Abstracts

El Midazolam como agente coninductor de anestesia, ahorra propofol pero disminuye la presión arterial sistólica en perros sanos

Hopkins A, Giuffrida M, Larenza MP Vet Anaesth Analg. 2014;41:64-72.

Introducción:

  • El objetivo del estudio era evaluar, de forma prospectiva, los efectos de la coadministración de midazolam en la dosis requerida de propofol para la inducción de la anestesia, la frecuencia cardíaca (FC ), la presión arterial sistólica (PAS ) y la incidencia del nerviosismo.
  • Se seleccionaron 17 perros sanos, con un peso de 28 +/- 18 kg, y mayores de 4.9 +/- 3.9 años, fueron sedados con acepromacina 0.025 mg/kg y morfina 0,25 mg/kg por vía intramuscular ( IM ), 30 minutos antes de la inducción de la anestesia . Los pacientes fueron asignados al azar en dos grupos para recibir midazolam (MP; 0,2 mg/kg o solución salina normal estéril (CP ; 0,04 kg/ml) por vía intravenosa ( IV ) durante15 segundos. El propofol se administró vía IV inmediatamente después a una dosis de  3 mg/kg/ minuto hasta la que la  intubación fue posible. Se evaluaron los pacientes inmediatamente antes , inmediatamente después , ya  5 minutos después de la inducción de la anestesia.

Resultados:

  • No hubo diferencias significativas entre los grupos con respecto al peso, la edad , el sexo o al grado de sedación.
  • En 5/9 perros se produjo excitación después de la administración de midazolam, mientras que no hubo ninguno en el grupo de control .
  • La dosis de propofol administrada al grupo de midazolam fue significativamente menor que en el grupo control.
  • Las diferencias en la FC no fueron significativas entre  grupos. En el grupo de midazolam, la PAS  fue significativamente menor, en comparación con los valores basales 5 minutos después de su administración, pero permanecieron en un rango clínicamente aceptable .

Importancia clínica:

  • Los autores concluyen que, en este estudio, la administración concomitante de midazolam con propofol disminuyó la dosis total de propofol necesaria para la inducción de la anestesia en perros sanos sedados, causó un bajo grado de excitación y una disminución clínicamente poco importante de la PAS