ABSTRACTS

Trastorno del eje cardiovascular-renal y proteínas de fase aguda en gatos con enfermedad cardiaca congestiva causad por cardiomiopatía primaria

Liu M, Köster LS, Fosgate GT, Chadwick CC, Sanz-González Í, Eckersall PD, Wotton PR, French AT.
J Vet Intern Med. 2020 May 12

  • Actualmente, la patogénesis de la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) en los gatos no se comprende del todo.
  • El objetivo del estudio era identificar nuevos biomarcadores para la ICC en gatos, causada por una miocardiopatía primaria, y particularmente relacionada con el desorden del eje cardiovascular-renal y la respuesta inflamatoria sistémica.
  • Se incluyeron 25 gatos con ICC causada por miocardiopatía primaria, 12 gatos con miocardiopatía preclínica y 20 controles sanos. Se llevó a cabo una series de casos- controles y observacionales, y se compararon los siguientes biomarcadores séricos entre los 3 grupos de gatos: un perfil cardiorenal que incluía NT-proBNP, la dimetilarginina simétrica (SDMA), la creatinina sérica y un perfil inflamatorio que incluía 7 proteínas de fase aguda (APP).
  • Todos los biomarcadores cardiorenales se correlacionaron positivamente y fueron más altos en los gatos con ICC. Unos valores altos de NT-proBNP y SDMA se asociaron con un resultado clínico pobre. Los gatos con ICC tenían concentraciones significativamente más altas de alfa-2-glicoproteína 1 rica en leucina, amiloide sérico A, y ceruloplasmina, y estas APP estaban positivamente correlacionadas con el NT-proBNP y el tamaño de la aurícula izquierda. En un análisis de supervivencia multivariable, la concentración de alfa-1 glicoproteína ácida (P = 0,01), el peso corporal (P = 0,02) y la ratio aurícula izquierda /raíz aórtica (LA:Ao )(P = 0,01) fueron factores de pronóstico independientes para la ICC en estos gatos.
  • El estudio concluye que, en gatos, la ICC es un trastorno inflamatorio y la evolución de esta ICC puede estar determinada por el grado de inflamación y posiblemente la cantidad de función renal residual. Estos nuevos biomarcadores tienen un uso potencial para el manejo clínico, el pronóstico y la investigación futura de la ICC y la cardiomiopatía en los gatos.