Abstracts

Efectos de la administración oral de peróxido de hidrógeno al 3%, usado como inductor de la emesis, en la mucosa gastroduodenal en perros sanos

Niedzwecki AH, Book BP, Lewis KM, Estep JS, Hagan J.
J Vet Emerg Crit Care 2016 Dec 14
  • En este trabajo prospectivo, los autores tratan de caracterizar la extensión de la lesión en la mucosa del tracto gastrointestinal superior después de la administración oral de peróxido de hidrógeno(H2O2) al 3% para la inducción de emesis en perros normales. Se seleccionaron 7 perros sanos y adultos, 6 perros fueron asignados al grupo H2O2 y 1 perro fue asignado como control, y se le administró apomorfina. Después de la administración de H2O2 al 3% oral o apomorfina subconjuntival, se anestesió a los perros y se les realizó una gastroduodenoscopia para inspección macroscópica y se tomaron biopsias gastroduodenales en los tiempos 0 y 4 horas, 24 horas, 1 semana y 2 semanas. Dos expertos puntuaron de forma ciega las lesiones observadas en mucosa esofágica, gástrica y duodenal, y las biopsias fueron evaluadas por un patólogo.
  • Después de la administración de H2O2, se observó esofagitis de grado I en 2 perros a las 4 horas, en 1 perro a las 2 semanas, y esofagitis de grado III en 1 perro a una semana. A las 4 horas, se visualizaron lesiones de la mucosa gástrica en todos los perros, y que empeoraron en 24 horas. Se visualizaron lesiones de la mucosa duodenal entre leves a moderadas hasta 24 horas después de la administración. La histopatología identificó las lesiones gástricas más severas, como hemorragia, a las 4 horas, degeneración, necrosis y edema de mucosa a las 24 horas, e inflamación a una semana. A las 2 semanas, la mayoría de las lesiones visuales e histopatológicas se habían resuelto. En el perro que recibió apomorfina no se identificaron lesiones histopatológicas en ningún momento.
  • Los autores concluyen que tras la administración de H2O2 al 3% se observaron lesiones gástricas significativas, visualmente y en histopatología, en todos los perros. También se identificaron lesiones duodenales visualmente menos severas. En comparación con los perros del grupo H2O2 en el perro control con apomorfina, sólo se identificaron lesiones gastroduodenales mínimas y con histopatología normal.