Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Toxocariosis en niños: unos hábitos de higiene pobres y el contacto con perros está relacionado con un tratamiento más largo

Kroten A, Toczylowski K, Oldak E, Sulik A.
Parasitol Res. 2018 Mar 20
  • El objetivo de este estudio era investigar los signos clínicos de la toxocarosis en niños y su tratamiento. Se evaluó un grupo de 66 niños seropositivos de entre 2 y 16 años, que asistieron a una clínica ambulatoria en el noreste de Polonia durante 24 meses. En esta población de estudio predominó el sexo masculino y la vida en áreas urbanas.
  • Los niños presentaron síntomas inespecíficos, de los cuales el más común fue dolor o aumento de la sensibilidad abdominal, que se observó en 39 (59%) pacientes. El número absoluto de eosinófilos estaban aumentados en 32 (48%) niños. Las concentraciones totales de IgE estaban aumentadas en 31 de los 55 (56%) niños evaluados.
  • Se utilizó Albendazol como tratamiento de primera línea. En 19 casos, se proporcionó un tratamiento adicional con albendazol y / o dietilcarbamazina. El análisis de las posibles causas para un tratamiento prolongado reveló que los factores de riesgo significativos fueron geofagia [odds ratio (OR), 6,3; Intervalo de confianza del 95% (IC 95%), 1.8-21.8; p <0.01] y el contacto diario con un perro [OR, 5.9; IC 95%, 1.3-27.3, p <0.05].
  • En base a los resultados de este estudio, los autores sugieren que una higiene deficiente y el contacto diario con un perro facilitan el riesgo de reinfección y limita la eficacia del tratamiento en la toxocarosis. Ya que los signos clínicos son inespecíficos y frecuentemente no existe eosinofilia, los médicos deberían mantener unos niveles de sospecha significativos de toxocarosis, especialmente en pacientes que viven en áreas con huevos de Toxocara.