ABSTRACTS

Pancreatitis aguda y lesión renal aguda en perros

Gori E, Lippi I, Guidi G, Perondi F, Pierini A, Marchetti V.
Vet J. 2019 Mar;245:77-81

  • La pancreatitis aguda y la lesión renal aguda son comorbilidades bien documentadas en medicina humana. Los perros que durante la hospitalización desarrollan una lesión renal aguda tienen tasas de mortalidad significativamente más altas que los que no lo hacen.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar la prevalencia de lesión renal aguda en perros con pancreatitis aguda y el valor pronóstico que pueden ofrecer diversos parámetros clínico-patológicos. Se identificaron retrospectivamente 75 casos de pancreatitis aguda presentados entre enero de 2012 y junio de 2016. El diagnóstico de pancreatitis aguda se basó en dos o más de los siguientes signos clínicos: dolor abdominal, diarrea, vómitos o anorexia / falta de apetito, no existencia de otra enfermedad abdominal extra pancreática en la ecografía abdominal y prueba de SNAP cPL anormal. El diagnóstico de lesión renal aguda se basó en las guías de la Sociedad Internacional de Interés Renal. Los perros fueron clasificados en sobrevivientes y no sobrevivientes. En el momento de ingreso, se evaluaron la creatinina sérica, urea, amilasa, calcio total, colesterol total, proteína C reactiva, número de leucocitos y presencia de neutrófilos de banda, así como el cálculo del índice de gravedad clínica. Se compararon los datos clínicos y clínico-patológicos entre sobrevivientes y no sobrevivientes.
  • Un índice de gravedad clínica ≥6.5 se asoció con un mal resultado final (P = 0.0011). Las concentraciones séricas de urea y creatinina en el momento del ingreso fueron significativamente más bajas en los sobrevivientes que en los no sobrevivientes (P <0,0001 y P = 0,0002, respectivamente). En 17/65 perros (26,2%) se diagnosticó lesión renal aguda y se asoció con una mala evolución (P <0,0001). La oligoanuria se asoció con una mala evolución (p = 0,0294).
  • Los autores concluyen que un elevado del índice de gravedad clínica y la azotemia en perros con pancreatitis aguda se asocian con un mayor riesgo de mortalidad. La lesión renal aguda puede ser una comorbilidad de la pancreatitis aguda canina. La presencia de oligoanuria se asocia con una mala evolución.