a pesar de que los perros estaban expuestos a una variedad de entornos y eran manipulados por diversos individuos. El análisis secuencial identificó un conjunto de Giardia que se encuentra típicamente en perros, pero no en humanos, indicando que la transmisión sería poco probable