Abstracts

Evaluación electrocardiográfica del grado de sedación y del uso aislado de metadona en perros sanos

Menegheti TM, Wagatsuma JT, Pacheco AD, et al Vet Anaesth Analg. 2014;41:97-104
  • Este estudio tenía como objetivo investigar, de forma prospectiva, la influencia de la metadona en los parámetros cardiorrespiratorios , el electrocardiograma y la sedación  en perros.
  • Se seleccionaron 8 perros de, 1-4 años, de diversas razas, de ambos sexos, y que pesaban 9-36 kg. A cada perro se le administró en tres ocasiones la metadona,  0,3 mg/kg (M0.3), 0,5 mg/kg (M0.5 ) y 1,0 mg/kg ( M1.0 ) por vía intramuscular . Se registraron la frecuencia respiratoria, frecuencia cardíaca y presión arterial, así como la evaluación electrocardiográfica de la derivación II. La sedación clínica recibió una puntuación (0-3) en cada tratamiento, después de la administración del fármaco y a intervalos de 30 minutos hasta que las puntuaciones y mediciones volvieron a los valores de basales.

Resultados

  • Se observó una disminución significativa en la frecuencia cardíaca con cada dosis de metadona y en un par de perros se observó bradicardia (HR < 60 ppm) en cada dosis.
  • En un perro se produjo una arritmia clínicamente significativa a 1 mg/kg que requirió inversión con butorfanol.
  • No hubo diferencia significativa en las diferentes presiones arteriales entre tratamientos.
  • Se observaron algunos efectos secundarios, como salivación, defecación, vocalización y jadeo, después de la administración de la metadona.
  • No hubo diferencias en los valores medios de la frecuencia cardíaca, de la onda P y la duración del complejo QRS y el intervalo QT entre los tratamientos.

Importancia clínica:

  • En este estudio, la administración de metadona se asoció con jadeo y una disminución de la frecuencia cardiaca en todas las dosis ensayadas.
  • Es aconsejable monitorizar cuidadosamente el ritmo cardiaco en perros cuando la metadona se administra por sí sola, especialmente a las dosis más altas