Abstracts

Evaluación del meloxicam para el tratamiento de la cistitis obstructiva idiopática felina

Dorsch R, Zellner F, Schulz B, Sauter-Louis C, Hartmann K.
J Feline Med Surg. 2015 Dec 15
  • El objetivo de este estudio fue investigar el efecto del anti-inflamatorio no esteroideo meloxicam en el curso clínico de la cistitis idiopática obstructiva en los gatos en un estudio clínico controlado con placebo. Los autores enrolaron 37 gatos con cistitis idiopática obstructiva. Los gatos recibieron tratamiento de soporte además de un catéter transuretral  implantado durante 48 h. En los días 0 y 1, todos los gatos recibieron 0,01 mg / kg de buprenorfina por vía subcutánea cada 8 h. El día 1, los gatos fueron asignados aleatoriamente al grupo meloxicam (n = 18; 0,1 mg / kg el día 1, 0,05 mg / kg los días 2 al 5) o al grupo placebo (n = 19; placebo por vía oral durante cinco días consecutivos). Los gatos fueron supervisadas con exámenes físicos repetidos y análisis de orina. También se realizó un cuestionario de 5 días a los propietarios después del alta, y una entrevista telefónica 3 meses después de la presentación. Los parámetros para la evaluación del éxito del tratamiento fueron la recurrencia de obstrucción uretral, y los resultados de los exámenes físicos y cuestionarios.
  • La obstrucción uretral recurrió en 4/18 gatos (22%) en el grupo con meloxicam y en 5/19 gatos (26%) en el grupo placebo (P = 1,000). El estado general y el dolor a la palpación abdominal durante la hospitalización mejoraron significativamente en ambos grupos (p <0,001). Después del alta hospitalaria, no hubo diferencias significativas ni dentro ni entre los grupos, respecto al estado general, la ingesta de alimentos y el comportamiento de eliminación de orina en diferentes tiempos.
  • Los autores del estudio concluyen que el meloxicam administrado vía oral durante 5 días no influyó en la incidencia de la obstrucción uretral recurrente ni en la recuperación de los signos clínicos en gatos con cistitis idiopática felina obstructiva. La persistencia de los signos clínicos en la mayoría de los gatos, 1 semana después de la presentación inicial, indica que estaría justificado el tratamiento sintomático durante un período de tiempo más largo