Se encuentra usted aquí

Abstracts

Prevalencia de masas de glándulas adrenales identificadas de forma incidental durante una Tomografía Computerizada (TC) del abdomen: 270 casos (2013-2014)

Baum JI, Boston SE, Case JB.
J Am Vet Med Assoc. 2016 Nov 15;249(10):1165-1169.
  • El objetivo de este estudio fue determinar de forma retrospectiva, la prevalencia y las características clínicas de las masas de glándulas adrenales identificadas de forma incidental en perros sometidos a un TC abdominal.  Se evaluaron los registros médicos de 270 perros queque entre junio de 2013 a junio de 2014 fueron sometidos a un TC. Se excluyeron a los pacientes que se les realizó el TAC por tener una historia o signos clínicos compatible con una masa o enfermedad de las glándulas suprarrenales. La información recogida incluía historia, reseña del animal, motivo de la consulta, actividad de fosfatasa alcalina sérica, gravedad específica de orina y si se había realizado ecografía abdominal. Se revisaron los informes del TAC generados por un radiólogo certificado
  • Se detectaron masas de glándulas suprarrenales en 25 de los 270 (9,3%) perros. Los perros con masas de glándulas suprarrenales eran significativamente mayores (mediana, 12,0 años, rango, 8,0 a 15,0 años) que los perros sin estas masas (8,2 años, rango, 0,1 a 13,1 años). Los perros examinados para una sospecha de neoplasia fueron significativamente más propensos a tener una masa incidental de glándula suprarrenal (22/138 [15.9%]) que los perros examinados por cualquier otra razón (3/132 [2.3%]), estos perros también tenían una edad significativamente mayor. No se identificaron otros factores de riesgo. El examen histológico se realizó en sólo 3 de los 25 perros con estas masas de glándulas suprarrenales incidentales; 2 resultaron ser adenomas corticales y 1 tenía un feocromocitoma y un adenoma cortical.
  • Los resultados de este estudio sugirieron que un porcentaje clínicamente importante de perros sometidos a TAC abdominal tendrá masas de glándulas suprarrenales incidentales, siendo éstas más probables en perros más viejos que en perros más jóvenes.