Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Factores de riesgo e indicadores de pronóstico para la evolución quirúrgica de perros con obstrucción por cuerpo extraño esofágico

Brisson BA, Wainberg SH, Malek S, Reabel S, Defarges A, Sears WC.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Feb 1;252(3):301-308
  • El objetivo de este estudio observacional retrospectivo era determinar los factores de riesgo respecto a la intervención quirúrgica, las complicaciones y la evolución final en perros con un cuerpo extraño esofágico (esophageal foreign body: EFB). Se revisaron 224 casos de EFB en 223 perros evaluados en un hospital universitario veterinario en el periodo 1995 a 2014. Se registraron los datos respecto a la reseña del animal, la historia clínica, los signos clínicos, el tipo y ubicación del EFB, los procedimientos realizados, complicaciones y resultados. Se comparó la distribución de las diferentes razas de perros con EFB con toda la población de pacientes caninos durante el período de estudio.
  • Las razas Terrier fueron las más comunes (71/233 [30.5%]). La necesidad o no de intervención quirúrgica estaba asociada a la duración de la obstrucción por el EFB, peso corporal, anorexia, letargo, temperatura rectal y perforación esofágica. La edad avanzada, la duración de la obstrucción por el EFB y la perforación, se asociaron con un pronóstico más pobre. La recuperación del EFB vía endoscópica o el empuje hacia el estómago fue exitosa en 183 de 219 (83.6%) obstrucciones- En 16 de 143 (11.2%) obstrucciones se desarrollaron estenosis esofágica después del procedimiento. La mediana de la duración global de la hospitalización fue breve (1 día), aunque la necesidad de intervención quirúrgica se asoció con una mayor duración. La tasa de mortalidad global fue del 5,4% (12/223). El 88,2% de perros (90 de 102) tuvieron un resultado excelente, con un período mediano de seguimiento de 27 meses después del tratamiento del EFB.
  • Los hallazgos del estudio sugirieren que la recuperación endoscópica del EFB sigue siendo la opción de tratamiento inicial de elección para perros afectados de esta obstrucción, siempre que la perforación esofágica no requiera una intervención quirúrgica. Aunque la formación de estenosis esofágica fue la complicación más común, la tasa de este inconveniente fue baja