Se encuentra usted aquí

Abstracts

Prevalencia, tipo y pronóstico de las lesiones oculares en perros de refugio y perros con propietario con infección natural por Leishmania infantum

Pietro SD, Bosco VR, Crinò C, Francaviglia F, Giudice E.
Vet World. 2016 Jun;9(6):633-7
  • En este trabajo se evaluó la prevalencia de las lesiones oculares debido a la leishmaniosis en 127 perros que vivían en un refugio municipal situado en una zona altamente endémica (Sicilia, Italia). Por otra parte, también se evaluó la prevalencia, el tipo y el pronóstico de las lesiones debidas a la leishmaniosis en 132 perros con patologías oculares que fueron referidos a un hospital veterinario (VTH) en la misma zona endémica durante un período de 3 años. Todos los perros fueron sometidos a un examen específico oftalmológico. Para el diagnóstico de leishmaniosis se realizaron citologías, serología (anticuerpos por inmuno-fluorescencia), y PCR
  • La prevalencia de lesiones oculares en los perros con leishmaniosis del refugio fue del 71,11% (45/127 perros). La lesión ocular más frecuente fue la blefaritis (50%), y sólo en el 9,37% de los casos se observó uveítis anterior. En el grupo del VTH, la prevalencia de lesiones oculares debido a la leishmaniosis fue del 36,36% (48/132 perros). En ambos grupos, la mayoría de las lesiones fueron bilaterales y englobaban el segmento anterior. La uveítis anterior fue el hallazgo oftalmológico más frecuente en perros con propietario (37,50%), mientras que sólo se observó en el 9,37% de los perros del refugio. Durante o después del tratamiento antiprotozario se observó con frecuencia una queratouveítis (14.58%; 7/48 casos). En este estudio, el tratamiento sistémico antiprotozario llevó a la curación de las lesiones oculares en cerca de la mitad de los casos en los que el seguimiento fue posible (48%; 12/25 perros). En más de un tercio de los casos (36%; 9/25), hubo una mejoría, pero fue necesario asociar un tratamiento tópico a largo plazo; la mayoría de ellos, así como aquellos que no respondieron a la terapia sistémica (16%; 4/25), tenían uveítis anterior o queratoconjuntivitis seca.
  • Los autores del este estudio concluyen que las manifestaciones oculares implican hasta 2/3 de los animales afectados por leishmaniosis canina. Estas lesiones representan más de un tercio de las patologías oftálmicas observados en una clínica de referencia en un área endémica. La aparición de uveítis anterior es más frecuente en perros con propietario que en los perros de refugio. La aparición de una queratouveítis durante o después del tratamiento antiprotozoario podría atribuirse o bien al tratamiento o a la reaparición de la forma sistémica. La reacción inmune uveal posterior al tratamiento, ya descrita en seres humanos, podría explicar la diferencia en la frecuencia de queratouveítis observada entre los perros con propietario y los de refugio, que nunca habían sido tratados.