Se encuentra usted aquí

Abstracts

La carga parasitaria en sangre y piel de perros con infección natural por Leishmania infantum muestra correlación con su capacidad de infectar los mosquitos vectores

Borja LS, Sousa OM, Solcà MD, Bastos LA, Bordoni M, Magalhães JT, Larangeira DF, Barrouin-Melo SM, Fraga DB, Veras PS.
Vet Parasitol. 2016 Oct 15;229:110-117
  • El mosquito Lutzomyia longipalpis es el principal responsable de la transmisión de la leishmaniasis visceral (VL) en el Nuevo Mundo, y los perros son considerados como el principal reservorio urbano de esta enfermedad. Con el fin de mejorar la eficacia de las medidas de control, es esencial evaluar la capacidad de transmisión de la Leishmania infantum al mosquito vector desde perros infectados naturalmente. En este estudio investigó si había correlaciones entre la presentación clínica del perro y la intensidad de la carga parasitaria en sangre, piel y bazo de perros infectados naturalmente. Además, también se intentaron establecer correlaciones entre la intensidad de la carga parasitaria en tejidos de los perros y la carga parasitaria detectada en los mosquitos cinco días después de picar a perros naturalmente infectados.
  • En total, 23 perros fueron examinados y clasificados conforme a su manifestación clínica de VL canina. Se recogieron muestras de sangre, aspiración esplénica y biopsias cutáneas y se cuantificó el ADN del parásito mediante qPCR. La capacidad de los perros para infectar al Lu. Longipalpis con leishmania se evaluó mediante xenodiagnóstico midiéndose las cargas parasitarias cinco días después de la picadura.
  • No se observaron diferencias significativas con respecto a la manifestación clínica de la enfermedad y las cargas parasitarias detectadas en muestras de sangre, piel y bazo obtenidas de perros con infección natural. Independientemente de la presentación clínica de la leishmaniasis visceral canina (CVL) y del grado de carga parasitaria, casi la mitad de los perros infectaron exitosamente a los mosquitos con parásitos, aunque hubo un número bajo de mosquitos con cargas parasitarias correspondientemente bajas.
  • Se demostró una correlación positiva de las cargas de parásitos tanto en sangre como en la piel de los perros con el peligro de infección para el vector mosquito, además se observaron correlaciones positivas con respecto a estos tejidos y las tasas de infección de los mosquitos, así como la carga parasitaria detectada en Flebótomos después del xenodiagnóstico.
  •  En conclusión, esto indica que las cargas parasitarias tanto en sangre como en piel podrían funcionar como marcadores potencialmente fiables de la capacidad para infectar el mosquito vector a partir del perro.