Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Evaluación ecográfica de los índices hemodinámicos hepáticos en perros obesos y con sobrepeso

Belotta AF, Teixeira CR, Padovani CR, Rahal SC, Mayer MN, Mamprim MJ.
J Vet Intern Med. 2017 Dec 27
  • En humanos con obesidad y el hígado graso se han asociado trastornos circulatorios hepáticos. En perros, sin embargo, la información con respecto a los efectos de las diferentes puntuaciones de la condición corporal (BCS) en los índices hemodinámicos del hígado es muy limitada. El objetivo el estudio es investigar la influencia de la BCS en los índices hemodinámicos del hígado. Se diseñó un estudio observacional prospectivo que incluyó un total de 53 perros pertenecientes a clientes de diversas razas. Los perros se dividieron en 3 grupos según su BCS usando una escala de 5 puntos: G1 - 12 perros de peso ideal, G2 - 21 perros con sobrepeso, G3 - 20 perros obesos. Mediante ecografía Doppler pulsátil se midieron la velocidad portal media (VPM), el volumen del flujo sanguíneo portal (PBFV), el índice de congestión portal (PCI), el índice de resistencia de la arteria hepática (HARI) y la onda espectral de la vena hepática (HV). También se determinaron las actividades de fosfatasa alcalina (ALP), gamma-glutamil transferasa (GGT) y alanina aminotransferasa (ALT). Se compararon entre los grupos, las actividades de las enzimas hepáticas y los índices hemodinámicos hepáticos
  • Los perros obesos tuvieron una VPM más baja, un mayor porcentaje de ondas espectrales de la vena hepática anormal y una mediana de la actividad de la ALP más alta que los perros con peso ideal (P <0.05). Los perros con sobrepeso y los obesos tenían un PBFV más bajo que los perros con peso ideal (P <0.01). Los perros con sobrepeso tenían una actividad media de la GGT más alta que los perros con peso ideal (P <0.05). No se observaron diferencias para la actividad PCI, HARI y la mediana de la ALT entre los grupos.
  • En este estudio, la obesidad se asoció con cambios en los índices de la vena porta y en la onda espectral de la vena hepática. Estos cambios estaban acompañados por diferencias significativas en las actividades de algunas enzimas hepáticas, y podrían ser un signo de enfermedad hepática inicial.