Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Papel epidemiológico de los perros desde el brote de leishmaniosis humana en Madrid

Miró G, Müller A, Montoya A, Checa R, Marino V, Marino E, Fuster F, Escacena C, Descalzo MA, Gálvez R.
Parasit Vectors. 2017 Apr 26;10(1):209
  • La leishmaniosis canina (CanL) ha estado en el centro de atención desde el brote de leishmaniosis humana que hubo en 2009 en Madrid. En el marco del Programa de Vigilancia de Leishmaniosis establecido en Madrid, este estudio examina las seroprevalencias de Leishmania en perros callejeros en la zona del brote y el resto de la Comunidad de Madrid durante el período comprendido entre el brote (2009) hasta el 2016. Estos datos son interesantes porque los perros callejeros podrían actuar como centinelas para la vigilancia de enfermedades en áreas endémicas. Desde 2011, también se han vigilado los perros con propietario en la zona del brote. Durante el período de estudio, la seroprevalencia de Leishmania infantum se determinó en un total de 2.123 perros callejeros del área del brote y de áreas donde no hubo brote. También se realizó un estudio serológico de perros de la zona del brote: perros de alto riesgo, como perros de caza o de granja (n = 1.722) y perros de propietario (n = 1372). Se realizó un examen de todos los perros y se recogieron muestras de sangre. Las variables registradas para cada animal fueron: raza, edad, sexo e historia clínica indicando si el animal estaba sano, o clínicamente sospechoso de tener alguna enfermedad, y si mostraban un cuadro clínico compatible con CanL.
  • Las seroprevalencias de L. infantum en perros callejeros fueron similares en las dos áreas examinadas: 4,7% (20 de 346) en el área de brote y 5,4% (96 de 1.777) en el resto de la región de Madrid valorada (χ (2) = 0,080, P = 0,777). Se encontró una asociación significativa entre la seroprevalencia y la edad (z = -6.319, P <0.001). La seroprevalencia en los perros de la zona del brote fue de 2,1% en los perros de alto riesgo (37 de 1.722) y de 1,2% en los perros con propietario (17 de 1.372) (χ (2) = 3.561, p = 0.0591).
  • En el estudio se concluye que ni los perros callejeros ni los perros con propietario parecen desempeñar un papel importante en el mantenimiento del ciclo de transmisión de L. infantum en la zona del brote que hubo en Madrid. La estabilidad en la seroprevalencia de infección observada en perros centinela sugiere que los veterinarios locales realizan un buen manejo clínico y prevención de la CanL en los perros con propietario.