Abstracts

Transposición del músculo obturador interno como tratamiento de la hernia perineal en perros: 34 casos (1998-2012)

Shaughnessy M, Monnet E
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 321-326
  • Este estudio evalúa, de forma retrospectiva, el resultado de la transposición del músculo obturador interno en 34 perros con hernia perineal. Se revisaron los registros de perros con hernia perineal tratada quirúrgicamente entre 1998-2012 y se valoraron los métodos de diagnóstico y técnicas quirúrgicas usados. A los perros se les asignaron unas puntuaciones de signos clínicos preoperatorios y postoperatorios y se valoraron las tasas de complicaciones y de recurrencia en el tiempo. La mediana de tiempo de seguimiento fue de 345 días (rango, 22 a 1423 días).
  • Se observaron complicaciones en 10 perros.  Los principales trastornos detectados después de la cirugía fueron, tenesmo (n = 9), disquecia (7), impactación fecal (3), estranguria (2), diarrea (1), infección del tracto urinario (4), hematoquecia (2), incontinencia urinaria (1), y megacolon (1 ). La retroflexión de la vejiga en el momento de la evaluación inicial o en la cirugía no fue un factor de riesgo para las complicaciones (razón de riesgo, 1,72). Un año después de la cirugía, el 51,2% los perros no tenían complicaciones. Tres perros desarrollaron una hernia perineal en el lado contralateral entre 35 y 95 días después de la cirugía. La tasa de recurrencia a 1 año fue del 27,4%. La mediana de tiempo de la recurrencia fue de 28 días después de la cirugía (rango, 2-364 días). El tenesmo postoperatoria fue un factor de riesgo para el desarrollo de una recidiva (razón de riesgo, 2,29).
  • Los autores destacan que, usando la transposición del músculo obturador interno como tratamiento primario de la hernia perineal en los perros, pueden aparecer recurrencias  hasta 1 año después de la cirugía, y que el tenesmo es un factor de riesgo para el desarrollo de una recidiva después del tratamiento