ABSTRACTS

Resultados en 40 gatos con masas discretas de linfoma gastrointestinal de células intermedias y grandes tratados con resección quirúrgica de la masa (2005-2015)

Tidd KS, Durham AC, Brown DC, Velovolu S, Nagel J, Krick EL.
Vet Surg. 2019 Oct;48(7):1218-1228

  • El objetivo de este estudio era informar de los resultados obtenidos después de la resección quirúrgica de masas discretas de linfoma gastrointestinal (GI) de células intermedias y grandes en gatos.
  • De forma retrospectiva, se revisaron los historiales médicos de gatos en los que se diagnosticaron masas discretas de linfoma GI de células intermedias o grandes entre 2005 y 2015. Los gatos se incluyeron si sobrevivieron a la cirugía curativa y tenían un seguimiento durante al menos dos semanas. También se incluyeron los gatos con muerte postoperatoria. Los datos recopilados incluyeron sitio anatómico, márgenes quirúrgicos, subtipo de linfoma, uso de quimioterapia y seguimientos en postoperatorio y a largo plazo (más de dos semanas). Se incluyeron 40 gatos
  • Los sitios afectados fueron intestino delgado (n = 23), intestino grueso (n = 9) y estómago (n = 8). Treinta y seis de 40 gatos sobrevivieron hasta el momento del alta, y 31 gatos estaban vivos en el momento de quitar la sutura. La mediana de seguimiento a largo plazo de 22 gatos fue de 111 días (rango, 16-1407). Los gatos que sobrevivieron a la extracción de la sutura tuvieron una mediana de tiempo de supervivencia (MST) de 185 días (intervalo de confianza del 95%: 72-465). Los gatos con masas en intestino grueso vivieron más que los que la presentaban en intestino delgado o estómago cuando se consideraron todos los gatos (MST, 675, 64, 96 días, respectivamente; P = 0,03) o solo aquellos que sobrevivieron a la extracción de la sutura. La resección quirúrgica completa (n = 20) se asoció positivamente con la supervivencia (370 frente a 83 días, p = 0,016).
  • La mayoría de los gatos en esta población sobrevivieron al período perioperatorio, con una MST similar a los reportados históricamente con tratamiento médico, por lo que la resección quirúrgica podría ser una opción razonable en gatos con linfoma solitario, particularmente en aquellos con grandes masas intestinales.