ABSTRACTS

Importancia clínica de la bacteriuria por Proteus mirabilis en perros, factores de riesgo y susceptibilidad antimicrobiana.

Decôme M, Cuq B, Fairbrother JH, Gatel L, Conversy B.
Can J Vet Res. 2020 Oct;84(4):252-258

  • Los objetivos de este estudio fueron describir la susceptibilidad antimicrobiana in vitro y la importancia clínica de Proteus mirabilis en la bacteriuria canina e identificar los factores de riesgo asociados a las infecciones del tracto urinario por P. mirabilis.
  • Se trata de un estudio observacional retrospectivo de 48 cultivos urinarios caninos positivos para P. mirabilis.
  • Sólo 22 de los 48 (45,8%) aislados de P. mirabilis no eran susceptibles a al menos un antimicrobiano de los probados. La mayoría de los aislados de P. mirabilis (98%) eran sensibles a la enrofloxacina, el 93,7% a la amoxicilina/ácido clavulánico y el 85,4% a la ampicilina, la cefalotina y el trimetoprim-sulfametoxazol. Se detectaron cinco aislamientos multirresistentes (10,4%). A lo largo del periodo de estudio se observó un aumento significativo de la resistencia a los antimicrobianos. Los cultivos positivos de P. mirabilis se asociaron a cistitis bacteriana en 36 de 39 perros (92,3%), a pielonefritis en 2 de 39 perros (5,1%), y un perro tuvo tanto cistitis bacteriana como pielonefritis (2,5%). No hubo bacteriuria subclínica. La mayoría de las infecciones del tracto urinario eran complicadas, ya que se identificaron factores de riesgo en 37 de los 39 perros (94,8%). Los factores de riesgo más comúnmente identificados fueron la presencia de una zona peri-vulvar contaminada con orina/heces o una vulva hipoplásica.
  • En este estudio, la bacteriuria por P. mirabilis se asoció con infecciones del tracto urinario superior e inferior y se encontró con más frecuencia en la cistitis bacteriana complicada. En los últimos 10 años se han identificado aislados multirresistente, así como un aumento de la resistencia de P. mirabilis a los antimicrobianos, pero la mayoría de los aislados siguen siendo susceptibles a los antimicrobianos de primera línea, como la amoxicilina y el trimetoprim-sulfametoxazol.