ABSTRACTS

Tratamiento de prolapso de la glándula asociado a la deformidad cartilaginosa de la membrana nictitante mediante la técnica de bolsillo y condrectomía sola, o combinada con una conjuntivectomía en cuña en 132 perros (1998-2018)

Michel J, Lazard P, Vigan M, Albaric O.
Vet Ophthalmol. 2020 Mar;23(2):305-313

  • El objetivo de este estudio era evaluar los resultados obtenidos mediante la técnica Morgan de bolsillo y condrectomía (MPTC) sola, o combinada con una conjuntivectomía en cuña (MPTC + WC) para el tratamiento del prolapso de la glándula asociado a la deformidad cartilaginosa de la membrana nictitante (PGCD) en perros.
  • En varios centros, se revisaron los registros médicos de los perros diagnosticados con PGCD que fueron sometidos a una MPTC o MPTC + WC entre 1998 y 2018. Se definió la tasa de éxito como falta de recurrencia del prolapso de la glándula durante un mínimo de 6 meses de seguimiento. Se realizó un examen histológico del cartílago extirpado de 13 ojos. Un total de 132 perros (181 ojos) cumplieron los criterios de inclusión.
  • La mediana del tiempo de seguimiento fue de 25 meses (rango, 6-166 meses). La MPTC se utilizó en 131 ojos con una tasa de éxito del 91,6%. Se utilizó MPTC + WC en 50 ojos con una tasa de éxito del 100%. Se produjeron complicaciones postoperatorias en el 6,9% y el 4%, respectivamente, para la MPTC y la MPTC + WC, que consistieron en quistes lagrimales (8 ojos) o erosión corneal (3 ojos). Las tasas de recurrencia y de complicaciones fueron significativamente menores utilizando MPTC + WC en comparación con MPTC en los perros de raza gigante (P = 0,019 y P = 0,002, respectivamente), pero no en la población general del estudio (P = 0,328 y P = 0,290, respectivamente). Se observaron anomalías histológicas del cartílago en 2/13 especímenes de PGCD crónico.
  • El estudio concluye que la técnica Morgan de bolsillo combinada con una conjuntivectomía en cuña ofrece una buena opción terapéutica para los perros de raza gigante con PGCD. La técnica combinada proporciona una buena aposición y movilidad de la membrana nictitante sobre la superficie ocular y reduce potencialmente el riesgo de recurrencia en estas razas caninas gigantes.