Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Peso corporal, presión sanguínea y cambios sistémicos siguientes a la administración de una dosis baja de prednisolona en perros

Lee SK, Park S, Cheon B, Kim HW, Yu D, Choi J.
Am J Vet Res. 2017 Sep;78(9):1091-1097

  • Este estudio investiga los cambios sistémicos después de la administración de dosis bajas de prednisolona en perros. Se escogieron 4 machos adultos Beagle sanos y se les administró prednisolona PO a una dosis de 2 mg / kg / d durante 2 semanas, 1 mg / kg / día durante 4 semanas y 0,5 mg / kg / día durante 3 semanas. Durante 9 semanas, se evaluó semanalmente, el peso corporal, la presión arterial, el tamaño hepático y la ecogenicidad, el porcentaje de hepatocitos vacuolizados, las actividades de las enzimas hepáticas séricas y concentración de glucosa, el tamaño de las glándulas suprarrenales y la ecogenicidad pancreática.
  • El único cambio significativo que se identificó fue un aumento de la ecogenicidad hepática, valorado mediante la medición del contraste hígado-riñón en las imágenes ecográficas. El tamaño hepático estaba aumentado y había un mayor porcentaje de hepatocitos vacuolizados, pero los valores no difirieron de los valores basales. También estaban aumentados los valores de las actividades de las enzimas hepáticas, pero los cambios fueron leves y no significativamente diferentes de los valores basales. El peso corporal, la ecogenicidad pancreática y la concentración sérica de glucosa no mostraron cambios apreciables. Se detectó una hipertensión sistémica leve, pero no fue significativamente diferente del valor basal. De forma similar, el tamaño de las glándulas suprarrenales disminuyó de manera constante durante las primeras 6 semanas y aumentó nuevamente después de que la dosis de prednisolona disminuyera a 0,5 mg / kg / d. Sin embargo, el tamaño medio de las glándulas suprarrenales no fue significativamente diferente del valor basal en ningún momento.
  • Los resultados sugieren que, en perros, la administración de prednisolona a dosis bajas está asociado a efectos sistémicos mínimos.
ABSTRACTS

Variabilidad biológica en las concentraciones séricas de cortisol post estimulación con hormona adrenocorticotropa en perros sanos

Gal A, Weidgraaf K, Bowden JP, Lopez-Villalobos N, Cave NJ, Chambers JP, Castillo-Alcala F.
J Vet Intern Med. 2017 Apr 13

  • La estimulación con ACTH tiene baja sensibilidad para el diagnóstico de hipercortisolismo posiblemente como resultado de la variabilidad biológica y analítica. El objetivo del estudio es descubrir los componentes de la variabilidad biológica y analítica en la concentración sérica de cortisol después de la estimulación con ACTH ([cortisol]) en perros sanos. Se seleccionaron 14 perros sanos. Los datos se extrajeron de otro estudio diferente prospectivo, aleatorizado, doble ciego, controlado en el que a los perros que se les había administrado vehículo de control y 4 diferentes dosis de acetato de cortisona (CA) durante 7 días,  se les realizó después una prueba de estimulación ACTH para confirmar el efecto dosis-dependiente del CA. Se valoraron el índice de individualidad (IoI), la diferencia crítica entre mediciones secuenciales (CD) y el número de mediciones necesarias para evaluar el punto de referencia homeostático (HSP) de [cortisol] con unos intervalos de confianza (IC) del 90 y 95%.
  • El IoI fue igual a 1,1 y el CD fue de 3,3 μg / dL (92 nmol / L). El número de mediciones necesarias para evaluar el HSP de [cortisol] con unos IC del 90 y 95% fueron 3 y 15, respectivamente. Además, la media del [cortisol] fue mayor en machos que en hembras (13,3 ± 4 μg / dL [366 ± 114 nmol / L] frente a 11,5 ± 2,5 μg / dL [318 ± 65 nmol / L], respectivamente; 046). Como era de esperar, el tratamiento con CA dio como resultado una supresión dosis-dependiente de [cortisol].
  • El estudio concluye que los resultados falsos negativos obtenidos en hipercortisolismo podrían ocurrir cuando el [cortisol] está fuera del HSP del individuo y dentro del intervalo de referencia. El gran CD obtenido destaca la importancia de evaluar parámetros clínicamente relevantes en el diagnóstico y monitorización del HC.

 

ABSTRACTS

Efecto de la inyección vía intravenosa o perivascular de hormona adrenocorticotrópica sintética en los resultados de la estimulación en perros

Johnson CM, Kass PH, Cohen TA, Feldman EC.
J Vet Intern Med. 2017 Apr 13

  • Los protocolos estándar para la prueba de la estimulación con hormona adrenocorticotrópica (ACTH) (ACTHst) a menudo implican la inyección intravenosa (IV) de corticotropina. Hay que considerar que la ACTH puede ser inyectada involuntariamente en el espacio perivascular (PV). El objetivo del estudio es comparar los resultados obtenidos en las pruebas de estimulación después de las inyecciones IV y PV de ACTH. Se diseñó un estudio prospectivo que incluyó 20 perros de propiedad privada: 10 sanos y 10 con hiperadrenocorticismo de ocurrencia natural (HAC) tratados con trilostano.   A cada uno de los 20 perros se le realizó 2 ACTHst en no menos de 4, ni más de 14 días de diferencia. A 5 perros sanos y 5 con HAC perros se les realizó una ACTHst vía IV primero y PV segundo; a 5 sanos y 5 HAC perros se les realizó una ACTHst vía PV primero y IV segundo. Se recogieron muestras de sangre para medir la concentración sérica de cortisol antes y 1 hora después de la administración de la ACTH.
  • No se observaron diferencias significativas en los resultados cuando se compararon las concentraciones séricas de cortisol después de la administración de ACTH vía IV o PV, en los 20 perros (media en μg / dL; intervalo μg / dL: 8,2; 1,4-17,4 frente a 7,8; ​​0,9-16,9; P=0.23). No se observaron diferencias significativas en los resultados cuando se compararon las concentraciones séricas de cortisol después de la administración de ACTH IV y PV en 10 perros sanos (media en μg / dL; intervalo μg / dL: 10,9; 7,3-17,4 frente a 10,6; 7,1-16,9; P = 0,54) o en los 10 perros con HAC (media en μg / dL; intervalo μg / dL: 6,3; 1,4-8,6 frente a 5,2; 0,9-8,7; P = 0,061).
  • En el estudio se concluye que la administración perivascular de ACTH no altera, de forma significativa, los resultados obtenidos después de la estimulación en perros sanos o en perros con HAC sometidos a tratamiento con trilostano

 

ABSTRACTS

Efectos de la administración de levotiroxina y su retirada en el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides en perros eutiroideos

Ziglioli V, Panciera DL, Troy GC, Monroe WE, Boes KM, Refsal KR.
J Vet Intern Med. 2017 Apr 22

  • La suplementación crónica de levotiroxina puede suprimir el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides (HPTA) y dificultar la evaluación de la función tiroidea una vez se retira. El objetivo del estudio es determinar si el HPTA se suprime después de la administración de levotiroxina en perros eutiroideos y el tiempo requerido para revertir cualquier supresión. Se diseñó un estudio prospectivo y aleatorizado que incluyó a 28 perros eutiroideos sanos a los que se les administró levotiroxina durante 8 semanas (grupo 1) o 16 semanas (grupo 2). Se midieron las concentraciones séricas de tiroxina total (T4), tiroxina libre (fT4) por diálisis de equilibrio, hormona estimulante del tiroides; Tirotropina (TSH) y 3,5,3'-triyodotironina (T3) cada 4 semanas durante la suplementación y durante 16 semanas después de interrumpir la levotiroxina.
  • Las concentraciones séricas medias de T4 y fT4 fueron significativamente mayores (P <.0001) y la TSH fue menor (P <.0001) en todos los perros durante la administración de levotiroxina en comparación con los valores de partida. Las concentraciones séricas medias de T4, fT4 y TSH en los dos grupos, comenzando una semana después de suspender la levotiroxina, fueron significativamente diferentes (p <0,01) en comparación con los valores obtenidos durante la administración de levotiroxina, pero no si se comparaban con los valores de partida (p> 0,3).
  • Los autores concluyen que la evaluación de las pruebas de función tiroidea una semana después de interrumpir la administración de levotiroxina a 26 μg / kg una vez al día durante hasta 16 semanas proporciona una evaluación precisa de la función tiroidea en perros eutiroideos sanos.
ABSTRACTS

Quistes tiroideos en gatos: Un estudio retrospectivo de 40 casos

Miller ML, Peterson ME, Randolph JF, Broome MR, Norsworthy GD, Rishniw M.
J Vet Intern Med. 2017 Apr 6

  • Los quistes tiroideos en gatos son raros y están todavía mal documentados. El objetivo de este estudio era reportar las características clínicas y las respuestas terapéuticas de gatos con quistes tiroideos. Se hizo una revisión retrospectiva de los registros médicos de gatos con quistes tiroideos, confirmados por scintigrafía, ecografía, resonancia magnética o necropsia, en 4 centros de referencia entre 2005 y 2016. Se identificaron 40 gatos, y se registraron las reseñas, hallazgos clínicos, pruebas diagnósticas, tratamiento y resultados.
  • Los gatos tenían una edad entre 8 a 20 años, y aparentemente no hubo predilección de raza o sexo. Eran hipertiroideos 37 de 40 gatos (93%) (duración, 1-96 meses). Los hallazgos clínicos incluyeron, presencia de masa palpable en cuello (40/40, 100%), pérdida de peso (15/40, 38%), disfagia (8/40, 20%), disminución del apetito (5/40, 13%) y disnea (4/40, 10%). Los quistes se clasificaron como pequeños (≤8 cm3) en 16 (40%) y grandes (> 8 cm3) en 24 (60%) gatos. De 25 gatos tratados con yodo radioactivo, el hipertiroidismo se resolvió en 23 (92%), mientras que los quistes tiroideos se resolvieron en 12 (50%). El tratamiento con yodo radioactivo resolvió los quistes pequeños en 8 de 13 (62%) gatos y los grandes en 4 de 11 (36%) gatos. Ocho gatos, incluyendo 2 gatos eutiroideos, fueron sometidos a tiroides-cistectomía; 3 gatos con afectación tiroidea bilateral fueron eutanasiados postoperatoriamente por hipocalcemia. Las masas de tiroides quísticas extirpadas fueron identificadas como cistoadenoma (4) y carcinoma (4).
  • Los autores concluyen que los quistes tiroideos se encuentran tanto en gatos hipertiroideos como en eutiroideos con tumores de tiroides benignos y malignos. El tratamiento con yodo radioactivo resolvió los quistes tiroideos de una forma poco consistente. La tiroides-cistectomía podría ser considerada una opción en gatos con enfermedad tiroidea unilateral o cuando los quistes sintomáticos persisten, a pesar del éxito del tratamiento del hipertiroidismo con yodo radioactivo.
ABSTRACTS

Extensión de los tiempos de muestreo en la prueba de supresión con dexametasona a dosis baja para el diagnóstico del síndrome de Cushing atípico en perros

Fowler KM, Frank LA, Morandi F, Whittemore JC.
Domest Anim Endocrinol. 2017 Mar 11;60:25-30

  • La intención de este estudio era evaluar la extensión la medición de cortisol de las 8 a las 12 horas, en la prueba de supresión con dexametasona a dosis baja (low-dose dexamethasone suppression: LDDS), para detectar una posible hipercortisolemia asociada a un hiperadrenocorticismo atípico (atypical hyperadrenocorticism: AHAC). En el estudio se incluyeron 12 perros: 6 perros sanos (grupo 1) y 6 perros con sospecha de AHAC (grupo 2). Se recogieron muestras de plasma basales en EDTA para la determinación de la ACTH endógena. Se recogieron muestras de suero antes, y a las 4, 8, 10 y 12 horas después de la administración de 0,01 mg / kg de dexametasona IV para la posterior determinación de la concentración de cortisol.
  • La concentración media de ACTH endógena no difirió entre los grupos (grupo 1: 22,4 pg / mL, grupo 2: 20,0 pg / mL, P> 0,2). La concentración media basal de cortisol tampoco difirió significativamente entre los grupos (grupo 1: 3,03 μg / dL, grupo 2: 4,95 μg / dL, P> 0,2), ni hubo diferencias en la concentración media de cortisol entre los grupos, en ningún otro de los tiempos evaluados (P> 0,2). La concentración de cortisol de 1 perro en el grupo 2 suprimió a 0,7 μg / dL a las 8 h, pero aumentó a 1,5 μg / dL a las 10 h y a 3,7 μg / dL a las 12 h post dexametasona.
  • Basándose en los resultados de este estudio, los autores concluyen la extensión de 8 a 12 horas en la prueba de LDDS no podría diferenciar entre perros sanos y perros con AHAC. El diagnóstico de AHAC debe seguir basándose en los criterios que ya han sido previamente establecidos hasta que se identifiquen nuevas pruebas.
ABSTRACTS

Hallazgos ecográficos de lesiones de glándulas adrenales en perros que podrían ayudar en el diagnóstico

Pagani E, Tursi M, Lorenzi C, Tarducci A, Bruno B, Borgogno Mondino EC, Zanatta R.
BMC Vet Res. 2016 Nov 28;12(1):267

  • La ecografía está volviéndose cada vez más fiable para visualizar lesiones de las glándulas suprarrenales y evaluar masas suprarrenales descubiertas incidentalmente en perros. Sin embargo, las correlaciones entre los cambios ecográficos e histopatológicos hasta ahora no han sido concluyentes. Este estudio trata de investigar qué características ecográficas, entre las anomalías de la glándula suprarrenal, podrían ayudar a discriminar entre lesiones benignas y malignas. Para ello, se compararon los diagnósticos obtenidos por la ecografía y los hallazgos histológicos, y se evaluaron que criterios ecográficos podían predecir la malignidad.
  • Se revisaron los registros clínicos de 119 perros a los que se les había realizado una ecografía de la glándula suprarrenal y examen histológico. De éstos, 50 perros tenían las glándulas suprarrenales normales mientras que 69 mostraron alguna patología. Basándose en la histología, las lesiones observadas se clasificaron como hiperplasia adrenal cortical (n = 67), adenocarcinoma (n = 17), feocromocitoma (n = 10), metástasis (n = 7), adenoma adrenal (n = 4) y adrenalitis (n = 4).
  • El examen ecográfico mostró alta especificidad (100%) pero baja sensibilidad (63,7%) para identificar las lesiones suprarrenales, y esto mejoraba con el aumento del tamaño de la lesión. El análisis de los parámetros predictivos ecográficos mostró una asociación significativa entre el tamaño de la lesión y tumores malignos. Todas las lesiones de las glándulas suprarrenales > 20 mm de diámetro fueron histológicamente confirmadas como neoplasias malignas (feocromocitoma y adenocarcinoma). La invasión vascular fue un predictor específico, pero no sensible de malignidad. Ya que la forma nodular se asoció con lesiones benignas, y el agrandamiento irregular con malignas, este parámetro podría utilizarse como herramienta de diagnóstico. La bilateralidad de las lesiones suprarrenales fue un criterio ecográfico útil para predecir lesiones benignas, como el caso de la hiperplasia cortical.
  • Los autores concluyen que un aspecto anormal de las características estructurales en imágenes ecográficas (por ejemplo, el tamaño de las lesiones de las glándulas suprarrenales, forma, lateralidad y ecotextura) puede ayudar en el diagnóstico, pero estas características por sí solas no son patognomónicas. El tamaño de la lesión fue el criterio predictivo ecográfico más efectivo. Las masas grandes e irregulares parecen ser mejores predictores de neoplasia maligna. Las lesiones <20 mm de diámetro y de forma nodular se identificaron a menudo como nódulos hiperplásicos corticales o adenomas.
ABSTRACTS

Un estudio retrospectivo de perros con hipoadrenocorticismo atípico.

Wakayama JA, Furrow E, Merkel LK, Armstrong PJ.
J Small Anim Pract. 2017 Mar 1

  • El objetivo de este estudio era describir los resultados clínico-patológicos y hallazgos observados en perros con hipoadrenocorticismo atípico (Grupo 1) y perros con sospecha de hipoadrenocorticismo atípico cuyas concentraciones de cortisol post-estimulación con hormona adrenocorticotrópica (ACTH) eran superiores a 55 nmol / L, pero por debajo del intervalo de referencia de laboratorio (Grupo 2). Se realizó una búsqueda de los registros médicos para identificar perros diagnosticados con hipoadrenocorticismo entre enero de 2004 y junio de 2014. Los perros fueron excluidos si tenían un ratio Na: K menor de 27 o si habían recibido alguna terapia previa que pudiera interferir con la prueba de estimulación con ACTH. Se incluyeron 40 perros en el grupo 1 y nueve perros en el grupo 2.
  • En el grupo 1, las anomalías bioquímicas más frecuentes fueron hipoalbuminemia (87%) e hipocolesterolemia (76%). De los 35 perros del grupo 1 que tenían resultados de bioquímica de seguimiento, cinco (14%) desarrollaron anomalías electrolíticas entre los 2 - 51 meses después del diagnóstico. De los siete perros del grupo 2 donde hubo seguimiento, se interrumpió el tratamiento con glucocorticoides en dos perros, y no hubo retorno de signos clínicos, cuatro perros fueron diagnosticados posteriormente con enfermedad inflamatoria intestinal y un perro siguió presentando signos clínicos a pesar del tratamiento con glucocorticoides.
  • Los autores del estudio concluyen que los perros con signos gastrointestinales e hipoalbuminemia y/o hipocolesterolemia deberían ser evaluados para hipoadrenocorticismo atípico. Se recomienda la monitorización y seguimiento de los electrolitos porque algunos desarrollan anomalías electrolíticas. Aunque los perros del grupo 2 tuvieron una presentación clínica compatible con hipoadrenocorticismo atípico, el diagnóstico parecía improbable en base a la revisión de los datos de seguimiento. Los perros con resultados equívocos en la estimulación post-ACTH deberían ser evaluados para otras enfermedades subyacentes, tales como la enfermedad inflamatoria intestinal. En estos perros estaría justificada la medición de ACTH endógena
ABSTRACTS

Asociación de hipercalcemia antes del tratamiento con hipocalcemia después del tratamiento en perros con hiperparatiroidismo primario

Dear JD, Kass PH, Della Maggiore AM, Feldman EC.
J Vet Intern Med. 2017 Feb 18

  • El desarrollo de una hipocalcemia después del tratamiento del hiperparatiroidismo lleva a un aumento de los costes y el riesgo de tener una peor evolución. Algunos estudios previos han mostrado datos contradictorios sobre como predecir la hipocalcemia después del tratamiento. El objetivo de este estudio fue investigar si las concentraciones de calcio ionizado (iCa) antes del tratamiento pueden predecir la hipocalcemia o sus signos clínicos después de la extirpación quirúrgica o la ablación por calor en perros con hiperparatiroidismo primario.
  • Se seleccionaron 54 perros con hiperparatiroidismo primario (29 hembras, 25 machos, 49 fueron de revisión retrospectiva y 5 prospectivos). Los criterios de inclusión fueron hipercalcemia persistente (iCa> 1,41 mmol / L) debido a hiperparatiroidismo primario y ausencia de tratamiento previo con calcitriol. Todos los perros fueron tratados con paratiroidectomía (n = 37) o con ablación térmica percutánea eco-guiada (n = 17). Después del tratamiento, se monitorizó el iCa dos veces al día hasta la meseta o la intervención.
  • Se observó una correlación moderada entre la hipercalcemia antes del tratamiento y la hipocalcemia después del tratamiento. El estudio prospectivo se finalizó por las consideraciones éticas dado los hallazgos en la parte retrospectiva. Todos los perros se dispusieron en grupos en base a su iCa pretratamiento : 1,46-1,61 mmol / L, 1,62-1,71 mmol / L, 1,72-1,81 mmol / L, o > 1,81 mmol / L. Después del tratamiento, la media más baja de iCa para cada grupo, respectivamente, fue de 1,19, 1,18, 1,13 y 1,01 mmol / L. Hubo una asociación significativa entre el grupo con iCa más alto y la proporción de perros con iCa <1,00 mmol / L (p = 0,014).
  • En este estudio se identifica una correlación moderada entre la concentración de iCa antes del tratamiento y la hipocalcemia después del tratamiento. Los perros con mayores concentraciones iniciales de iCa deben ser tratados pensando en prevenir una disminución rápida y el desarrollo de una hipocalcemia clínica.

 

ABSTRACTS

Puntos de corte para hacer screening de la concentración de glucosa en sangre en gatos senior

Reeve-Johnson MK, Rand JS, Vankan D, Anderson ST, Marshall R, Morton JM.
J Feline Med Surg. 2017 Feb 1

  • Los objetivos de este estudio fueron determinar un intervalo de referencia para hacer screening de glucosa en sangre en gatos mayores, aplicarlo este intervalo a una población de gatos obesos mayores, comparar la glucemia de screening y la glucemia en ayunas, para evaluar si la glucemia se podría predecir por la raza, el peso corporal, la puntuación de la condición corporal (BCS), una puntuación de comportamiento, la glucemia en ayunas y / o la ingesta reciente de carbohidratos y para evaluar su robustez a los cambios en la metodología. Se incluyeron 120 gatos clínicamente sanos de 8 años y más de diferentes razas y diferentes BCSs.
  • La glucosa en sangre se midió en el inicio de la consulta a partir de una muestra sanguínea de oído o pata usando un glucómetro portátil calibrado para gatos y se midió de nuevo, de una muestra de la yugular, después de un examen físico. La glucemia en ayunas se midió después de tener al gato hospitalizado durante la noche y un ayuno durante 18-24 h.
  • Se identificó que el límite superior del intervalo de referencia para hacer screening de glucosa en sangre fue de 189 mg / dl (10,5 mmol / l). La media de la glucemia en sangre fue mayor que la media de glucosa en ayunas. La raza, peso corporal, BCS, puntuación de comportamiento, concentración de glucosa en sangre en ayunas y la cantidad de carbohidratos consumidos 2-24 h antes de la obtención de la muestra explicaban sólo una pequeña proporción de la variabilidad de la glucosa en sangre para screening.
  • Los autores del estudio concluyen que la determinación de glucosa en sangre es una prueba simple, y en los gatos con valores de 117-189 mg / dl (6,5-10,5 mmol / l) se debe volver a retestar varias horas después.  A gatos con una glucosa inicial> 189 mg / dl (10,5 mmol / l), o un valor de una segunda glucemia > 116 mg / dl (6,4 mmol / l), varias horas después de la primera, se les debería realizar una determinación de glucosa en ayunas y mirar la tolerancia a la glucosa después de una hospitalización nocturna.