Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Infección hepática por leptospira sin afectación renal en perros

McCallum KE, Constantino-Casas F, Cullen JM, Warland JH, Swales H, Linghley N, Kortum AJ, Sterritt AJ, Cogan T, Watson PJ.
J Vet Intern Med. 2018 Nov 29

  • Actualmente, la hepatitis crónica en perros causada por Leptospira spp. se limitan a series de casos bastante limitadas. La hibridación de fluorescencia in situ (FISH), la cual permite la identificación de espiroquetas en muestras de hígaºdo, puede ayudar a dilucidar el papel de Leptospira spp. en casos de hepatitis crónica. El objetivo del estudio era describir casos de leptospirosis hepática en perros diagnosticados por FISH y PCR subsiguiente, en ausencia de un compromiso renal clínicamente relevante. Se planteó, de forma retrospectiva, una serie de casos que se presentaron o fueron consultados por teléfono en la Universidad de Cambridge entre 2013 y 2016. Los casos se seleccionaron en base a la confirmación histopatológica de hepatitis granulomatosa y a la detección de organismos leptospirales por FISH y PCR (Leptospira interrogans / kirschneri).
  • En todos los casos se observó un aumento de la actividad de las enzimas hepáticas, y FISH en combinación con la PCR confirmaron la infección con L. interrogans / kirschneri. A 4 perros se les repitió la biopsia hepática junto a FISH y PCR 4-15 meses después de la presentación inicial y tratamiento con doxiciclina, y a uno de ellos se le repitieron las muestras en la necropsia. Tres de los perros que se les repitió la biopsia se mantuvieron positivos para la infección por L. interrogans / kirschneri. A la hora de entregar el estudio, 6 perros estaban vivos y 4 fueron eutanasiados como resultado de una enfermedad hepática progresiva.
  • El estudio concluye que la presencia de organismos hepáticos leptospirales puede asociarse con hepatitis granulomatosa crónica sin evidencia clínica de compromiso renal. La serie de casos es pequeña y se necesitarían más estudios para dilucidar el papel etiológico de estos organismos en la enfermedad.

 

ABSTRACTS

Concentraciones séricas de cobalamina y folato como factores de pronóstico en la insuficiencia pancreática exocrina canina: Un estudio de cohortes observacional en 299 perros

Soetart N, Rochel D, Drut A, Jaillardon L.
Vet J. 2019 Jan;243:15-20

  • La insuficiencia pancreática exocrina (EPI) en perros es una afección gastrointestinal que conduce a un deterioro grave de la absorción de nutrientes. La enfermedad se asocia frecuentemente con trastornos vitamínicos, especialmente con respecto a la cobalamina y el folato. Los perros con EPI necesitan un costoso tratamiento de apoyo diario. El objetivo del presente estudio era identificar los factores pronósticos de la EPI en perros, a través de un estudio de supervivencia a largo plazo de 299 perros, teniendo en cuenta datos epidemiológicos, clínicos, biológicos y terapéuticos, prestando especial interés en las concentraciones séricas de cobalamina y folato.
  • Las prevalencias de concentraciones séricas de cobalamina bajas (cobalamina <350 ng / L) y de folato sérico altas (folato> 12μg / L) fue de 67% (200/299) y 55% (164/299), respectivamente. Los perros con hipocobalaminemia en el momento del diagnóstico fueron significativamente mayores que aquellos con una concentración sérica de cobalamina dentro del intervalo de referencia (P <0,001). La hipocobalaminemia en el momento del diagnóstico (P = 0.04), el sexo masculino (P = 0.01), la disminución del apetito en el momento del diagnóstico (P = 0.008) y no recibir tratamiento de reemplazo enzimático (P = 0.003) fueron factores de riesgo significativos e independientes para una menor supervivencia en perros con EPI. En contraste, la hiperfolatemia se asoció con un mejor pronóstico (P = 0.02).
  • Los resultados de este estudio, confirman la importancia de medir las concentraciones séricas de cobalamina y folato en el momento en que se diagnostica la EPI, ya que la hipocobalaminemia se asocia negativamente con el pronóstico, particularmente en ausencia de una concentración de folato en suero alta.

 

ABSTRACTS

Relaciones entre las deficiencias en cobalamina y folatos y anemia en perros

Stanley E, Appleman E, Schlag A, Siegel A.
J Vet Intern Med. 2018 Nov 29.

  • La anemia megaloblástica no regenerativa es una consecuencia bien conocida de las deficiencias de cobalamina o de folato en humanos, pero no se ha reportado en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos. Si se estableciera alguna relación entre la hipocobalaminemia o la hipofolatemia y el trastorno hematológico fomentaría la prueba de vitamina B y la posible suplementación en perros anémicos.
  • El objetivo del estudio era determinar la prevalencia de la anemia en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos e informar de la prevalencia de hipocobalaminemia e hipofolatemia y anemia no regenerativa, macrocitosis y anisocitosis en perros anémicos. Se incluyeron 114 perros con valores de concentraciones séricas de cobalamina y folato, y hemogramas y 42 perros anémicos. Se realizó una comparación retrospectiva de la prevalencia de anemia en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos y normocobalaminémicos o normofolatémicos. De forma prospectiva se realizó la medición de variables eritrocíticas y concentraciones de cobalamina y folato en perros anémicos; Se evaluaron las relaciones entre la hipocobalaminemia y el estado regenerativo, el volumen corpuscular medio y el ancho de distribución de los glóbulos rojos.
  • No se detectaron diferencias significativas en la prevalencia de anemia entre perros hipocobalaminémicos (36%) y normocobalaminémicos (26%; P = .23) o entre perros hipofolatémicos (31%) y normofolatémicos (30%; P = .99). Entre los perros hipocobalaminémicos y normocobalaminémicos, no se detectaron diferencias significativas en la prevalencia de anemia no regenerativa (69% versus 63%; P = .65), macrocitosis (17% vs 0%; P = .53) o anisocitosis (28% vs 0%; P = .14). Los perros anémicos tenían una alta prevalencia de deficiencias de vitamina B (no regenerativa: 64% hipocobalaminémica, 18% hipofolatémica; regenerativa: 57% hipocobalaminémica, 21% hipofolatémica).
  • En este estudio se demuestra que la asociación entre las deficiencias de cobalamina y folato y la anemia macrocítica no regenerativa existente en seres humanos no está presente de forma rutinaria en perros.
ABSTRACTS

Efectos de la terapia inmunosupresora con prednisolona en el tejido pancreático y en la concentración sérica de la lipasa pancreática canina inmunoreactiva en perros sanos

Ohta H, Kojima K, Yokoyama N, Sasaki N, Kagawa Y, Hanazono K, Ishizuka T, Morishita K, Nakamura K, Takagi S, Takiguchi M.
Can J Vet Res. 2018 Oct;82(4):278-286.

  • El objetivo de este estudio fue valorar los efectos de la terapia inmunosupresora con prednisolona en el tejido pancreático y en la concentración sérica de la lipasa pancreática canina inmunoreactiva (cPLI) en perros sanos. Se reclutaron 6 perros beagle sanos y se les administró una dosis inmunosupresora de prednisolona (4 mg / kg), vía subcutánea, una vez al día durante 2 o 3 semanas. Se midió la concentración sérica de cPLI antes y después del tratamiento. Antes y después del tratamiento también se procedió a un examen ecográfico del páncreas y biopsia laparoscópica con posterior examen histopatológico del lóbulo pancreático derecho y del hígado. Mediante PCR se determinó la expresión del ácido ribonucleico mensajero (ARNm) de la lipasa pancreática en páncreas y en hígado.
  • Aunque la concentración sérica de cPLI fue significativamente mayor en el día 14 y en el día de la laparoscopia post-tratamiento, que antes del tratamiento, se clasificó como normal (≤ 200 μg / L) en 5 perros y como anormal (≥ 400 μg / L) en solo 1 perro. Ninguno de los 6 perros mostró signos clínicos de pancreatitis durante el período de estudio. Después del tratamiento, el examen ecográfico del páncreas no mostró cambios a excepción de un páncreas hipoecoico en 1 perro. El examen histopatológico del lóbulo pancreático derecho no mostró evidencia de pancreatitis después del tratamiento en ningún perro. La expresión del ARNm de la lipasa pancreática se detectó en el páncreas, pero no en el hígado, antes y después del tratamiento.
  • En este estudio, la administración de 4 mg / kg al día de prednisolona durante 2 o 3 semanas aumentó la concentración sérica de cPLI sin signos clínicos de pancreatitis. Sólo se observó una concentración anormal de cPLI (≥ 400 μg / l) en 1 perro. No se observó evidencia ecográfica o histológica de pancreatitis en ninguno de los perros

 

ABSTRACTS

Incidencia del diagnóstico de quiloabdomen en perros y gatos y los correspondientes signos clínicos, resultados de pruebas clínicopatológicas y evolución: 53 casos (1984-2014)

Hatch A, Jandrey KE, Tenwolde MC, Kent MS.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Oct 1;253(7):886-892

  • El objetivo del estudio era determinar la incidencia del diagnóstico de quiloabdomen en perros y gatos, y caracterizar y comparar, entre estas especies, los signos clínicos correspondientes, los resultados de las pruebas clínico-patológicas y la evolución. Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de un hospital veterinario universitario entre 1984 y 2014 y se incluyeron 36 gatos y 17 perros en los que se diagnosticó quiloabdomen. Se incluyeron datos sobre la reseña del paciente, signos clínicos en la evaluación inicial resultados de la exploración física, pruebas de diagnóstico y estudios de imagen y la evolución final. Se realizaron análisis de supervivencia, estadísticas descriptivas y comparaciones entre especies. 
  • La incidencia de quiloabdomen en este hospital universitario, durante el período de estudio, fue de 2.0 casos / 100.000 ingresos para gatos y 2.8 casos / 100.000 ingresos para perros. La edad media en el momento del diagnóstico de quiloabdomen en gatos fue de 11,3 años, en comparación con 6,9 años en perros. Los signos clínicos más comunes tanto en perros y gatos fueron letargia (39/51 [76%]) y anorexia (37/51 [73%]), y un menor número de animales (23/53 [43%]) tenían distensión abdominal. El quilotórax fue una comorbilidad común (25/53 [47%]), siendo la neoplasia maligna el diagnóstico subyacente más común (24/53 [45%]). Los análisis de supervivencia incluyeron 44 pacientes; el tiempo medio de supervivencia desde el diagnóstico de quiloabdomen fue de 31 días en general, 8 días para los pacientes con neoplasia maligna y 73 días para los pacientes sin neoplasia. 
  • Este estudio muestra que hay múltiples causas de quiloabdomen en perros y gatos, y que el resultado dependía de la causa subyacente. Debido a esto y la rareza de quiloabdomen, se necesitaría un estudio prospectivo multicéntrico de la progresión de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y el resultado clínico para perros y gatos con quiloabdomen.
ABSTRACTS

Complicaciones intra-abdominales después de realizar anastomosis intestinales mediante suturas o grapas en perros

DePompeo CM, Bond L, George YE, Mezzles MJ, Brourman JD, Chandler JC, Murphy SM, Pike F, Mason DR.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Aug 15;253(4):437-443

  • El objetivo de este estudio fue comparar la incidencia de complicaciones intraabdominales en perros después de una resección intestinal y anastomosis funcional de extremo a extremo con grapas (FEESA) versus anastomosis extremo a extremo con suturas para el tratamiento de lesiones entéricas. Se diseñó un estudio multicéntrico retrospectivo donde se valoraron los registros médicos de 180 perros sometidos a resección intestinal y anastomosis en 3 centros veterinarios privados. Se registraron las variables clínicas preoperatorias, indicación de la cirugía, la técnica quirúrgica (anastomosis con sutura vs FEESA), y la evidencia de fuga en el lugar de la anastomosis (dehiscencia) en el postoperatorio.
  • Las tasas de dehiscencia de las anastomosis con suturas o con grapas fueron 12 de 93 (13%) y 4 de 87 (5%), respectivamente. Las probabilidades de dehiscencia postoperatoria fueron significativamente menores para los perros con FEESAs que para los perros con las anastomosis suturadas (OR, 0,28; intervalo de confianza del 95%, 0,09 a 0,94). Entre los perros que tuvieron que operarse en otra clínica para el tratamiento de dehiscencia intestinal posterior, después de la primera cirugía, hubo otra dehiscencia posterior en 3 de 5 con anastomosis con suturas y en 0 de 11 con anastomosis con FEESAs. Las tasas de dehiscencia variaron significativamente entre las clínicas. Ninguna otra variable se asoció con el riesgo de dehiscencia. Once de los 16 perros con dehiscencia fueron eutanasiados sin cirugía adicional. Se identificó impactación en el sitio de la anastomosis en 3 perros (4 sitios de anastomosis) en los que se habían usado FEESA.
  • Los autores muestran en base a estos resultados, que las probabilidades de dehiscencia fueron significativamente mayores para la anastomosis con sutura que con FEESAs, además los perros sometidos a una primear cirugía por dehiscencia y que se les realizó una anastomosis con sutura, fueron significativamente más propensos a experimentar una dehiscencia posterior. Sin embargo, la variabilidad de los procedimientos y las tasas de dehiscencia entre las clínicas sugiere que se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos. La obstrucción en el sitio de la anastomosis se identificó como una posible complicación a largo plazo usando FEESA.
ABSTRACTS

Ensayo clínico aleatorio controlado con placebo de una nueva formulación de un suplemento de enzimas pancreáticas con recubrimiento entérico microencapsulado en perros con insuficiencia pancreática exocrina

Parambeth JC, Fosgate GT, Suchodolski JS, Lidbury JA, Steiner JM.
J Vet Intern Med. 2018 Sep 17

  • Los suplementos de enzimas pancreáticos para el tratamiento de la insuficiencia pancreática exocrina (EPI) en perros pueden ser sin recubrimiento o con recubrimiento entérico. En este estudio se valora la hipótesis de que los suplementos con recubrimiento entérico pueden ser más ventajosos y superiores a los suplementos sin recubrimiento entérico en perros con EPI clínica. Se incluyeron 11perros con EPI de origen natural que aparentemente estaban libres de otras enfermedades. Se diseñó un estudio clínico aleatorizado, ciego y controlado cruzado que comparó un nuevo suplemento de enzimas pancreáticas con recubrimiento entérico microencapsulado con un producto no recubierto disponible comercialmente en perros con EPI clínica. Se buscaron perros con TLI en suero ≤ 2,5 µg / L en la base de datos del Laboratorio Gastrointestinal para identificar perros con EPI.
  • No hubo diferencia -4.46% (Intervalo de confianza IC 95%: -7.97% - 0.96%; P = .15) en el% de hidrólisis ácida de la grasa fecal (resultado primario) entre la formulación con recubrimiento entérico (mediana: 11.8%; rango 6.4% -17.0%) y el producto de suplemento de enzimas pancreáticos sin recubrimiento (mediana: 17.5%; rango: 5.2% -24.9%) en los 11 perros que completaron el estudio. No hubo diferencias entre tratamiento de otras variables.
  • Aunque este estudio tiene un muy bajo poder estadístico, no se detectó diferencia entre las formulaciones con o sin recubrimiento entérico en estos perros.
ABSTRACTS

Concentraciones hepáticas de cobre en 546 perros (1982-2015)

Strickland JM, Buchweitz JP, Smedley RC, Olstad KJ, Schultz RS, Oliver NB, Langlois DK.
J Vet Intern Med. 2018 Oct 7

  • La hepatitis asociada al cobre (CAH) se viene reconociendo cada vez más en los perros, y actualmente se especula con que los defectos hereditarios en el metabolismo del cobre se han exacerbado por el aumento de la exposición ambiental al cobre. Sin embargo, no se han realizado investigaciones epidemiológicas amplias para investigar las concentraciones cuantitativas de cobre en hígado ([Cu] H) a lo largo del tiempo en perros considerados en riesgo, sean o no, de raza predispuesta a CAH  (raza predispuesta [PB], raza no predispuesta [NPB]). El objetivo del estudio era investigar las [Cu] H en perros y explorar asociaciones temporales, demográficas e histológicas durante un periodo de 34 años. Se evaluaron retrospectivamente 546 especímenes de hígado de historiales de perros en la base de datos del Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de la Universidad Estatal de Michigan que se habían sometido a una evaluación histopatológica hepática. Los casos fueron revisados ​​y clasificados por raza, período de tiempo y presencia o ausencia de hepatitis. Se utilizó espectroscopía de emisión óptica de plasma acoplado inductivamente para determinar las [Cu] H.
  • En el período 2009-2015, la mediana de las [Cu] H fue de 101 μg/g y 313 μg/g mayor que la mediana de las [Cu] H en el período 1982-1988 para los perros NPB y PB, respectivamente (P <.001 para ambas comparaciones). La proporción de perros con [CU] H> 300 μg/g aumentó en las NPB (28% a 49%) y en las PB (48% a 71%) durante estos períodos (P = .002 para ambas comparaciones). La mediana de [Cu] H en perros con hepatitis aumentó 3 veces con el tiempo tanto en las poblaciones NPB (P = .004) como en las PB (P <.001).
  • En base a estos resultados, se sugiere que la identificación más frecuente en los últimos años de CAH en los perros se debe, probablemente,  a los aumentos observados en [Cu] H a lo largo del tiempo. Es importante destacar que los efectos no se limitan a los perros de razas predispuestas.
ABSTRACTS

Incidencia y factores de riesgo para los signos neurológicos después de la atenuación de shunt postosistémico congénito simple en 253 perros

Strickland R, Tivers MS, Adamantos SE, Harcourt-Brown TR, Fowkes RC, Lipscomb VJ.
Vet Surg. 2018 Aug 7

  • El objetivo de este estudio era determinar la incidencia, resultados y factores de riesgo de los signos neurológicos post-atenuación (postattenuation neurological signs: PANS) y convulsiones después de la atenuación de shunts portosistémicos (congenital portosystemic shunts; CPSS) congénito único en perros. De forma retrospectiva Se revisaron los registros médicos de 253 perros con CPSS congénito único tratados por cirugía de un solo CPSS entre febrero de 2000 y julio de 2015. Se revisaron los resultados clínicos preoperatorios y postoperatorios, incluida la aparición de PANS.
  • Veintiocho (11.1%) perros desarrollaron PANS, incluyendo 12 (4.7%) perros con convulsiones. Cinco (17.9%) perros con PANS no sobrevivieron para darles el alta. Los factores de riesgo para PANS incluyeron la presencia de encefalopatía hepática (EH) justo antes de la intervención (P = 0,038, odds ratio [OR] 2,704, IC 1057 a 6922) y la edad (P <0,001, OR 1,476, IC 1223-1780) . Los factores de riesgo para las convulsiones incluyeron la presencia de EH justo antes de la intervención (P = 0,048, OR 3,538, IC 1.013 a 12.363) y aumento de la edad (P = 0,009, OR 1,364, IC 1082-1720). No se halló ninguna asociación entre la localización del shunt portosistémico único (intrahepática o extrahepática) y PANS (P = 0,532) o convulsiones (p = 0,620) en el post-operatorio. Similarmente, la administración preventiva de levetiracetam no influyó en el riesgo de PANS (P = .991) o convulsiones (P = .752).
  • Los autores concluyen que la existencia de EH justo antes de la intervención y una mayor edad en perros con un CPSS congénito único aumentan las probabilidades de desarrollar PANS y convulsiones en la población de perros evaluada. La administración preventiva de levetiracetam no protegió a los perros contra el desarrollo de PANS o de convulsiones. Los autores recomiendan que las cirugías de CPSS congénito único no deberían ser excesivamente retrasadas, y que sería preferible estabilizar los signos clínicos de EH antes de la cirugía para prevenir las convulsiones postoperatorias y PANS.
ABSTRACTS

Manejo médico conservador de la perforación esofágica importante por un cuerpo extraño esofágico en 5 perros

Teh H, Winters L, James F, Irwin P, Beck C, Mansfield C.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2018 Aug 20

  • En este trabajo se describen 5 casos de manejo conservador de perforación esofágica importante en perros por un cuerpo extraño esofágico (esophageal foreign body: EFB). Los signos clínicos en la presentación incluyeron taquicardia, taquipnea y aumento del esfuerzo respiratorio. Antes de la extracción del EFB por endoscopia, se realizó, en todos los casos, una radiografía torácica y se observó, en cada uno de ellos, derrame pleural y mediastínico, sugiriendo perforación esofágica.
  • En la endoscopia, en 4/5 casos, se visualizó un defecto esofágico de todo el grosor completo después de la extracción del cuerpo extraño. El tratamiento incluyó terapia con líquidos cristaloides vía IV, antimicrobianos vía IV, analgesia e inhibidores de la bomba de protones en todos los casos. A 2 perros se les colocó una sonda de gastrostomía endoscópicamente por vía percutánea y 1 perro recibió succinato sódico de prednisolona vía IV debido a una marcada inflamación de la faringe. Las complicaciones después de la extracción del EFB incluyeron neumotórax (n = 2) y neumomediastino (n = 4). Cuatro de los 5 perros sobrevivieron al alta y no tuvieron complicaciones entre 2 y 4 semanas después del alta. Un perro fue eutanasiado como resultado de una neumonía por aspiración después de la extracción del EFB.
  • Tradicionalmente, se ha recomendado el tratamiento quirúrgico de las perforaciones esofágicas. Esto puede ser un procedimiento costoso e invasivo y requiere un alto grado de habilidad quirúrgica. En este trabajo, se describe el manejo conservador de una perforación esofágica importante en 5 perros y discute sobre como el tratamiento médico puede ser una opción de tratamiento viable en perros con perforación del esófago debido a EFB.