Se encuentra usted aquí

Abstracts

Un ensayo clínico prospectivo, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo sobre los efectos del ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico en los signos clínicos y en las concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados de la membrana eritroc

Mehler SJ, May LR, King C, Harris WS, Shah Z.
Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2016 Jun;109:1-7
  • La osteoartritis (OA) en los perros es una condición frecuente y grave. El tratamiento más común para los signos clínicos de OA en perros es la administración de anti-inflamatorios no esteroideos. Los ácidos grasos Omega-3 (n-3) han demostrado reducir los signos clínicos de la osteoartritis en los perros. Los objetivos principales de este estudio eran: 1) determinar los efectos del ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) en los signos clínicos de la OA en los perros, 2) evaluar los efectos de la suplementación sobre la relación con el ácido araquidónico (ARA ) / (EPA + DHA) 3) correlacionar las alteraciones en la relación ARA / (EPA + DHA) con los cambios en los signos clínicos de la OA canina.
  • Se evaluaron 78 perros incluidos en un ensayo clínico prospectivo, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Los perros fueron aleatorizados para recibir aceite placebo o aceite de triglicérido de n-3 (que suponía una dosis media de 69 mg de EPA + DHA / kg / día). Los exámenes ortopédicos y los análisis de sangre se realizaron al inicio del estudio, el día 42 y el día 84. Un único investigador confirmó un diagnóstico de la artrosis de las articulaciones coxofemoral y / o rodilla en todos los perros. Un total de 74 perros completaron el ensayo.
  • Todos los resultados clínicos de medición de malestar, cojera, y la gravedad articular en el día 84 y todas las mediciones sanguíneas en los días 42 y  84 mejoraron de forma significativa (p <0,05) en comparación con el placebo. No se observaron efectos secundarios importantes.
  • El estudio concluye que la suplementación diaria de una dieta con EPA y DHA cambia las concentraciones de ácidos grasos en sangre, que al mismo tiempo se correlacionan con el alivio de los síntomas clínicos asociados a la OA en perros