Abstracts

Eficacia de un collar de liberación lenta con imidacloprid (10%) / flumethrina (4.5%) para la prevención de leishmaniosis canina

Brianti E, Gaglio G, Napoli E, et al
Parasit Vectors 2014;7: 327
  • En este trabajo se evalúa la eficacia de un collar repelente insecticida de liberación lenta que contiene un 10% de imidacloprid y 4,5% flumetrina (Seresto ®, Bayer Animal Health) para la prevención de la infección por Leishmania infantum en una población de perros grande que viven en una zona hiperendémica de Sicilia (Italia). Se seleccionaron un total de 219 perros, negativos para L. infantum y se dividieron en dos grupos homogéneos, definidos como G1 (n = 102) y G2 (n = 117). Antes del inicio de la temporada de mosquitos, a los perros del G1 se les puso el collar, mientras que los animales del G2 se dejaron sin collar, sirviendo como controles negativos. Los perros fueron muestreados en los días D90, D180, D210 y D300 con el fin de evaluar la infección por Leishmania por IFI, PCR cutánea (D210-D300) y médula ósea (D300) y citología de aspirado de médula ósea (D300).
  • Tres perros (2,9%) del G1 y 41 (40,2%) del G2 fueron positivos para L. infantum en al menos una de las pruebas de diagnósticas empleadas. El número de perros seropositivos del G2 aumentó, en el curso del estudio, de 15 (D90) a 41 (D300), volviéndose algunos de ellos, también positivos en otras pruebas de diagnóstico. Ocho (19,6%) de los perros seropositivos del G2 mostraron un aumento en los títulos de anticuerpos que iban desde 1:160 a 1:1,280. En el último seguimiento, algunos de los perros del  G2 mostraron signos clínicos sugestivos de leishmaniosis. La tasa de incidencia media al final del seguimiento fue del 4,0% para el G1 y 60.7% para el G2, que implica una eficacia media del collar del 93.4%  para la protección de los perros en ambas zonas.
  • El estudio concluye que el collar de liberación lenta probado en este estudio ha demostrado ser seguro y altamente efectivo para la prevención de la infección por L. infantum en una población de perros grande. La protección conferida por un solo collar (un máximo de ocho meses) duró toda una temporada de mosquitos en una zona hiperendémica de sur de Italia. El uso regular de los collares, al menos durante la temporada de mosquitos, puede representar una estrategia fiable y sostenible para la prevención de la leishmaniosis en perros que viven en o viajan a una zona endémica