Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Aire en los sacos anales en los perros


2001 ECVDI / EAVDI Abstracts

Dennis, R.

 

Objetivo: Ocasionalmente se observa aire en los sacos anales de los perros y en la radiografía pélvica en proyección VD este puede simular una lesión osteolítica del isquión. Este artículo describe la incidencia y la apariencia radiográfica del aire de los sacos anales.

 

Material y método: Se presentó un perro de raza cocker spaniel de 8 años en emergencias de neurología del Animal Health Trust con una historia de 8 semanas de dolor lumbosacro que empeoraba y de una reciente cojera de la cadera derecha. Las radiografías realizadas en el centro de referencia 8 días antes habían mostrado una “lesión ósea pélvica quística”, mayor en la derecha. El perro fue anestesiado para efectuar la radiografía de columna y una mielografía y el examen de las radiografías reveló la persistencia de la “lesión” en el lado derecho, como una radiolucidez de 15 mm de diámetro en o sobre el isquion derecho. Se sospecho de un saco anal con aire y se confirmó mediante la radiografía oblicua VD, las radiografías LL, el vaciado por presión manual de la glándula y la posterior radiografía. El diagnóstico final para los signos clínicos fue una lateralización y extrusión de material calcificado del disco entre la L5-L6 que fue tratado quirúrgicamente. Como consecuencia de este hecho, se valoró la incidencia de la aparición en las radiografías de aire en los sacos anales en las radiografías de cadera VD sometidas al British Veterinary Association’s Hip dysplasia Scoring Scheme.

 

Resultados: En unas 2000 radiografía de cadera estudiadas (con una proporción entre machos y hembras de 1:3), la incidencia de aire en los sacos anales fue de 6,2% en machos (4,5% unilateral y 1,7% bilateral) y 4,9% en las hembras (4,0 % y 0,9 % respectivamente). El aire en los sacos anales eran mimetizados por el grosor normal del isquion o por las sombras de los tejidos blandos en los lados de la base de la cola, aunque estos eran apreciados bilateralmente. La localización de los sacos anales era muy variable pero generalmente se presentaba sobre el isquion o sobre el foramen obturador. Su diámetro se situaba entre los 3 y los 15 mm pero si existía aire en las glándulas, eran de tamaño asimétrico. No existía predominancia de uno u otro lado (derecho o izquierdo). Se asumió que muchos de estos pacientes estaban tranquilizados cuando se realizó la radiografía y es posible que la relajación del músculo y el posicionamiento hubiera facilitado la entrada de aire a los sacos.

 

Conclusiones: El aire en los sacos anales es un hallazgo radiográfico que debería ser reconocido ya que puede asemejarse a una lesión osteolítica. Su significado clínico no se conoce por el momento.

ABSTRACTS

Actividad de la lipasa sérica y concentraciones de la lipasa pancreática inmunoreactiva en perros con insuficencia pancreática exocrina


Steiner JM, Rutz GM, Williams DA.

Am J Vet Res 2006;67:84-87.

OBJETIVO: determinar la actividad de la lipasa sérica y las concentraciones de la lipasa pancreática inmunoreactiva (PLI) en perros con insuficiencia pancreática exocrina (EPI).

ANIMALES: 74 perros sanos y 25 perros con EPI.

PROCEDIMIENTO: El diagnóstico de la EPI se realizó en base a los signos clínicos, la concentración TLI (trypsin like immunoreactivity) sérica baja y la respuesta al tratamiento con enzimas sustitutivos. Se compararon los valores medios de la actividad de la lipasa sérica en ayunas y las concentraciones de PLI sérica entre los dos grupos con un test de la U de Mann-Whitney.

RESULTADOS: La mediana de actividad de la lipasa sérica en ayunas no fue significativamente diferente entre los perros con EPI (366.0 U/L) y perros sanos (294.5 U/L), y solo un perro con EPI tuvo una actividad de lipasa sérica menor al límite más bajo de los rangos de referencia. La mediana de concentración de PLI sérica media fue significativamente más baja en perros con EPI (0.1 microg/L) que en perros sanos (16.3 microg/L). Todos los perros con EPI tenían concentraciones séricas de PLI inferiores al límite bajo de los valores de referencia.

CONCLUSIONES y RELEVANCIA CLÍNICA: La actividad de la lipasa sérica no está limitada al páncreas exocrino en origen, mientras que la PLI sérica se deriva únicamente del páncreas exocrino. A diferencia de las concentraciones séricas de TLI, había un grado pequeño de solapamiento en las concentraciones de PLI entre perros sanos y perros con EPI. La concentración de TLI sérica sigue siendo el test de elección para el diagnóstico de la EPI.

ABSTRACTS

Uso de la terbinafina en el protocolo de tratamiento de Cryptococcus neoformans intestinal en un perro.


G. L. Olsen, K. L. Deitz, H. A. Flaherty, S. R. Lockhart, S. F. Hurst, and J. S. Haynes.
J.Am.Anim Hosp.Assoc. 48 (3):216-220, 2012
 

Este estudio describe un caso clínico de un perro Vizsla, macho sexualmente intacto de 2,5 años de edad con diarrea persistente, pérdida de peso, y panhipoproteinemia. El examen físico  reveló un estado demacrado y melena, y se palpaban dos masas en el abdomen craneal. La hematología y bioquímica sérica mostraron una anemia regenerativa y confirmó la presencia de panhipoproteinemia, sugerente de una enteropatía perdedora de proteínas. En la ecografía abdominal so observaron distintas zonas de pared intestinal engrosadas y agrandamiento de los ganglios linfáticos mesentéricos. La citología de esos ganglios mostró la presencia de estructuras sospechosas de Cryptococcus spp. Se confirmó la infección utilizando un análisis de antígeno. La terapia con anfotericina B y fluconazol no tuvo éxito. Se llevaron a cabo dos procedimientos quirúrgicos para eliminar las zonas afectadas del intestino y los ganglios linfáticos, pero la enfermedad persistía como se evidenciaba por una persistencia elevada del título de antígeno. Se prescribió terbinafina y se obtuvo la resolución completa de los signos clínicos y un título cada vez menor el antígeno de criptococo. Existen muy pocos casos de criptococosis intestinal reportados. En este caso, la infección dio como resultado una enteropatía perdedora de proteínas. Además, este artículo describe el uso de terbinafina en el tratamiento de la infección criptocócica intestinal en el perro, que no se había descrito anteriormente
 

ABSTRACTS

Un estudio longitudinal de diarreas y vómitos en perros jóvenes de razas grandes


B. K. Saevik, E. M. Skancke, and C. Trangerud.
Acta Vet.Scand. 54:8, 2012.

En este estudio se analiza el riesgo de incidencia de diarrea y vómitos en perros grandes, así como posibles factores de riesgo. Se evalúa una cohorte de 585 perros de de cuatro razas: Terranova, Labrador Retriever, Leonberger e Irish wolfhound y se realiza un seguimiento hasta los 24/25 meses de edad. Se observó que la incidencia de la diarrea y el vómito estaba influenciada por la raza. Tanto la diarrea y los vómitos fueron relativamente comunes en perros jóvenes, y se produjeron con mayor frecuencia durante los primeros meses de vida. Después de los tres meses de edad, las probabilidades de diarrea fueron significativamente menores en comparación con el período entre siete semanas a tres meses. La diarrea apareció más en machos que en hembras (OR = 1,42). La incidencia de diarrea fue más frecuente en los perros que también experimentaron episodios de vómitos durante todo el período del estudio (OR = 5,43) y viceversa (OR = 5,50). En la mayoría de los perros los episodios de diarrea y de vómitos no ocurrieron al mismo tiempo. Los perros en las zonas urbanas tenían mayores probabilidades (OR = 1,88) de tener diarrea en comparación con los perros que viven en las zonas rurales. La aparición de la diarrea y el vómito presentaron una variación estacional con mayor incidencia durante los meses de verano.

ABSTRACTS

Regurgitación persistente en cuatro perros con neoplsia esofágica caudal.


Arnell K, Hill S, Hart J, et al
J Am Anim Hosp Assoc 2013;49: 58-63

La neoplasia esofágica es una rara, pero importante consideración a tener en cuenta para la regurgitación aguda y crónica y para el megaesófago en perros. El diagnóstico puede ser difícil, y las opciones de tratamiento son a menudo limitadas. Esta serie de casos describe cuatro perros con regurgitación secundaria a masas esofágicas caudales. Todos los perros se presentaron con regurgitación, y tres de los cuatro perros tenían megaesófago radiográficamente evidente. En todos los perros, los diagnósticos auxiliares revelaron la presencia de una masa de caudal de esofágica, que provocaba obstrucción del esófago, y todas se confirmaron histopatológicamente ser neoplasias. Las respuestas al tratamiento fueron variables, con un perro todavía vivo 37 meses después del diagnóstico, y en el momento de la preparación del trabajo

ABSTRACTS

Los motilides aceleran el tránsito gastrointestinal regional en el perro


Chiba T, Thomforde GM, Kost LJ, Allen RG, Phillips SF

Aliment Pharmacol Ther 14:955-960 (2000)

 

Los motilides tienen unos efectos prokinéticos sobre el tracto intestinal superior durante el ayuno, aumentando la fuerza de las contracciones antrales y estimulando la fase 3 gastroduodenal Sus efectos en el tracto intestinal distal y en un estado postpandrial están menos documentados. El estudio intenta evaluar la respuesta dosis-efecto de la motilina y la eritromicina en el vaciado gástrico y en el tránsito de colon e intestino delgado en el perro. Se observa que la motilina acelera el tránsito del colon pero no el vaciado gástrico o el tránsito del intestino delgado. Las administraciones de dosis únicas o repetidas de motilina tienen efectos similares en el tránsito del colon. La eritromicina acelera el vaciado gástrico y el tránsito del intestino delgado y del colon. Los motilides administrados en estado postpandrial aceleran el tránsito en el intestino distal

ABSTRACTS

Linfoma en la zona marginal esplénica en 5 perros (2001-2008)


Stefanello D, Valenti P, Zini E, Comazzi S, Gelain ME, Roccabianca P, Avallone G, Caniatti M, Marconato L.
J Vet Intern Med 2011;vol 25: 90-93.

 
Este artículo describirá los hallazgos relacionados con linfomas esplénicos de la zona marginal (LEZM)  en un grupo de 5 perros para caracterizar este tipo concreto de linfoma. Recogen los datos clínicos, laboratoriales y el seguimiento de estos casos y comprueban que este tipo neoplaias (derivadas de la zona marginal de los folículos de las células B) parecen tener un carácter indolente y de una progresión lenta que puede beneficiarse de una esplenectomía con o sin quimioterapia, aunque estén en un estadio IV de la enfermedad, incluso cuando algunos de estos pacientes tuvieran una rotura esplénica.
 

ABSTRACTS

Hallazgos en radiografías torácicas preoperatorias en perros con dilatación gástrica-vólvulo (2000-2010): 101 casos.


Green JL, Cimino BD, Agnello KA
J Vet Emerg Crit Care 2012;22: 595-600

El objetivo de este estudio retrospectivo es identificar la incidencia de hallazgos clínicamente significativos en radiografías torácicas preoperatorias de 101 perros con dilatación gástrica-vólvulo (GDV) y determinar si estos hallazgos se relacionan con la supervivencia. Los hallazgos más comunes en las radiografías torácicas preoperatorias incluyeron vena cava pequeña (40%), dilatación esofágica (39%), microcardia (34%), neumonía por aspiración (14%), cardiomegalia (5%), nódulo pulmonar (4%), edema pulmonar (2%), linfadenopatía esternal (1%), y presencia de bullas pulmonares (1%). El 84% de los perros (85 de 101) sobrevivieron al alta. Los perros sin cardiomegalia en el momento de las radiografías torácicas tenía una posibilidad 10,2 veces mayor de sobrevivir. Esta asociación negativa entre la supervivencia y la presencia de cardiomegalia en la radiografía torácica preoperatoria en perros con GDV apoya la necesidad de obtener estas radiografías para poder ofrecer un pronóstico a pesar de la condidión de emergencia quirúrgica del GDV.

ABSTRACTS

Hallazgos ecográficos en la colangitis felina.


Marolf AJ, Leach L, Gibbons DS, Bachand A, Twedt D
J Am Anim Hosp Assoc 2012; 48(1):36-42.

La colangitis es una enfermedad inflamatoria común del sistema biliar en gatos. Hay dos formas principales basados ??en el tipo predominante de los infiltrados de células inflamatorias: linfocítica o neutrofílica. La ecografía es una técnica de imagen común que se utiliza en estos pacientes. En este estudio retrospectivo se evaluaron los exámenes ecográficos de 26 gatos con diagnóstico histológico de colangitis. La mayoría de los gatos con colangitis presentaban el tamaño del hígado, la ecogenicidad, y los sistemas biliares completamente normales. Los cambios ecográficos estadísticamente significativas en los gatos con colangitis incluyeron, un parénquima hepático hiperecogénico, contenidos hiperecoicos en la vesícula biliar, y un mayor tamaño del páncreas. No se observaron cambios ecográficos estadísticamente significativos para distinguir las formas linfocítica y neutrófilca de colangitis. Las características ecográficas de hiperecogenicidad hepática difusa, contenidos en la vesícula biliar y el páncreas aumentado de tamaño pueden sugerir la existencia de colangitis en gatos

ABSTRACTS

Hallazgos ecográficos en gatos con colangitis felina,


J. Marolf, L. Leach, D. S. Gibbons, A. Bachand, and D. Twedt.
J.Am.Anim Hosp.Assoc. 48 (1):36-42, 2012.

La colangitis es una enfermedad inflamatoria común del sistema biliar en gatos. Existen dos formas principales basadas ??en el tipo predominante de los infiltrados de células inflamatorias: linfocítica o neutrofílica. La ecografía es una técnica que se utiliza frecuentemente en estos pacientes. Este estudio retrospectivo evaluó los resultados de las ecografías realizadas a 26 gatos con diagnóstico histológico de colangitis. La mayoría de los gatos con colangitis presentaron normalidad en cuanto al tamaño del hígado, la ecogenicidad, y el sistema biliar. Los cambios ecográficos estadísticamente significativos en  los gatos con colangitis incluyeron un  parénquima hepático hiperecogénico, contenidos hiperecoicos en la vesícula biliar, y páncreas con aumento de tamaño. No se observaron cambios estadísticamente significativos para distinguir las formas linfocítica y neutrofílica de colangitis. El estudio concluye que en gatos, las características ecográficas de hiperecogenicidad hepática difusa, contenidos en la vesícula biliar y el páncreas con mayor tamaño de lo normal, pueden sugerir colangitis