Abstracts

Panuveítis canina: una evaluación retrospectiva de 55 casos (2000-2015)

Vet Ophthalmol. 2016 Oct 12
Bergstrom BE, Stiles J, Townsend WM.

En este estudio se determinan las causas más comunes de panuveitis en un grupo de perros, la respuesta de los pacientes al tratamiento y el resultado visual. Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de 55 perros diagnosticados con panuveitis en el Hospital veterinario de la Universidad de Purdue entre diciembre de 2000 y diciembre de 2015. Los datos recogidos incluyeron la reseña del animal, estación del año en el diagnóstico, descripciones de las lesiones oculares, pruebas de diagnóstico, los protocolos de tratamiento, diagnósticos etiológicos (cuando se pudo determinar), y el resultado visual.

El signo clínico más común en el segmento anterior fue turbidez del humor acuoso, mientras que en el segmento posterior fue el desprendimiento seroso de la retina. El diagnóstico más frecuente fue la enfermedad idiopática / inmunomediada seguido de blastomicosis sistémica, linfoma y otras causas varias (leptospirosis, aspergilosis e histoplasmosis). De los 43 perros de los que se disponía de seguimiento, el 40% de los perros tuvieron una resolución visible de la inflamación y recolocación de la retina, el 32% de los perros tuvo una mejora entre ligera y moderada, y el 28% de los perros no tuvieron ninguna mejora o incluso deterioro de las lesiones. El tiempo de seguimiento fue de 11 meses, y el tiempo medio de resolución visible de la inflamación y recolocación de la retina fue de 32 días. El 65% de los perros, conservaron o recuperaron la visión en uno o ambos ojos enfermos con el tratamiento médico inicial.

  • En este trabajo, la panuveitis idiopática / inmunomediada fue el diagnóstico más común. Los perros con panuveitis idiopática / inmunomediada tuvieron tendencia a responder más favorablemente a la terapia médica que los perros con panuveitis infecciosa. En aquellos perros que respondieron al tratamiento inicial médico, la evolución visual fue favorable, aunque en muchos perros se requiere un tratamiento a largo plazo para mantener la visión y prevenir la recurrencia de la enfermedad.
  • En este estudio se determinan las causas más comunes de panuveitis en un grupo de perros, la respuesta de los pacientes al tratamiento y el resultado visual. Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de 55 perros diagnosticados con panuveitis en el Hospital veterinario de la Universidad de Purdue entre diciembre de 2000 y diciembre de 2015. Los datos recogidos incluyeron la reseña del animal, estación del año en el diagnóstico, descripciones de las lesiones oculares, pruebas de diagnóstico, los protocolos de tratamiento, diagnósticos etiológicos (cuando se pudo determinar), y el resultado visual.
  • El signo clínico más común en el segmento anterior fue turbidez del humor acuoso, mientras que en el segmento posterior fue el desprendimiento seroso de la retina. El diagnóstico más frecuente fue la enfermedad idiopática / inmunomediada seguido de blastomicosis sistémica, linfoma y otras causas varias (leptospirosis, aspergilosis e histoplasmosis). De los 43 perros de los que se disponía de seguimiento, el 40% de los perros tuvieron una resolución visible de la inflamación y recolocación de la retina, el 32% de los perros tuvo una mejora entre ligera y moderada, y el 28% de los perros no tuvieron ninguna mejora o incluso deterioro de las lesiones. El tiempo de seguimiento fue de 11 meses, y el tiempo medio de resolución visible de la inflamación y recolocación de la retina fue de 32 días. El 65% de los perros, conservaron o recuperaron la visión en uno o ambos ojos enfermos con el tratamiento médico inicial.
  • En este trabajo, la panuveitis idiopática / inmunomediada fue el diagnóstico más común. Los perros con panuveitis idiopática / inmunomediada tuvieron tendencia a responder más favorablemente a la terapia médica que los perros con panuveitis infecciosa. En aquellos perros que respondieron al tratamiento inicial médico, la evolución visual fue favorable, aunque en muchos perros se requiere un tratamiento a largo plazo para mantener la visión y prevenir la recurrencia de la enfermedad.