Abstracts

Quistes tiroideos en gatos: Un estudio retrospectivo de 40 casos

Miller ML, Peterson ME, Randolph JF, Broome MR, Norsworthy GD, Rishniw M.
J Vet Intern Med. 2017 Apr 6
  • Los quistes tiroideos en gatos son raros y están todavía mal documentados. El objetivo de este estudio era reportar las características clínicas y las respuestas terapéuticas de gatos con quistes tiroideos. Se hizo una revisión retrospectiva de los registros médicos de gatos con quistes tiroideos, confirmados por scintigrafía, ecografía, resonancia magnética o necropsia, en 4 centros de referencia entre 2005 y 2016. Se identificaron 40 gatos, y se registraron las reseñas, hallazgos clínicos, pruebas diagnósticas, tratamiento y resultados.
  • Los gatos tenían una edad entre 8 a 20 años, y aparentemente no hubo predilección de raza o sexo. Eran hipertiroideos 37 de 40 gatos (93%) (duración, 1-96 meses). Los hallazgos clínicos incluyeron, presencia de masa palpable en cuello (40/40, 100%), pérdida de peso (15/40, 38%), disfagia (8/40, 20%), disminución del apetito (5/40, 13%) y disnea (4/40, 10%). Los quistes se clasificaron como pequeños (≤8 cm3) en 16 (40%) y grandes (> 8 cm3) en 24 (60%) gatos. De 25 gatos tratados con yodo radioactivo, el hipertiroidismo se resolvió en 23 (92%), mientras que los quistes tiroideos se resolvieron en 12 (50%). El tratamiento con yodo radioactivo resolvió los quistes pequeños en 8 de 13 (62%) gatos y los grandes en 4 de 11 (36%) gatos. Ocho gatos, incluyendo 2 gatos eutiroideos, fueron sometidos a tiroides-cistectomía; 3 gatos con afectación tiroidea bilateral fueron eutanasiados postoperatoriamente por hipocalcemia. Las masas de tiroides quísticas extirpadas fueron identificadas como cistoadenoma (4) y carcinoma (4).
  • Los autores concluyen que los quistes tiroideos se encuentran tanto en gatos hipertiroideos como en eutiroideos con tumores de tiroides benignos y malignos. El tratamiento con yodo radioactivo resolvió los quistes tiroideos de una forma poco consistente. La tiroides-cistectomía podría ser considerada una opción en gatos con enfermedad tiroidea unilateral o cuando los quistes sintomáticos persisten, a pesar del éxito del tratamiento del hipertiroidismo con yodo radioactivo.