Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Una encuesta on line a veterinarios de pequeños animales respecto a las prácticas comunes de fluidoterapia en perros y gatos

Hopper K, Garcia Rojas A, Barter L.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Mar 1;252(5):553-559
  • El objetivo de este estudio era determinar la práctica común de fluidoterapia en las clínicas veterinarias e identificar vacíos de conocimiento, relacionadas con la fluidoterapia, que se podrían mejorar con esfuerzos educativos
  • Se hizo una encuesta online que incluyó 1.496 veterinarios de clínicas veterinarias entre el 23 de diciembre de 2013 y el 30 de enero de 2014. La encuesta consistió en 24 preguntas que investigaban la administración de soluciones cristaloides y coloidales sintéticas, pero no hemoderivados, y que se centró en la elección del tipo de líquido, la frecuencia de administración, el tipo de paciente tratado, el tratamiento con fluidos vía subcutánea versus intravenosa y la administración de suplementos de potasio con los fluidos. No todos los encuestados respondieron todas las preguntas, y algunas preguntas permitían más de 1 respuesta.
  • El tipo de fluido más comúnmente usado en todos los escenarios clínicos descritos fueron las soluciones cristaloides balanceadas. La tasa de mantenimiento más común de fluidoterapia intravenosa reportada por los encuestados (762 / 1,333 [57%]) fue de 60 ml / kg / d; el cálculo de la cantidad de fluidos a administrar según el área de superficie corporal fue poco frecuente. Los desconocimientos más comunes de la fluidoterapia incluyeron determinar la cantidad de fluidos apropiada (572 / 1.496 [38%]) y el tipo de fluido (497 / 1.496 [33%]), y determinar la necesidad del suplemento de potasio (229 / 1.496 [15%]).
  • Loa autores concluyen que los veterinarios de pequeños animales tienden a usar soluciones cristaloides balanceadas isotónicas para la fluidoterapia por vía intravenosa, en comparación con otras opciones comunes, como la solución salina isotónica (NaCl al 0.9%). Un hallazgo general en los encuestados fue que muchos aspectos de la fluidoterapia son todavía un reto, lo que sugiere la necesidad de guías clínicas basadas en la evidencia y fáciles de usar.