Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Incontinencia urinaria en perras que acuden a centros veterinarios de atención primaria en Inglaterra: prevalencia y factores de riesgo

O'Neill DG, Riddell A, Church DB, Owen L, Brodbelt DC, Hall JL.
J Small Anim Pract. 2017 Sep 7
  • Este estudio pretende estimar la prevalencia y los factores de riesgo demográficos para la incontinencia urinaria en perras que acuden a centros veterinarios de atención primaria en Inglaterra. La población del estudio incluyó a todas las perras dentro de la base de datos de VetCompass del 1 de septiembre de 2009 al 7 de julio de 2013. Se buscaron registros electrónicos de casos de incontinencia urinaria y se extrajo información demográfica y clínica.
  • De 100.397 perras atendidas en 119 clínicas en Inglaterra, se estima que 3108 fueron diagnosticadas con incontinencia urinaria. La prevalencia de incontinencia urinaria fue de 3,14% (intervalos de confianza del 95%: 2,97 a 3,33). Se prescribió terapia médica al 45,6% de los casos. Las razas predispuestas fueron el setter irlandés (odds ratio: 8,09, intervalos de confianza del 95%: 3,15 a 20,80, P <0 001) y Dobermann (odds ratio: 7,98; intervalos de confianza del 95%: 4,38 a 14,54, P <0, 001). Las mayores probabilidades del diagnóstico de incontinencia urinaria se asociaron con: (1) peso igual o superior al peso corporal medio adulto para la raza (odds ratio: 1,31; intervalo de confianza del 95%: 1,12 a 1,54; P <0 · 001), 2) edad entre 9 a 12 años (odds ratio: 3,86, intervalos de confianza del 95%: 2,86 a 5,20, P <0,001), 3) estado sexual castrada (odds ratio: 2,23, intervalos de confianza del 95%: 1,52 a 3,25, P <0, 001) y (4) estar en póliza de seguros (odds ratio: 1,59; intervalos de confianza del 95%: 1,34 a 1,88; <0 .001). 
  • El estudio concluye que, en general, la incontinencia urinaria afecta a poco más del 3% de las perras. Pero de razas de alto riesgo como el setter irlandés, Dobermann, collie barbudo y Dálmata pude llegar a más del 15%. Estos resultados proporcionan evidencias para que los clínicos mejoren las recomendaciones clínicas sobre la esterilización y control de peso, especialmente en razas de alto riesgo