Se encuentra usted aquí

Abstracts

Factores que afectan la densidad de la orina en gatos aparentemente sanos que se presentan a una clínica veterinaria de primera opinión para un examen rutinario

Rishniw M, Bicalho R
J Feline Med Surg 2014
  • La evidencia sugiere que los gatos aparentemente sanos que se presentan para un examen de rutina deberían tener una densidad de orina (USG) en una muestra aleatoria > 1,035. Una USG  < 1035 podría reflejar una capacidad de concentración inapropiada que justificaría una mayor investigación. En este estudio observacional se midió la USG de 1.040 gatos aparentemente sanos que acudieron a una clínica veterinaria de primera opinión
  • La USG fue > 1.030 en el 91% de los gatos y > 1.035 en el 88% de los gatos; 121 gatos adultos (> / = 6 meses de edad) y cinco gatos jóvenes (<6 meses de edad) tenían una USG <1.035. De estos 126 gatos, se identificó una causa patológica en 27 gatos adultos (de éstos, 26 eran > 9 años de edad), y no hubo ningún gato joven. No se identificó ninguna causa en 43 gatos adultos, y el abordaje diagnóstico no se extendió en 51 gatos adultos. Los factores que afectaron la USG incluían la edad, el tipo de dieta, el sexo, el estado de ayuno, las ganas de beber, el refractómetro, y la interacción entre el sexo y la dieta (el aumento del contenido húmedo de la dieta redujo la USG sólo en gatas). La mayoría de los factores afectaron mínimamente la USG. Las probabilidades de tener una USG <1,035 sin una patología aparente incluyen la edad y el contenido húmedo de la dieta. Las ganas de beber disminuyeron con el aumento del contenido húmedo de la dieta.
  • Estos resultados muestran que la mayoría de los gatos aparentemente sanos que acuden a una clínica veterinaria de primera opinión deberían tener un USG> 1,035. Las estrategias que ahora se están utilizando para de bajar la USG podrían ser menos eficaces de lo previsto, y habría que realizar el seguimiento de la USG para determinar su eficacia real. En gatos mayores con una USG <1,035 se han identificado causas patológicas con mayor proporción, pero los veterinarios también son más propensos a examinar estos gatos por posibles patologías. La falta de una calibración adecuada del refractómetro podría haber causado algunos errores en las estimaciones de la USG pero es improbable que altere considerablemente las conclusiones de este estudio