ABSTRACTS

Evaluación multicéntrica retrospectiva de perforaciones ileocecocólicas asociadas a la endoscopia de tracto gastrointestinal inferior en perros y gatos

J Vet Intern Med. 2020 Feb 18
Woolhead VL, Whittemore JC, Stewart SA.

  • Cada vez más se realizan ileoscopias en perros y gatos con signos gastrointestinales, y sin embargo todavía no se han descrito perforaciones ileocecocólicas iatrogénicas (ICC) .

El objetivo del estudio era caracterizar las perforaciones endoscópicas ICC en perros y gatos.

En una revisión retrospectiva se identificó una serie de casos de 13 perros y 2 gatos. Se recopilaron y revisaron la reseña, la presentación, el equipo endoscópico, la preparación del colon, el nivel de experiencia del endoscopista, la técnica de intubación ileal, el método de diagnóstico, la ubicación de la perforación, la histopatología, el manejo y los resultados.

  • Se identificaron 6 perforaciones ileales, 5 cecales y 4 colónicas entre 2012 y 2019. Los perros pesaron 2.4-26 kg (mediana, 10.3 kg) y los gatos 4.6-5.1 kg (mediana, 4.9 kg). La endoscopia se realizó en perros con vómitos (n = 4), así como diarreas de intestino grueso (n = 5), delgado (n = 1) y diarreas mixtas (n = 4)). Los gatos tenían diarrea de intestino grueso. Los endoscopistas las realizaron 1 interno supervisado, 9 residentes de medicina interna supervisados ​​(2 de primer año, 6 de segundo año, 1 de tercer año) y 5 diplomados de medicina interna. El diagnóstico de la perforación fue posterior al procedimiento en 5 perros, ocurriendo 1-5 días después de la endoscopia (mediana, 3 días); los perros se presentaron nuevamente con inapetencia (n = 4), letargo (n = 4), dolor abdominal (n = 3), arcadas (n = 2) y síncope (n = 1). Todos los animales fueron sometidos a corrección quirúrgica. La histopatología no identificó lesiones en el sitio de perforación en ningún animal. Dos perros requirieron una segunda cirugía; 1 falleció 12 horas después de la cirugía. La supervivencia para el momento del alta fue del 93%, con un 78% de supervivencia ≥8 meses.
  •  Según los datos del estudio, la perforación endoscópica ICC iatrogénica no es indicativa de la existencia de una enfermedad subyacente y se asocia con un buen pronóstico. En ocasiones el diagnóstico es posterior al procedimiento. Por lo tanto, esta perforación debería considerarse en el diagnóstico diferencial para animales con deterioro clínico después de una endoscopia.