ABSTRACTS

Comprender como envejecen los perros: Un estudio longitudinal de marcadores de la inflamación, la función inmune y el stress oxidativo

Alexander JE, Colyer A, Haydock RM, Hayek MG, Park J.
J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2018 May 9;73(6):720-728

Al igual que en humanos, los avances en nutrición y los cuidados veterinarios han llevado a un aumento en la vida útil de los animales de compañía. Antes de realizar alguna intervención para retrasar o disminuir los cambios fisiológicos perjudiciales que ocurren en las fases más avanzadas de la vida, deben entenderse estos cambios. Un aspecto importante del envejecimiento humano es el aumento de la respuesta inflamatoria a estímulos y el aumento del daño oxidativo que llevan a patologías relacionadas con la inflamación crónica.

Este estudio trata de determinar si,  en el envejecimiento del perro, ocurren procesos similares a los humanos, y para ello se investigaron los cambios en los marcadores de inflamación y el estrés oxidativo en 80 perros Labrador desde que eran adultos hasta el final de la vida.

  • Se observaron aumentos séricos significativos de los niveles séricos de inmunoglobulina M (p <.001) y 8-hidroxi-2-desoxiguanosina (p <.001) con la edad, mientras que no se detectaron efectos de la edad en las concentraciones de inmunoglobulina G o la proteína C reactiva excepto cuando se incluía el último año de vida en el análisis (p = .002). Los niveles basales de la proteína de choque térmico ( HSP: heat shock proteins ) 70 disminuyeron con la edad (p <.001) mientras que se mantuvieron las de después de la exposición al estrés por calor (p = .018). Sin embargo, al excluir los datos del último año de vida, se observó una disminución en la respuesta de HSP70 después del estrés por calor (p = .004).
  • Estos datos sugieren que los perros que envejecen experimentan un cambio en la producción de inmunoglobulinas y la capacidad de responder al estrés oxidativo intracelular. Además, se demuestra un aumento del daño oxidativo del ácido nucleico y de la inflamación relacionados con la edad. Los perros de edad avanzada experimentan cambios similares a la inflamación humana y aparece la posibilidad de una intervención nutricional o farmacológica para retrasar o reducir estos efectos.