Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Evaluación longitudinal de enzimas pancreáticos en suero y hallazgos ecográficos en gatos diabéticos con y sin signos clínicos relevantes de pancreatitis en el momento del diagnóstico

Zini E, Hafner M, Kook P, et al
J Vet Intern Med 2015;29: 589-596

  • Los gatos con diabetes mellitus pueden padecer también de pancreatitis subclínica pero faltan estudios prospectivos para confirmar esta suposición. El control metabólico de los gatos diabéticos con pancreatitis es difícil. El objetivo de este estudio prospectivo, es valorar la hipótesis de que en los gatos diabéticos aparece una pancreatitis subclínica en el momento en que se diagnostica la diabetes o se podría desarrollar durante el período de seguimiento, lo que dificultaría la remisión diabética.  Se seleccionaron 30 gatos con diagnóstico reciente de diabetes y sin signos clínicos de pancreatitis en el momento de la admisión. En el momento de la admisión y 2 y 6 meses más tarde, se midieron Spec fPL y lipasa-DGGR en suero, y se hizo examen ecográfico del páncreas. Se sospechó de pancreatitis si aumentaban los marcadores séricos o se detectaban 2 o más anomalías ecográficas. Los gatos fueron tratados con insulina glargina y la remisión diabética se definió como euglucemia a las 4 semanas o más después de la interrupción de la insulina.
  • Se sospechó de pancreatitis subclínica en el momento del diagnóstico en 33, 50 y 31% de los gatos en base a los hallazgos en  Spec fPL, lipasa-DGGR- y ecografía, respectivamente; y en el 60% de los casos cuando se combinaban los criterios de diagnóstico. Durante el período de seguimiento, hubo sospecha de pancreatitis en un 17-30% adicional de gatos. Sólo 1 gato tuvo signos clínicos transitorios compatibles con pancreatitis. Diecisiete de los 30 gatos (57%) lograron la remisión. La frecuencia de valores anormales Spec fPL y lipasa-DGGR y hallazgos ecográficos anormales no difirió entre los gatos que alcanzaron la remisión y los que no lo hicieron. Los gatos que alcanzaron la remisión tenían unos valores de Spec fPL significativamente menores a los 2 meses (p <0,001).
  • El estudio concluye que en base a los resultados de  laboratorio y mediciones ecográficas, muchos gatos con diabetes podrían tener pancreatitis, aunque sin signos clínicos. Los gatos con mayores valores de Spec fPL podrían tener una menor probabilidad de remisión diabética; Sin embargo, este tema necesitaría más estudios con grandes cohortes de gatos diabéticos
ABSTRACTS

Evidencia de infección por Norovirus humanos en perros de UK

Caddy SL, de RA, Emmott E, et al
J Clin Microbiol 2015

  • Los Norovirus humanos son una causa importante de gastroenteritis viral humana, con un estimación de 3 millones de casos por año en el Reino Unido. Recientemente se han aislado Norovirus Humanos (HuNoVs) en perros en Europa, aumentando las preocupaciones sobre posibles infecciones zoonóticas. Ya que el 31% de los hogares del Reino Unido poseen un perro, esto podría ser una vía de transmisión importante. Para examinar este riesgo, se estudió la capacidad de los tejidos caninos para unirse a HuNoV in vitro. Además, se analizaron muestras de heces caninas para evaluar la presencia de ácido nucleico viral y se analizaron muestras de suero canino para determinar la presencia de anticuerpos anti-HuNoV.
  • Los resultados in vitro mostraron que siete genotipos diferentes de HuNoV pueden unirse a tejido gastrointestinal canino, lo que sugiere que la infección es, al menos, teóricamente posible. Aunque no se identificó RNA de HuNoV en muestras de heces de 248 perros, en las pruebas serológicas se detectó reacción de exposición previa a HuNoV en 43/325 muestras. Sorprendentemente, la seroprevalencia canina a los diferentes genotipos de HuNoV reflejó la misma seroprevalencia que en la población humana. Aunque no se ha demostrado la entrada y replicación del virus dentro de las células, los datos serológicos en las muestras caninas, indican que los perros producen una respuesta inmune al HuNoV, lo que implica que la infección es productiva.
  • Este estudio concluye que pueden existir unas implicaciones zoonóticas en la infección con HuNoV, y para dilucidar la importancia de este hallazgo, serían esenciales nuevas investigaciones epidemiológicas y moleculares 
ABSTRACTS

¿Pueden los signos clínicos, anormalidades clinicopatológicas y la ecografía abdominal predecir los lugares del tracto alimentario de con anormalidades histopatológicas en gatos?

Freiche V, Faucher MR, German AJ
J Feline Med Surg 2015

  • En muchos gatos con signos clínicos gastrointestinales coexisten anormalidades en intestino, hígado y páncreas. Los abordajes diagnósticos incluyen normalmente pruebas de laboratorio, diagnóstico por imágen y biopsia, ya sea por laparotomía o por métodos no invasivos. La laparotomía exploratoria permite tomar muestras de todos los órganos simultáneamente, pro es un método invasivo y puede que no sea del todo necesaria. El objetivo de este estudio era evaluar el valor de la información clínica preliminar para predecir la presencia de anormalidades histopatológicas en los órganos del tracto alimentario en gatos. Se revisaron los registros de 38 gatos con signos clínicos gastrointestinales que finalmente se les había hecho una laparotomía exploratoria y una biopsia quirúrgica.
  • En el análisis histopatológico, se detectaron lesiones en 29/37 (78%) biopsias de hígado, en 29/35 (83%) biopsias gastrointestinales y en 17/37 (46%) muestras de páncreas, la mayoría de las cuales eran de naturaleza inflamatoria. Los signos clínicos fueron, en general, unos pobres marcadores de la presencia de lesiones en el tracto alimentario. La actividad de los enzimas hepáticos era relativamente específica (88-100%) para detectar anormalidades histopatológicas en el hígado, pero tenían una sensibilidad muy pobre (11-50%). Se detectaron anormalidades histopatológicas pancreáticas en un tercio de los gatos con un resultado positivo de lipasa específica del páncreas, y en 6/8 gatos con un resultado negativo. La ecografía abdominal, aunque se vio que era relativamente específica (57-100%) para anormalidades histopatológicas de intestino (57-100%) e hígado (71-80%), carecía de sensibilidad para ambos órganos (intestino 50-80%; hígado 20-25%). La ecografía fue relativamente sensible (50-80%), pero no específica (17-22%) para la detección de lesiones pancreáticas.
  • El estudio concluye que los signos clínicos y las anormalidades clinicopatológicas y ecográficas carecen de precisión para detectar lesiones histopatológicas hepáticas y pancreáticas en gatos con signos clínicos gastrointestinales, y no pueden predecir de forma fiable de que órganos se deberían tomar biopsias. Por lo tanto, podría decirse que la laparotomía exploratoria es todavía necesaria para determinar el lugar de anormalidades histopatológicas en los trastornos del tracto alimentario felino
ABSTRACTS

Efectos de la extracción de dientes en gatos con estomatitis: 95 casos (2000-2013)

Jennings MW, Lewis JR, Soltero-Rivera MM, et al
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 654-660

  • El objetivo de este estudio retrospectivo, fue evaluar, la respuesta a largo plazo de la extracción de dientes  en gatos con estomatitis. Se revisaron  los registros médicos de 95 de gatos con estomatitis sometidos a extracción de dientes durante un período de 14 años. Se valoraron datos demográficos, el procedimiento quirúrgico, que incluía la extracción de los dientes toda la boca (FME) o la extracción parcial de dientes (PME), y detalles de manejo médico. Los pacientes fueron clasificados de acuerdo con la respuesta al tratamiento.
  • La mediana de tiempo de seguimiento postoperatorio fue de 231 días (rango, 33 a 2655 días). De los 95 gatos, 6 (6,3%) no presentaron mejoría y 25 (26,3%) tuvieron una mejoría leve en sus estomatitis después de la extracción dental y tratamiento médico prolongado (EMM). Después de la extracción de dientes, 37 (39,0%) gatos tuvieron una mejoría clínica sustancial y 27 (28,4%) gatos tuvieron una resolución completa de la estomatitis; de estos 64 gatos, 44 (68,8%) requirieron EMM por un período determinado para lograr resultados positivos. El tipo de procedimiento quirúrgico, (PME vs FME) no se asoció con la respuesta global al tratamiento. Las mejorías observadas a largo plazo después de la extracción dental fueron resolución de la conducta anormal (OR, 7,2), disminución de la inflamación oral (OR, 3,5), y la falta de necesidad de tratamiento médico de seguimiento con antimicrobianos (OR, 3,7).
  • El estudio concluye que la extracción de dientes en las zonas de inflamación oral, produce una mejora sustancial o incluso la resolución completa de la estomatitis en más de dos tercios de los gatos afectados. La extracción completa de todos los dientes no parece proporcionar un beneficio adicional.  Muchos gatos con estomatitis pueden requerir un EMM para lograr una mejoría clínica sustancial o una resolución completa
ABSTRACTS

Bilirrubina total sérica como factor pronóstico negativo en hepatitis crónica idiopática canina

Gomez SA, Bexfield N, Scase TJ, et al.
J Vet Diagn Invest 2014;26: 246-251

  • En medicina humana, la bilirrubina sérica total (TBIL) se utiliza como factor pronóstico en la hepatitis crónica (CH). El objetivo de este estudio fue evaluar si la TBIL es un factor pronóstico negativo en la CH idiopática canina, e identificar otros factores pronósticos. Entre 1999 y 2010 se valoraron 39 perros con diagnóstico histológico de CH idiopática admitidos en 2 centros de referencia. Se excluyeron pacientes con enfermedades concomitantes que podrían afectar la TBIL o el tiempo de supervivencia. Se midió la bilirrubina total en suero antes de la biopsia de hígado, y se diagnosticó la CH de acuerdo a criterios histológicos estandarizados. El tiempo de supervivencia se calculó desde el momento del diagnóstico hasta el momento de la muerte o la eutanasia.
  • El tiempo de supervivencia media de los 39 perros incluidos en el análisis fue 197 días (1-2,677), y la bilirrubina total media en suero fue de 11 mcmol/l (2-265). La bilirrubina total sérica se asoció de forma estadísticamente significativa con la supervivencia (OR (odds ratio) = 1,082; p = 0,047) al igual que el peso del animal (OR = 1,028; p = 0,028) y la presencia de ascitis (OR = 6,758; p = 0,013).
  • Los autores concluyen que la  TBIL podría ser utilizada como un factor pronóstico adicional en la CH canina
ABSTRACTS

Factores de riesgo para la urolitiasis en perros con shunt portosistémico extrahepático congénito:95 casos (1999-2013)

EH GC, Phillips H, Underwood L, et al.
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 530-53

  • El objetivo de este estudio era identificar los factores de riesgo de urolitiasis en perros con shunt portosistémico extrahepático congénito (EHPSS) y determinar si los  shunts portoazygos se asocian con un mayor riesgo de litiasis cuando se hace una evaluación inicial para EHPSS. Se evaluaron retrospectivamente una serie de casos (n = 95) con EHPSSs confirmados mediante angiografía por TC o cirugía durante 1999-2013. Se tuvieron en cuenta variables como la reseña, el tratamiento médico previo, los resultados del análisis de orina, del urolito y del diagnóstico por imagen
  • La mediana de edad de los perros fue de 0,9 años (rango, 0,2-12,6 años). De los 95 perros, 27 (28,4%) y 68 (71,6%) tenían shunt portoazygos y portocava, respectivamente. Se realizó análisis de orina en 79 (83,2%) perros; 29 (36,7%) de los cuales tenían cristaluria (principalmente de urato amónico y cristales de estruvita). Se detectaron urolitos en 34 de 95 (35,8%) de los perros; 16 de los 17 urolitos analizados eran de urato de amonio. Los shunts portoazygos no se asociaron con un aumento significativo de la probabilidad de sufrir litiasis en el momento de la evaluación inicial del EHPSS. Sin embargo, las probabilidades de litiasis era mayor en perros machos, de edad avanzada, y los que recibieron tratamiento médico previo. 
  • El estudio concluye que en los perros con EHPSS, la morfología de la derivación no se asocia con mayor probabilidad de sufrir litiasis en la evaluación inicial. Los perros machos, de edad avanzada, y que hayan recibido tratamiento médico para EHPSS antes de la evaluación inicial, sí que se deberían considerar con mayor riesgo para el desarrollo de litiasis
ABSTRACTS

Incidencia, tiempos y factores de riesgo de la hepatotoxicosis por Azatioprina en perros

Wallisch K, Trepanier LA
J Vet Intern Med 2015

  • El uso de la azatioprina (AZA) en perros está limitado por la aparición de hepatotoxicosis y citopenias. El objetivo del estudio es caracterizar la incidencia, el tiempo y los factores de riesgo de la hepatotoxicosis por AZA en perros, y determinar la relación que hay entre el desarrollo de hepatotoxicosis y citopenias. Se seleccionaron retrospectivamente, desde enero de 2009 hasta diciembre de 2013,  52 perros tratados con AZA y un subconjunto de 34 perros de los que se disponía de valores de las actividades de enzimas hepáticas. 
  • Se observó hepatotoxicosis (definida por un incremento> 2 veces en la ALT sérica) en 5 de 34 perros (15%) con una mediana del momento de inicio de 14 días (rango, 13-22 días). Los perros tenían una mediana de aumento de 9 veces en ALT, y de 8 veces en ALP, que se estabilizó o resolvió con la interrupción del tratamiento o reducción de la dosis. Los pastores alemanes estuvieron significativamente más representados (3 de 5 perros con hepatotoxicosis; P = 0,0017). Se observó trombocitopenia o neutropenia en 4 de los 48 perros en los que había hemograma de seguimiento (8% de los perros), pero que aparecieron significativamente más tarde en el curso del tratamiento (inicio promedio, 53 días; rango 45 a 196 días) en comparación con hepatotoxicosis (P = 0,016). 
  •   Los resultados de este estudio corroboran la vigilancia rutinaria de las enzimas hepáticas que se debe realizar durante las primeras 1-4 semanas de tratamiento con AZA en perros, junto a un seguimiento continuo con hemogramas
ABSTRACTS

Comparación de la endoscopia y de la ecografía en perros y gatos con neoplasia gástrica histológicamente confirmada

Marolf AJ, Bachand AM, Sharber J, et al
J Small Anim Pract 2015

  • Este estudio compara los hallazgos ecográficos y endoscópicos en un grupo de perros y gatos con diagnóstico histológico confirmado de neoplasia gástrica. Se realiza un análisis retrospectivo de casos con ecografía abdominal y endoscopia concurrentes y donde se evalúa la presencia de anomalías de la pared gástrica, y  la ubicación y la aparición del tumor en los dos procedimientos
  • De los 17 perros y 5 gatos incluidos, la ecografía identificó el 50% y la endoscopia el 95% de todas las neoplasias gástricas. El linfoma fue el tumor que más desapercibido pasó por ecografía. En el 36% de los casos hubo acuerdo en la ubicación del tumor entre la ecografía y la endoscopia (kappa de Cohen =. 0 25). Los animales con el intestino delgado normal por ecografía tenían mayor probabilidad de neoplasia gástrica (P =. 0 035). Todos los gatos tenían linfoma (P <. 0 001).
  • El estudio concluye que la ecografía y la endoscopia son útiles para el diagnóstico de la neoplasia gástrica. La endoscopia es más precisa en la identificación de la neoplasia gástrica; Sin embargo, la ecografía puede plantear una sospecha clínica de neoplasia gástrica y representa un método menos invasivo de recolección de información antes de la endoscopia. La presencia  intraluminal de gas gástrico o líquido pueden limitar la capacidad de diagnóstico de la evaluación ecográfica
ABSTRACTS

Estudio prospectivo de la bacteriemia en el síndrome de diarrea hemorrágica aguda en perros

Unterer S, Lechner E, Mueller RS, et al.
Vet Rec 2015

  • En los perros con síndrome de diarrea hemorrágica aguda (AHDS) idiopática, se sabe que padecen una pérdida grave de la integridad de la barrera mucosa intestinal pero no se conoce la incidencia de la translocación bacteriana. Los objetivos de este estudio prospectivo fueron identificar la incidencia de la bacteriemia, evaluar la frecuencia de los acontecimientos sépticos y la influencia de la bacteriemia en varios parámetros clínicos y de laboratorio, la duración de la hospitalización y la supervivencia de los perros con AHDS idiopática. El estudio incluyó a 87 perros con AHDS idiopática y 21 perros sanos como grupo de control. Para evaluar la significación clínica de la translocación bacteriana, se compararon los resultados de los hemocultivos entre los grupos  pacientes y controles. También se compararon los parámetros clínicos y de laboratorio entre los pacientes con hemocultivos positivos y negativos. 
  • No se detectó una diferencia significativa en la incidencia de bacteriemia entre los pacientes con AHDS idiopática (11 por ciento) y perros controles (14 por ciento). Tampoco hubo diferencias  en la gravedad de los signos clínicos, parámetros de laboratorio, duración de la hospitalización o mortalidad entre los perros con AHDS idiopática y hemocultivos positivos o negativos.
  •  Los resultados de este estudio sugieren que la incidencia de bacteriemia en perros con AHDS idiopática es baja y no es diferente de la de los perros sanos control. La bacteriemia no influye en el curso clínico o en la supervivencia y por lo tanto el tratamiento antibiótico no estaría indicado para prevención de la sepsis
ABSTRACTS

Transposición del músculo obturador interno como tratamiento de la hernia perineal en perros: 34 casos (1998-2012)

Shaughnessy M, Monnet E
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 321-326

  • Este estudio evalúa, de forma retrospectiva, el resultado de la transposición del músculo obturador interno en 34 perros con hernia perineal. Se revisaron los registros de perros con hernia perineal tratada quirúrgicamente entre 1998-2012 y se valoraron los métodos de diagnóstico y técnicas quirúrgicas usados. A los perros se les asignaron unas puntuaciones de signos clínicos preoperatorios y postoperatorios y se valoraron las tasas de complicaciones y de recurrencia en el tiempo. La mediana de tiempo de seguimiento fue de 345 días (rango, 22 a 1423 días).
  • Se observaron complicaciones en 10 perros.  Los principales trastornos detectados después de la cirugía fueron, tenesmo (n = 9), disquecia (7), impactación fecal (3), estranguria (2), diarrea (1), infección del tracto urinario (4), hematoquecia (2), incontinencia urinaria (1), y megacolon (1 ). La retroflexión de la vejiga en el momento de la evaluación inicial o en la cirugía no fue un factor de riesgo para las complicaciones (razón de riesgo, 1,72). Un año después de la cirugía, el 51,2% los perros no tenían complicaciones. Tres perros desarrollaron una hernia perineal en el lado contralateral entre 35 y 95 días después de la cirugía. La tasa de recurrencia a 1 año fue del 27,4%. La mediana de tiempo de la recurrencia fue de 28 días después de la cirugía (rango, 2-364 días). El tenesmo postoperatoria fue un factor de riesgo para el desarrollo de una recidiva (razón de riesgo, 2,29).
  • Los autores destacan que, usando la transposición del músculo obturador interno como tratamiento primario de la hernia perineal en los perros, pueden aparecer recurrencias  hasta 1 año después de la cirugía, y que el tenesmo es un factor de riesgo para el desarrollo de una recidiva después del tratamiento