Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Hipocloremia en gatos: prevalencia y enfermedades asociadas

Zeugswetter FK, Pagitz M, Friedrich MS.
Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2016 Apr 13;44(3).

  • Este estudio retrospectivo trata de describir la prevalencia y las posibles causas de hipocloremia en una población local de gatos de un hospital. Se revisaron las historias clínicas de los gatos con hipocloremia para determinar tratamientos previos o infusiones administradas  e identificar los principales procesos patológicos subyacentes.
  • Se detectó hipocloremia en 367  de 1363 (27%) muestras de sangre revisadas. La aplicación de una fórmula de corrección para ajustar los cambios de agua libre redujo el número de gatos con hipocloremia verdadera a 253 (19%). Sólo una pequeña parte de estos gatos habían recibido glucocorticoides o diuréticos de asa y la prevalencia de los vómitos fue del 44%. Los trastornos asociados más comunes fueron los trastornos gastrointestinales y respiratorios, así como azotemia y diabetes mellitus. La Poliuria / polidipsia, deshidratación, pretratamientos con prednisolona o furosemida, azotemia y diabetes mellitus aumentaron la prevalencia de la hipocloremia, mientras que la terapia con fluidos y el diagnóstico de neoplasia la disminuyeron. Se encontró una correlación inversa entre el valor de cloro corregido y el exceso de base (rs = -0,597, p = 0,001), así como con el anión gap (rs = -0,4; p = 0,026). El 99% de los gatos con hipocloremia tenían alteraciones del equilibrio ácido-base.
  • El estudio demuestra que la hipocloremia es un trastorno electrolítico común en la población de gatos evaluada. La fórmula de corrección del cloro es necesaria para ajustar los valores a los cambios en la osmolalidad plasmática. Aunque la hipocloremia esté asociada con alcalosis metabólica, la mayoría de los gatos con hipocloremia tenían un pH normal o disminuido. La correlación inversa del cloro y el anión gap, así como la alta proporción de animales diabéticos o azotémicos  apoyan el concepto de la hipocloremia inducida por una acidosis compensatoria.
  • Los autores concluyen que el hallazgo de hipocloremia debería llevar al clínico a realizar análisis de gases en sangre. La Diabetes mellitus (especialmente con cetoacidosis) y la enfermedad renal se deben incluir en los algoritmos actuales para la evaluación de pacientes hipoclorémicos.
ABSTRACTS

Hidrocortisona en el manejo del hipoadrenocorticismo agudo en perros: una serie retrospectiva de 30 casos

Gunn E, Shiel RE, Mooney CT.
J Small Anim Pract. 2016 Apr 21

  • Los objetivos de este estudio fueron describir la eficacia, los resultados y los efectos adversos de la hidrocortisona intravenosa y terapia de fluidos en el manejo del hipoadrenocorticismo aguda en perros.  Se realizó una revisión retrospectiva de los perros con hipoadrenocorticismo primario que recibieron hidrocortisona intravenosa y terapia de fluidos y se incluyeron a 30 perros recién diagnosticados
  • La respuesta clínica fue excelente y todos los perros sobrevivieron recibiendo el alta en una media de 2 días. En 23 casos donde se pudieron evaluar los datos completos, la tasa de variación de sodio en 24 horas fue de 0 · 48 (± 0 · 28) mmol / L / hora, mientras que la tasa media de cambio de potasio fue -0 · 12 (± 0 · 06) mmol / L / hora. La concentración circulante de potasio se normalizó en el 68 · 4% y el 100% de los casos a las 12 y 24 horas, respectivamente. No se consideró necesario un tratamiento adicional para la hiperpotasemia. La concentración de sodio en plasma aumentó en > 12 mmol / L / 24 horas en 7 de 23 (30.4%.) de ocasiones. Un perro exhibió signos neurológicos temporales asociados.
  • El estudio concluye que la infusión intravenosa de hidrocortisona y la terapia de fluidos pen el manejo del hipoadrenocorticismo agudo se asocia a una rápida resolución de la hiperpotasemia, es bien tolerado, y con pocos efectos adversos. Se requiere un control regular de electrolitos para evitar que ocurra un rápido incremento en la concentración de sodio.
ABSTRACTS

Uso de la ecografía con contraste en el diagnóstico diferencial de los tumores adrenales en perros

Bargellini P, Orlandi R, Dentini A, Paloni C, Rubini G, Fonti P, Diana A, Peterson ME, Boiti C.
J Am Anim Hosp Assoc. 2016 Mar 23

  • En este trabajo se valora la precisión diagnóstica de la ecografía con contraste (contrast-enhanced ultrasonography : CEUS), utilizando un agente de contraste de microburbujas de segunda generación, para diferenciar los distintos tipos de lesiones de masa suprarrenal en 24 perros.
  • En las ecografías en modo B,  se observaron 9 lesiones que afectaban la glándula suprarrenal derecha, 14 a la izquierda, y 1 era bilateral. Cada perro recibió un bolo del agente de contraste en la vena cefálica, seguido inmediatamente de 5 ml de solución salina. Se evaluó cualitativamente la primera mejora proporcionada por el contraste, así como la presencia de áreas no vascularizadas y patrones vasculares específicos. En todos los perros se determinaron los diagnósticos patológicos por histopatología o por citología.
  • El mejor modelo predictivo se obtuvo combinando el grado de mejora y la vascularización, lo que permitió que, mediante la CEUS, se pudiera diferenciar, adenoma adrenocortical (n = 10), adenocarcinoma (n = 7), y feocromocitoma (n = 7) con una precisión de 91,7% (P <0,001). Combinando el  grado de mejora y la vascularización, la CEUS pudo discriminar lesiones suprarrenales benignas frente a malignas con una sensibilidad del 100,0%, una especificidad del 80,0% y una precisión del 91,7% (p <0,001).
  • Los resultados de este estudio confirman que la CEUS es una técnica muy útil para diferenciar entre los diferentes tipos de tumores suprarrenales en perros.
ABSTRACTS

Prevalencia y factores de riesgo del hipertiroidismo felino en una población clínica de gatos del sur de Alemania

Köhler I, Ballhausen BD, Stockhaus C, Hartmann K, Wehner A.
Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2016 Feb 23;44(3

  • El Hipertiroidismo felino es un trastorno endocrino común en gatos  viejos. Estudios previos han identificado algunos factores de riesgo como, los desequilibrios nutricionales, compuestos que afectan el metabolismo tiroideo, aumento de la edad y no ser de pura raza, pero el factor desencadenante final sigue siendo desconocido. El propósito de este estudio prospectivo fue a) determinar la prevalencia del hipertiroidismo en una población de gatos en un hospital veterinario en el sur de Alemania, b) explorar la frecuencia con que se diagnostica el hipertiroidismo tras la sospecha clínica inicial y c) determinar factores de riesgo intrínsecos y extrínsecos.
  • De los 495 gatos ≥ 8 años en los que se midió la tiroxina total (T4) en suero, 61 fueron diagnosticados con hipertiroidismo, que significa una prevalencia del 12,3% (IC del 95%: 9,7 a 15,5). Los  gatos con más edad (p <0,001) y hembras (p = 0,019; odds ratio 1,9) eran significativamente las afectadas con mayor frecuencia. Los gatos europeos domésticos de pelo corto y de pelo largo eran más propensos a padecer hipertiroidismo que los gatos de alguna raza pura (p = 0,016). En 164 gatos el hipertiroidismo se consideró un diagnóstico diferencial y se constató en el 20,1% (33/164) de estos gatos. En el 2,4% (12/495) de los casos la T4 elevada fue un hallazgo incidental. Los gatos con hipertiroidismo tenían una mayor probabilidad de haber sido alimentados con comida húmeda de gato en latas de aluminio (p <0,013), en comparación con los gatos no hipertiroideos.
  • El estudio concluye que los gatos de mayor edad, hembras y no de pura raza están predispuestas al hipertiroidismo, el cual se diagnostica con frecuencia después de una sospecha clínica inicial y que existe en una prevalencia del 12,3% entre la población estudiada. Los componentes de las latas de aluminio, o la propia comida húmeda, o ambos podrían jugar cierto papel en la etiopatogenia.
ABSTRACTS

Asociaciones entre sexo, peso corporal, y edad con el grosor la glándula, determinado ecográficamente, en perros con enfermedad no propia de la glándula suprarrenal

Bento PL, Center SA, Randolph JF, Yeager AE, Bicalho RC
J Am Vet Med Assoc. 2016 Mar 15;248(6):652-60

  • La finalidad de este estudio retrospectivo es determinar si había asociación entre el peso corporal, la edad, o el sexo con un grosor la glándula suprarrenal (adrenal gland thickness: AT) determinado por ecografía en perros con enfermedad no propia de la glándula suprarrenal. Se seleccionaron 266 perros (22 machos no castrados y 119 castrados y 19 hembras no esterilizadas y 106 esterilizadas que representaban 12 razas) con enfermedad no propia de la glándula suprarrenal. Se midió el grosor del polo caudal de las glándulas suprarrenales izquierda y derecha en imágenes ecográficas longitudinales. Los perros fueron estratificados por categorías de edad y peso corporal para investigar la asociación con el AT.
  • El AT fue significativamente menor en los perros que pesaban ≤ 12 kg que en los perros que pesaban > 12 kg y el grosor izquierdo aumentaba con la edad. El AT tanto derecho como izquierdo eran mayores en machos que en hembras en el peso > 12 a ≤ 20 kg, y el AT izquierdo era mayor en machos que en hembras en el peso > 20 a ≤ 30 kg.
  • Este estudio deduce el peso corporal, la edad, y el sexo están significativamente asociados al AT, lo que indica que se deberían considerara estas variables en la evaluación del AT, tanto en los perros con enfermedad no propia de la glándula suprarrenal, como en el desarrollo de los intervalos de referencia para el AT. Además, los resultados indican que los perros con enfermedad no propia de la glándula suprarrenal que pesan ≤ 12 kg deberían tener un AT no superior a 0,62 cm, mientras que los perros que pesan > 12 kg deberían tener un AT no superior a 0,72 cm
ABSTRACTS

Pancreas exocrino en gatos con diabetes mellitus

Zini E, Ferro S, Lunardi F, Zanetti R, Heller RS, Coppola LM, Guscetti F, Osto M, Lutz TA, Cavicchioli L, Reusch CE.
Vet Pathol. 2015 Aug 28

  • La pancreatitis se ha descrito en gatos con diabetes mellitus, aunque el número de estudios disponibles en la actualidad es muy limitado. Además, se ha planteado la hipótesis de que la cetoacidosis podía estar asociada con una pancreatitis en los gatos diabéticos. Los objetivos de este estudio fueron investigar si los gatos diabéticos tenían pancreatitis y determinar si la pancreatitis era más frecuente había cetoacidosis. Se recogieron muestras de páncreas post-mortem de 37 gatos diabéticos, incluyendo 15 con cetoacidosis, y 20 gatos control emparejados por edad, sexo, raza, y el peso corporal. Las secciones fueron teñidas con hematoxilina y eosina,  doble marcado para insulina / CD3, insulina / CD20, insulina / mieloperoxidasa,  insulina / PCNA, y  glucagón / Ki67, y de marcaje único para Iba1. Para caracterizar la  pancreatitis se utilizó una puntuación semicuantitativa ya propuesta anteriormente, junto con los recuentos de células inflamatorias.
  • Las puntuaciones de pancreatitis y el número de neutrófilos, macrófagos y linfocitos en el páncreas exocrino no difirieron entre los gatos diabéticos y de control o entre los gatos diabéticos con y sin cetoacidosis. Es importante recalcar que  las células acinares PCNA-positivas estaban incrementadas (P = 0,002) en los gatos diabéticos, en particular en los islotes más cercanos (P <.001). Las células acinares Ki67 positivas se incrementaron solamente cerca de los islotes (P = 0,038). La cetoacidosis no estaba vinculada a la proliferación.
  • Los resultados de este estudio sugieren que, en los gatos diabéticos, la evidencia histopatológica de pancreatitis puede que no sea más frecuente, y que la cetoacidosis puede no estar asociada con la pancreatitis en el momento de la muerte. El aumento de células acinares PCNA positivas podría indicar una mayor proliferación debido a una pancreatitis crónica. La razón de porqué de esta prevalencia de la proliferación de las células acinares que rodean los islotes pancreáticos merecería una mayor investigación.
ABSTRACTS

Respuesta del cortisol en perros sanos y enfermos, después de la estimulación con una formulación de ACTH sintética depot

Sieber-Ruckstuhl NS, Burkhardt WA, Hofer-Inteeworn N, Riond B, Rast IT, Hofmann-Lehmann R, Reusch CE, Boretti FS.
J Vet Intern Med. 2015 Oct 27

  • La prueba de estimulación con ACTH se usa para evaluar la reserva corticosuprarrenal. Hasta hace poco, la disponibilidad de la formulación ACTH sintética estaba muy limitada, causando grandes problemas en la práctica clínica. El objetivo de este estudio  fue evaluar, de forma prospectiva, las concentraciones de cortisol en el pico postestímulo y la duración del efecto estimulante de una preparación de ACTH depot en los perros.
  • Se seleccionaron 22 perros sanos, 10 perros con sospecha de hipoadrenocorticismo (HA) y 15 perros con sospecha de hiperadrenocorticismo (HC) y se les realizó un test de estimulación con ACTH usando un preparado de tetracosactida sintético depot, administrado por vía intramuscular (5 mg / kg o al menos 0,1 ml). Se extrajeron muestras de sangre para la determinación de cortisol inmediatamente antes y a 1, 2, 3, 4, 6, y 24 horas después de la estimulación.
  • Se observó que el pico en las concentraciones de cortisol se alcanzaba después de 2-4 horas en todos los perros. Las concentraciones de cortisol 1 hora después de la estimulación fueron > 9 g / dl en los perros sanos y > 5 mg / dl en todos los perros en los que se excluyó el HA. Ninguno de los perros con HA mostró un aumento de cortisol por encima del límite de detección del ensayo. Después de 6 horas, las concentraciones de cortisol ya habían disminuido en el grupo sano y el HC y estaban otra vez en valores basales después de 24 horas.
  • El estudio concluye que éste preparado sintético depot puede ser utilizados en lugar de la ACTH de acción corta para evaluar la reserva adrenocortical. La muestra de sangre para conocer las concentraciones máximas de cortisol debería obtenerse 3 horas después de la estimulación en los casos en que se sospeche de HC; en los casos en que se sospeche HA, la toma de muestras de sangre puede hacerse 1 hora después. Como el efecto estimulador ha desaparecido a las 24 horas, es poco probable que haya alguna interferencia con otras pruebas hormonales después de ese tiempo.
ABSTRACTS

Evaluación de las concentraciones de la TSH (thyroid-stimulating hormone) como test diagnóstico de hipertiroidismo felino

E. Peterson, N. Guterl, R. Nichols M. Rishniw
Jour of Vet Int Med Vol 29, Issue 5, pp 1327–1334, Sept/Oct 2015

  • En medicina humana la medición de la TSH (thyroid-stimulating hormone) se usa frecuentemente como un test discriminador de la función tiroidea. Estudios recientes indican que la TSH canina (TSHc) se pueden usar para medir la TSH felina y sus resultados pueden ayudar en para diagnosticar o excluir el hipertiroidismo. El objetivo de este estudio es investigar la utilidad dela TSHc como test diagnóstico en el hipertiroidismo felino.
  • De forma prospectiva, se evaluaron 917 gatos con hipertiroidismo no tratado, 32 gatos eutiroideos sospechosos de tener hipertiroidismo y 131 gatos clínicamente normales referidos a un centro de endocrinología. A estos gatos se les realizaron mediciones de T4, T3, T4 libre (fT4), y TSHc. Se usó la escintigrafía tiroidea como método de referencia para confirmar o excluir el hipertiroidismo
  • La mediana de los valores de TSHc obtenidos en los gatos hipertiroideos fue de (<0.03 ng/mL), que fue significativamente menor (< .001) que la concentración de los gatos clínicamente normales (0.05 ng/ml) o los eutiroideos con sospecha de enfermedad tiroidea (0.06 ng/ml). Sólo 18 gatos hipertiroideos (2%), frente a 114 de los 163 gatos eutiroideos (69,9%). tenían valores de TSHc detectables (≥0.03 ng/ml). La combinación de la TSHc con los valores de T4 o fT4 disminuía la sensibilidad de la TSHc de 98% a 97% pero aumentó la especificidad de 69,9% al 98,8%.
  • El estudio concluye que las concentraciones séricas de TSHc están suprimidas en el 98% de los gatos hipertiroideos, pero dichas concentraciones son medibles en algunos gatos con hipertiroidismo medio/moderado. La medición de la TSHc representa un test muy sensible y poco específico para el diagnóstico de hipertiroidismo felino y la adición de los valores de T4 o fT4  son de gran ayuda
ABSTRACTS

Evaluación de la concentración de fibra dietética total y composición de las dietas comerciales para el manejo de la obesidad, la diabetes mellitus, y la enfermedad por dieta grasa en perros

Farcas AK, Larsen JA, Owens TJ, et al
J Am Vet Med Assoc 2015;247: 501-507

  • El objetivo de este estudio es determinar la concentración de la fibra dietética total (TDF), y la composición de las dietas comerciales utilizadas para el manejo de la obesidad, la diabetes mellitus, y la enfermedad por dieta grasa en perros. Se evaluaron unas dietas terapéuticas caninas secas (n = 11) y otras enlatadas (n= 8). Se determinaron las concentraciones de fibra soluble (SDF) e insoluble (IDF) y las SDF de bajo peso molecular (LMWSDF) y de alto peso molecular (HMWSDF). Las variables entre las dietas se compararon clasificadas por indicaciones del producto, la formulación (seca vs enlatada), y los criterios normativos para dietas moderadas y bajas en grasa.
  • Se observó que las SDF (HMWSDF y LMWSDF) suponían una mediana de 30,4% (rango, 9,4% a 53,7%) de la TDF. Las LMWSDF contribuían con una media de 11,5% (rango, 2,7% a 33,8%) de la TDF. Las dietas para el tratamiento de la diabetes tenían concentraciones más altas de IDF y TDF, y proporciones más bajas de SDF y LMWSDF como componentes de la TDF, en comparación con las dietas para el tratamiento de la enfermedad por dieta grasa. Las concentraciones de fibra variaban dentro de las categorías de dieta y entre las versiones enlatadas y secas de la misma dieta (el mismo nombre y fabricante) para todos los pares evaluados. Las dietas clasificadas como “light” contenían concentraciones de TDF e IDF más altas que las dietas no clasificadas como “light. Todas las dietas enlatadas fueron clasificadas como bajo contenido en grasa, a pesar de que un 38% de calorías que proporcionaban provenían de la grasa.
  • El estudio concluye que las dietas evaluadas proporcionan un rango amplio de concentraciones y composiciones de TDF. Los veterinarios deberían solicitar los datos de TDF de los fabricantes, si no está disponible. No tienen por qué esperarse unas respuestas consistentes a las versiones secas y enlatadas de la misma dieta.
  • Además ciertas dietas con las mismas indicaciones pueden no funcionar de manera similar. Puede ser que muchas dietas no aporten una restricción de grasa adecuada para el tratamiento de la enfermedad por dieta grasa
ABSTRACTS

La hormona Anti-Mulleriana: un potencial para el diagnóstico de tumores de células de Sertoli en perros

Holst BS, Dreimanis U.
BMC Vet Res 2015;11: 166

  • Los tumores testiculares son comunes en perros y en muchos casos no dan lugar a signos clínicos. En otros casos, se pueden observar signos de feminización, hiperpigmentación o alopecia, más comúnmente asociados con tumores de células de Sertoli (SCT). Aunque estos síntomas están a menudo asociados con concentraciones elevadas de estradiol, el análisis de estradiol en sangre puede dar resultados no concluyentes debido a las grandes variaciones entre individuos. Por lo tanto, se necesitan otros biomarcadores. La hormona Anti-Mulleriana (AMH) es expresada por las células de Sertoli. En humanos, la AMH ha demostrado que es un marcador específico del origen de células de Sertoli en los tumores gonadales. Usando inmunohistoquímica, se ha demostrado que la AMH es  un marcador útil de células de Sertoli inmaduras y neoplásicas en perros. El objetivo del presente estudio fue evaluar la relevancia clínica del análisis de la AMH en sangre periférica  en el abordaje diagnóstico de  perros con sospecha de tumores testiculares.  Se recogió sangre de 20 perros con una masa testicular palpable y de 27 controles sanos. Se analizaron estradiol-17 beta y la  AMH.
  • Todos los perros control tuvieron unas concentraciones de AMH </ = 10 ng / ml, excepto un valor atípico que tenía una concentración de 43 ng / mL. Seis perros con SCT o tumores mixtos que contenían SCT tenía concentraciones de AMH superior a 22 ng / ml, significativamente mayor que las concentraciones de AMH en los perros control (P = 0,0004). El rango de  concentraciones entre 10 y 22 ng / ml se encontraron en cerca de la mitad de los perros con patologías testiculares no neoplásicas o con tumores testiculares distintos de SCT. La edad no afectó significativamente las concentraciones de AMH en los perros control.
  • Los autores concluyen que la  AMH ha demostrado ser un biomarcador prometedor para el diagnóstico de tumores de células de Sertoli en perros