Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Cirugía

ABSTRACTS

Evaluación de la infiltración neoplásica de la piel que recubre los sarcomas de tejidos blandos subcutáneos caninos: un estudio exploratorio.

Del Magno S, Morello E, Iussich S, Gola C, Dalpozzo B, Annoni M Martano M, Massari F, Giacobino D, Piras LA, Stefanello D, Buracco P.
Vet Comp Oncol. 2021 Jan 9

  • Casi no existen estudios sobre la infiltración neoplásica de la piel que recubre el sarcoma subcutáneo de tejidos blandos (STB) canino. En caso de que no hubiera infiltración tumoral, existiría la posibilidad de dejar esta piel no afectada en su lugar, simplificando así la cirugía.
  • El objetivo del estudio era investigar si la piel que recubre los STB está infiltrada por células neoplásicas.
  • Se inscribieron de forma prospectiva perros con STB tratados quirúrgicamente. Tras la escisión, se disecó la piel del tumor a lo largo del plano quirúrgico natural de escisión y se evaluó histológicamente. Se incluyeron 29 perros con un STB (22 de grado I, 6 de grado II y 1 de grado III).
  • La piel suprayacente al STB no estaba infiltrada por el tumor en 14/29 casos (48,3%). Se observó una mayor frecuencia de infiltración en los STB de mayor grado (grados II y III, 100%; P = 0,006); no obstante, 8/22 STB de grado I (36%) también mostraron infiltración cutánea. Esta infiltración afectaba a la dermis de la piel directamente en contacto con el tumor (multifocal en 11 y difusa en 4 casos).
  • Aunque la infiltración tumoral cutánea es menos frecuente en los STB de grado I y una extirpación amplia puede seguir siendo el tratamiento más seguro para cualquier STB que ofrezca una mayor posibilidad de control local, este estudio abre la posibilidad a una extirpación cutánea menos agresiva, pero todavía con intención curativa local, ya que se ha demostrado que sólo la piel directamente en contacto con el STB está infiltrada por el tumor. Estaría justificada la realización de estudios adicionales para confirmar que la escisión de sólo esta piel podría garantizar un control local completo, especialmente en los STB de menor grado.
ABSTRACTS

Bacteriuria subclínica e infección del sitio quirúrgico en perros con enfermedad del ligamento cruzado craneal

Garcia C, Benitez ME, Grant DC, Barry SL.
Vet Surg. 2020 Oct;49(7):1292-1300

  • Este estudio pretende determinar la prevalencia de la bacteriuria subclínica (SBU) en perros con enfermedad del ligamento cruzado craneal (LCC), las variables clínicas y los datos clinicopatológicos asociados con la SBU, y la incidencia de las infecciones del sitio quirúrgico (SSI) en perros con y sin SBU.
  • Se diseñó un estudio de cohorte prospectivo que incluyó 155 perros con enfermedad de LCC. A los perros se les realizó un análisis de orina, un examen del sedimento y un cultivo de orina aeróbico. Se registraron la edad, la raza, el sexo, el peso corporal, la puntuación de la condición corporal, la historia clínica y los hallazgos de la exploración física. Los perros con SBU no fueron tratados con antibióticos ni para la bacteriuria ni en el postoperatorio. Todos los perros recibieron los antimicrobianos perioperatorios habituales. No se excluyeron los perros que recibieron antiinflamatorios no esteroideos. Los perros sometidos a una osteotomía fueron seguidos durante al menos 1 año para determinar la incidencia de SSI. Se evaluaron los desenlaces y las variables asociadas a la SBU.
  • La prevalencia de la SBU en los 155 perros con enfermedad del LCC fue del 6,5%. La SBU ocurrió exclusivamente en perros hembra (11,4%). La incidencia de SSI fue del 22,3% (25/112). Dos de seis perros con SBU y 23/106 perros sin SBU desarrollaron SSI. Los organismos aislados de la SSI eran diferentes de los aislados de la orina.
  • En este estudio la prevalencia de la SBU en perros con enfermedad del LCC fue similar a la de otros estudios en los que se evaluó la SBU en varias poblaciones de perros. Se concluye que un cribado y tratamiento con antibióticos de la SBU antes de realizar la osteotomía tibial para la enfermedad del LCC, podría no ser beneficioso. Se necesitarían estudios adicionales para determinar si los perros con SBU tienen un mayor riesgo de SSI.
ABSTRACTS

Evaluación de las tasas de complicaciones postoperatorias en gatos sometidos a uretrostomía perineal realizada en decúbito dorsal.

Watson MT, Roca RY, Breiteneicher AH, Kalis RH.
J Feline Med Surg. 2020 Apr;22(4):399-403

  • El objetivo era evaluar las complicaciones a corto y largo plazo en gatos sometidos a uretrostomía perineal realizada en decúbito dorsal para el tratamiento de la obstrucción uretral. Se revisaron los registros médicos y el seguimiento por el propietario de los gatos a los que se les realizó una uretrostomía perineal en posición decúbito dorsal para el tratamiento de la obstrucción uretral. La información recogida fue sobre la reseña, el motivo de presentación, el número de obstrucciones previas, el tiempo de la cirugía, y las complicaciones perioperatorias y postoperatorias.
  • No se notificaron complicaciones importantes o que pusieran en peligro la vida, como podría ser estenosis uretral, la reobstrucción, la eutanasia debido a los signos urinarios inferiores o la infección crónica del tracto urinario. Las complicaciones a corto plazo se limitaron a disuria en 2/12 (16,7%) gatos. Se disponía de seguimiento a largo plazo para 9 gatos. La complicación a largo plazo más común observada en estos gatos fue una única recurrencia de la infección del tracto urinario en 3/9 (33,3%) gatos que se resolvió tras un tratamiento corto de terapia antibiótica empírica.
  • Según estos datos, los autores sugieren que la realización de la uretrostomía perineal en decúbito dorsal es segura y podría tener ventajas con respecto al decúbito ventral sobre todo al aportar una mejor visualización, lo que permite una disección más eficiente y una mayor precisión en la aposición de los tejidos durante el cierre. Este estudio contribuye en gran medida a la reducción de la tasa de complicaciones postoperatorias.
ABSTRACTS

Tiempo de supervivencia de perros jóvenes con carcinoma oral de células escamosas tratados sólo con cirugía: Un estudio retrospectivo de la Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica.

Sharma S, Boston SE, Skinner OT, Perry JA, Verstraete FJM, Lee DB, Van Stee LLL, Thompson C, Boylan M, McKee T, Bergman PJ.
Vet Surg. 2021 Mar 27

  • Este estudio informa sobre la reseña del animal, la estadificación, el tratamiento quirúrgico y el tiempo de supervivencia de los perros jóvenes tratados quirúrgicamente por carcinoma oral de células escamosas (COCE).
  • De forma retrospectiva se incluyeron 25 perros, <2 años de edad con COCE tratados con cirugía. Los casos se solicitaron a la Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica. Los datos registrados incluían el sexo, la raza, la edad, el peso, los signos clínicos, la localización del tumor, el diagnóstico preoperatorio y la estadificación, el diagnóstico histopatológico con la evaluación de los márgenes, el intervalo libre de enfermedad, y la fecha y causa de la muerte. Se requería un tiempo de seguimiento mínimo de 3 meses para la inclusión en el estudio.
  • Dieciocho perros tenían menos de 12 meses de edad y siete menos de 24 meses. Estaban representadas varias razas, con un peso corporal medio de 22,3 ± 14,4 kg. Ningún perro tenía evidencia de enfermedad metastásica antes de la cirugía. Todos los perros fueron sometidos a una maxilectomía o mandibulectomía parcial. Los márgenes histológicos fueron completos en 24 perros e incompletos en uno. Ningún perro mostró evidencia de metástasis o recurrencia del tumor. La mediana del tiempo de seguimiento fue de 1556 días (92 a 4234 días). Todos los perros estaban vivos en el último seguimiento, salvo una muerte debida a una cardiomiopatía dilatada. No se llegó a determinar la mediana del tiempo de supervivencia específico de la enfermedad.
  • En este estudio, el pronóstico tras la escisión quirúrgica amplia del COCE en perros jóvenes fue excelente, por lo que se sugiere que, en perros jóvenes, el COCE puede tratarse eficazmente sólo con cirugía.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Mar

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores pueden predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia.
  • Se planteó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). Se revisaron las historias clínicas y se obtuvieron la reseña del animal, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace. Se utilizaron análisis univariantes y multivariantes para comparar la supervivencia global. Se incluyeron 116 casos.
  • La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos más comunes en el momento de la presentación fueron la debilidad (59,5%), los ataques epilépticos (33,6%) y los cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). Se sospechó de discinesia paroxística en 3 perros. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraron con mayor frecuencia aturdimiento (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • En base a los caso revisados en este estudio, se sugiere que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos. La debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento fueron los más comúnmente reportados en estos perros. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Influencia del rasurado en la contaminación bacteriana de los puntos de artrocentesis antes y después de la preparación aséptica de la piel en perros

Lavallée JM, Shmon C, Beaufrère H, Chirino-Trejo M, Linn K.
Vet Surg. 2020 Oct;49(7):1307-1314.

  • El objetivo del estudio era determinar la influencia de la rasuración, como parte de la preparación aséptica de la piel, de los puntos de artrocentesis en perros y caracterizar la flora bacteriana que queda después de esta preparación aséptica.
  • Se diseñó un estudio controlado aleatorio que incluyó 13 perros de pelo corto cruzados con beagle. Mediante el lanzamiento de moneda al aire se determinó al azar que carpo, codo, tarso y rodilla debía ser rasurado. El lado contralateral se dejó sin rasurar. En todas las articulaciones la preparación aséptica de la piel se realizó con una solución de 4% de clorhexidina seguida de alcohol isopropílico 70%. Se tomaron muestras de la piel de cada punto para realizar cultivos bacterianos aeróbicos y anaeróbicos antes y después de la preparación aséptica de la piel. Se midieron las unidades formadoras de colonias (UFC) por mililitro de bacterias y las especies bacterianas aisladas para cada punto. 
  • Cada grupo (rasurado y no rasurado) incluyó 52 puntos. La preparación aséptica de la piel redujo las UFC bacterianas en ambos grupos. No hubo asociación entre los valores de las UFC después de la preparación de la piel de los perros en cuanto al lado (P = 0,07), la articulación (P = 0,71), las UFC de la preparación aséptica de la piel (P = 0,94), o el rasurado (P = 0,42). Los Estafilococos spp. fueron las especies bacterianas más comúnmente aisladas.
  • Los autores concluyen que, el dejar los puntos de artrocentesis sin rasurar, en perros de pelo corto limpio, sin evidencia visible de enfermedad dermatológica, en lugar de realizar el tradicional rasurado quirúrgico, no resulta en un aumento de las unidades formadoras de colonias después de la preparación aséptica de la piel. Según este estudio no existe evidencia que apoye que, en estos perros, se requiera el rasurado de los puntos de artrocentesis para una efectiva preparación aséptica de la piel. Se requeriría un ensayo clínico prospectivo para determinar si un cambio en la práctica se asociaría con un aumento de la morbilidad
ABSTRACTS

Un estudio retrospectivo de más de 400 muestras de biopsias nasales felinas en el Reino Unido (2006-2013)

Ferguson S, Smith KC, Welsh CE, Dobromylskyj MJ.
J Feline Med Surg. 2020 Aug;22(8):736-743

  • El objetivo principal de este estudio era utilizar una amplia base de datos de un laboratorio comercial de diagnóstico veterinario del Reino Unido para determinar la prevalencia de diferentes formas de enfermedad nasal en la población felina. Otros objetivos del estudio eran detectar cualquier predilección por la raza, el sexo o la edad, o asociaciones entre el grado de braquicefalia y las diferentes afecciones diagnosticadas.
  • Se buscaron en los registros del laboratorio los informes de felinos emitidos entre el 31 de mayo de 2006 y el 31 de octubre de 2013. Para todas las muestras tomadas de la cavidad nasal, se registró el diagnóstico junto con la raza, la edad, el sexo y el estado de esterilización del gato, si la presentación clínica era uni- o bilateral y si había secreción nasal. Las razas con pedigrí se subclasificaron según la conformación del cráneo en braquicéfalas, mesocéfalas y dolicocéfalas. Se evaluó la asociación de los factores de riesgo significativos con cada enfermedad, y cada enfermedad se utilizó también como posible factor de riesgo independiente para cada una de las demás enfermedades
  • La enfermedad nasal más prevalente fue la rinitis, seguida de la neoplasia y los pólipos. La neoplasia más diagnosticada fue el linfoma, seguido del adenocarcinoma y el carcinoma indiferenciado. Los tumores benignos fueron muy poco frecuentes. No se encontró ninguna asociación significativa entre la conformación del cráneo y las enfermedades nasales. La única asociación estadísticamente significativa fue que los pólipos tenían más probabilidades de surgir en los gatos machos más jóvenes, con una conformación craneal mesocefálica y sin secreción nasal.
  • Al contrario de lo que cabría esperar, en este estudio no se identificó ninguna asociación significativa entre la conformación del cráneo y las enfermedades nasales,. La única asociación significativa encontrada entre cualquiera de los factores de riesgo potenciales y las varias formas de enfermedad nasal, fue que los pólipos son más propensos a surgir en los gatos más jóvenes. Otras asociaciones identificadas no tienen significación estadística.
ABSTRACTS

Tratamiento de prolapso de la glándula asociado a la deformidad cartilaginosa de la membrana nictitante mediante la técnica de bolsillo y condrectomía sola, o combinada con una conjuntivectomía en cuña en 132 perros (1998-2018)

Michel J, Lazard P, Vigan M, Albaric O.
Vet Ophthalmol. 2020 Mar;23(2):305-313

  • El objetivo de este estudio era evaluar los resultados obtenidos mediante la técnica Morgan de bolsillo y condrectomía (MPTC) sola, o combinada con una conjuntivectomía en cuña (MPTC + WC) para el tratamiento del prolapso de la glándula asociado a la deformidad cartilaginosa de la membrana nictitante (PGCD) en perros.
  • En varios centros, se revisaron los registros médicos de los perros diagnosticados con PGCD que fueron sometidos a una MPTC o MPTC + WC entre 1998 y 2018. Se definió la tasa de éxito como falta de recurrencia del prolapso de la glándula durante un mínimo de 6 meses de seguimiento. Se realizó un examen histológico del cartílago extirpado de 13 ojos. Un total de 132 perros (181 ojos) cumplieron los criterios de inclusión.
  • La mediana del tiempo de seguimiento fue de 25 meses (rango, 6-166 meses). La MPTC se utilizó en 131 ojos con una tasa de éxito del 91,6%. Se utilizó MPTC + WC en 50 ojos con una tasa de éxito del 100%. Se produjeron complicaciones postoperatorias en el 6,9% y el 4%, respectivamente, para la MPTC y la MPTC + WC, que consistieron en quistes lagrimales (8 ojos) o erosión corneal (3 ojos). Las tasas de recurrencia y de complicaciones fueron significativamente menores utilizando MPTC + WC en comparación con MPTC en los perros de raza gigante (P = 0,019 y P = 0,002, respectivamente), pero no en la población general del estudio (P = 0,328 y P = 0,290, respectivamente). Se observaron anomalías histológicas del cartílago en 2/13 especímenes de PGCD crónico.
  • El estudio concluye que la técnica Morgan de bolsillo combinada con una conjuntivectomía en cuña ofrece una buena opción terapéutica para los perros de raza gigante con PGCD. La técnica combinada proporciona una buena aposición y movilidad de la membrana nictitante sobre la superficie ocular y reduce potencialmente el riesgo de recurrencia en estas razas caninas gigantes.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del labetol como agente hipertensivo en perros

Zublena F, De Gennaro C, Corletto F.
BMC Vet Res. 2020 Jul 24;16(1):256

  • El objetivo del estudio era evaluar el efecto sobre la presión arterial de la infusión de labetalol como tratamiento para la hipertensión aguda perioperatoria no nociceptiva en perros.
  • Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de los perros que habían recibido una infusión de labetalol intra o postoperatoriay se registraron los datos acerca de la presión arterial sistólica (PAS), media (PAM) y diastólica (PAD), y la frecuencia cardíaca antes de la infusión de labetalol (T0) y 15, 30, 45 y 60 min (T1, T2, T3 y T4 respectivamente) después de la infusión. También se registraron la tasa de dosis de la infusión de labetalol y el uso de fármacos administrados simultáneamente que podrían haber afectado potencialmente a la presión arterial y/o la frecuencia cardíaca. Un total de 20 perros cumplían los criterios de inclusión.
  • Se documentó hipertensión tras craneotomía (12/20), adrenalectomía (4/20) y otros procedimientos (4/20). Cinco perros recibieron labetalol intraoperatoriamente, 14 postoperatoriamente, y 1 durante el procedimiento quirúrgico y la recuperación. La mediana de la duración de la infusión y la velocidad fueron 463 (60-2120) minutos y 1,1 (0,2-3,4) mg/kg/h respectivamente. La mediana de la dosis de carga fue de 0,2 (0,2-0,4) mg/kg. El labetalol produjo una disminución significativa de la PAS y la PAD en todos los puntos temporales en comparación con T0 (p < 0,05), mientras que el efecto no fue significativo en T1 para la PAM (p = 0,0519). La mediana de la disminución máxima de la PAM fue de 31 (20-90) mmHg. La frecuencia cardíaca no aumentó significativamente durante el tratamiento (p = 0,2454). La acepromacina administrada antes o durante el tratamiento con labetalol no redujo significativamente la presión arterial (p = 0,735).
  • Según os datos de este estudio, el labetalol produce una disminución fiable y titulable de la presión arterial con un aumento no significativo de la frecuencia cardíaca.
ABSTRACTS

Indicadores de pronóstico y evolución de perros sometidos a tarsorrafia temporal tras una proptosis traumática

Pe'er O, Oron L, Ofri R.
Vet Ophthalmol. 2020 Mar;23(2):245-251

  • Este estudio trata de evaluar los indicadores de pronóstico y el resultado en perros sometidos a tarsorrafia temporal tras una proptosis traumática.
  • Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de un centro (2004-2017) para valorar la reseña del animal, la causa y la duración de la proptosis, y los hallazgos clínicos en el momento del ingreso. Se registraron, el responsable quirúrgico, las medicaciones postoperatorias y los hallazgos oftálmológicos en la última revisión. Se encuestó a los propietarios de los perros con ojos ciegos sobre el resultado final y la satisfacción.
  • En la última revisión, realizada 17,5 ± 7,3 (media ± SD) días después de la operación, la visión estaba presente en 12/43 ojos (28%). No se identificó correlación de la visión en la última revisión con la raza, la causa o la duración de la proptosis, ni con la medicación postoperatoria (P > 0,05), pero sí con la presencia de reflejo pupilar directo e indirecto a la luz (RLP) en el momento del ingreso (P = 0,001 y 0,02, respectivamente), y con la evaluación y la cirugía realizadas por veterinarios oftalmólogos en lugar de por personal de cirugía o de urgencias (P = 0,015). Las puntuaciones medias de satisfacción (calificadas de 0 a 10) de los 22 propietarios contactados a los 59,6 ± 48,2 meses después de la última revisión fueron de 7,8 ± 2,6 (n = 6), 5,7 ± 4,9 (n = 3), y 8,8 ± 1,3 (n = 13) para los perros con ojos con phtisis bulbi, ojos que requerían medicación a largo plazo, y ojos ciegos, pero por lo demás normales, respectivamente (P = .284).
  • Contrariamente a estudios anteriores, en este estudio, la raza, y la causa y duración de la proptosis, no afectaron al resultado de forma significativa. La comprobación del PLR directo e indirecto es un indicador pronóstico sencillo y significativo. Los pacientes evaluados y operados por un veterinario oftalmólogo tienen mejor pronóstico.