Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

General

ABSTRACTS

Neoplasia histiocítica canina: una visión general.


Fulmer, A. K., Mauldin, G. E.

Can. Vet. J. 48, 1041-1050, 2007.

 

En este artículo se recoge se hace un repaso general de los tumores histiocíticos en el perro, comportamiento biológico, diagnóstico y tratamiento. Las neoplasias histiocíticas caninas incluyen histiocitomas cutáneos, y los sarcomas localizados y diseminados. Tienen un comportamiento biológico variable aunque las lesiones malignas casi siempre tienen un mal pronóstico. La inmunohistoquímica juega un papel esencial en la diferenciación de los tumores histiocíticos de otras neoplasias que pueden tener una apariencia histológica similar. Esto permite un diagnóstico definitivo para establecer y dar una predicción y pronósticos más precisos.

ABSTRACTS

Modificación del tratamiento en al artritis reumatoide felina


Vet Comp Ortho Trauma 18[2]:94-99 May'05

F. Y. Hanna

 

La poliartritis erosiva felina incluye un trastorno más común, la poliartritis perióstica proliferativa y otro más raro, la artritis reumatoide. Durante tres años los autores identifican 12 pacientes con artritis reumatoide felina que no respondieron a la terapia convencional y fueron tratados con 7,5 mg de metotrexato y 70 mg de leflunomide administrado semanalmente vía oral. La media de edad de los gatos era de 5.9 años (rango: 2,5-10). Los gatos siameses estaban sobrerepresentados. El 58% de los gatos (7/12) mostraron una mejora importante normalmente dentro de las primeras 4 semanas. Una vez se obtuvo la mejora máxima se disminuían las dosis. No se observaron toxicidades importantes y no se observó ningún efecto carcinogénico durante el curso del estudio

ABSTRACTS

Micoarditis y vasculitis generalizada asociada con leishmaniosis en un perro.


Torrent E, Leiva M, Segales J, Franch J, Pena T, Cabrera B, Pastor J.

J Small Anim Pract 2005;46:549-552.

 

Se describe en este artículo el caso de una perra bulldog de 3 años con se presentó con una uveitis bilateral, apatía, cojeras, una linfoadenopatía generalizada y un hematoma perivulvar. En la analítica sanguínea se apreció en un principio una anemia no-regenerativa, una gammmapatía monoclonal y un ratio proteina:creatinina urinario elevado. La serología para leishmania dio positivo y se instauró un tratamiento con alopurinol y antimoniato de meglumina. A pesar del tratamiento el estado de la paciente empeoró. Se observó además equismosis cutáneas, distrés respiratorio y, finalmente, una parada cardio-respiratoria. En los estudios histopatológicos post-mortem las muestras de tejidos revelaron una vasculitis generalizada de diversos órganos internos y una severa miocarditis. Se identificaron organismos de leishmania en los tejidos afectados.

ABSTRACTS

Miastenia gravis autoinmune y Disautonomía en un perro.


Gajanayake, I., Niessen, S. J., Cherubini, G. B., Diane, S. G.

J. Small Anim Pract. 49, 593-595, 2008.

Según los autores de este artículo, éste sería el primer caso publicado de la coexistencia de una disautonomia con una miastenia gravis autoinmune en un paciente no-humano. La presencia simultánea podría sugerir una etiología común inmunopatológica. El perro era un bordier collie de dos años que presentaba una breve historia de diarrea, tos, vómitos y estranguria. En la exploración se observaba disnea con un incremento de los sonidos ventrales pulmonares y una vejiga distendida flácidamente. Neurológicamente había pobre respuesta pupilar a la luz, un pobre tono anal y ausencia del reflejo de nausea. Radiográficamente se detectaba un megaesófago y una neumonía por aspiración. Aparecía también, un elevado título de anticuerpos antirreceptor de nicotin-acetilcolona muscular. El perro fue eutanasiado por su grave deterioro clínico. Se realizaron pruebas postmortem que sugerían la disautonomia.

ABSTRACTS

Medición del estradiol plasmático después de una inyección de gonadotrofina como test para detectar perras castradas


Jeffcoate IA, McBride M, Hervey M.J., Aughey E, Vet Rec Vol 146 May 2000 pp 599

 

Actualmente es dificil detectar con un simple test de función ovárica si una perra está castrada o no, ya que se ha visto que la medición de estrógenos, incluso después de la estimulación con GnRH (que en teoría debería aumentar la concentración de estradiol en perras enteras y ser indetectable en perras castradas), no es útil ya que produce concentraciones indetectabeles de estrógenos en el 20% de perras enteras. En este estudio se formaron 2 grupos de perras. A un primer grupo se administró 200 UI de hCG IV para perras de entre 9-15 kg y 300 UI para perras entre 15-20 kg. A las del segundo grupo se les inyectó PMSG 100 UI IV para perras entre 9-15 kg y 150 UI para perras entre 15-20 kg. Se extrajeron muestras de sangre antes de la inyección y a los 90 minutos post-inyección.

 

 

Los resultados muestran que ambas gonadotrofinas estimulan la secreción de estradiol por parte del ovario y no parecen existir ventajas de una respecto a la otra, tampoco en lo que respecta al precio ni presentación. Desde un punto de vista práctico, el consejo sería obtener una muestra basal y otra 90 minutos post-estimulación, y analizar en principio sólo la basal. Si esta muestra tiene altas concentraciones de progesterona y/o estradiol, la perra debería estar entera, pero si hay dudas entonces se debería analizar el estradiol de la segunda muestra. Es importante no fiarse mucho de las concentraciones de progesterona plasmática sólo, ya que el rango en hembras ovariectomizadas ( 0.2- 2 ng/ml) puede caer en el rango de las hembras enteras en anoestro, posiblemente por secreción adrenal

ABSTRACTS

Mastocitoma espinal en un perro


 

Moore LE, Garrett LD, Debey B, Biller DS

J Am Anim Hosp Assoc 2002; 38:67-70.

 

El artículo recoge un caso de una paciente de raza Rottweiler de 6 años que presentaba cojera de la extremidad delantera izquierda y después sufrió tetraparesia a consecuencia de un mastocitoma a nivel de la C6-T1 y que comprimía la médula espinal. El diagnóstico se realizó mediante mielografía cervical y en los hallazgos de la necropsia. No se encontraron evidencias de lesión en ninguna otra localización, y fue considerado un mastocitoma extracutáneo primario, siendo el primero caso publicado de un mastocitoma en esa localización.

ABSTRACTS

Los papeles de Clostridium dificile y Clostridium perfringens enterotoxigenico en la diarrea de los perros


 

J Vet Intern Med 2001; 15:374-378. Weese JS, Staempfli HR, Prescott JF, Kruth SA, Greenwood SJ, Weese HE.

 

En este estudio prospectivo se compararon las heces de perros con diarrea con las heces de perros normales para determinar la presencia de Clostridium dificile, toxinas A y B de C. dificile, C. prefringens, y enterotoxina de C. perfringens (ECP). Las toxinas de C. dificile A, B, o ambas estaban presentes en las heces de 18 de 87 (21%) perros con diarrea y en 4 de 55 (7%) perros normales (p = 0.03), mientras que la ECP estaba presente en las heces de 24 de 87 (28%) perros con diarrea y en 3 de 55 (5%) perros normales (p = 0.01). C. dificile se aislo en 2 de 87 (2%) perros con diarrea pero no se aislo en ninguno de los 55 perros normales, posiblemente debido a la corta supervivencia del organismo en las muestras fecales. C. perfringens se aislo en las heces de 23 de 24 (96%) perros ECP positivos con diarrea, en 52 de 63 (83%) perros ECP negativos con diarrea, y en 39 de 55 (71%) perros ECP negativos sin diarrea. No se encontro ninguna relacion entre el numero de esporas de C. perfringens y la presencia de ECP.

ABSTRACTS

Los ganglioslinfático bucales (lymphonodus buccalis) en perros. Ocurrencia, localización anatómica, características histológicas e implicaciones clínicas


Casteleyn CR, Steen MV, Declercq J, et al.

Vet J. 2007.

 

Este estudio se basa en el seguimiento de 3 perros que se presentaron para un examen clínico de unos nódulos bucales bilaterales que se identificaron como ganglios linfático bucales. Como se conoce muy poco de esta patología se realizaron disecciones anatómicas en 150 perros buscando la presencia de ganglios linfáticos bucales. Se hallaron estos ganglios en 13 perros, en 6 estaban de forma bilateral, y en 7 de forma unilateral. Dos eran bilobulados y uno sólo tenía un lóbulo. Estos ganglios estaban siempre localizados dorsales al músculo zigomático y rostrales al músculo masetero, en la región donde la vena labial superior drena a la vena facial. En la histología se demostró una gran cantidad de tejido adiposo intranodal disperso a través del tejido linfoide, Los ganglios linfáticos bucales caninos son clínicamente importantes ya que pueden aumentar de tamaño por una metástasis de algún tumor o alguna inflamación de la región bucal y no deben confundirse con las glándulas salivares parótida accesoria o la bucal ventral

ABSTRACTS

Leucodistrofia del perro Pastor de Shetland


 

J Vet Intern Med 2001;15:486-493. Wood SL, Patterson JS.

 

Se estudiaron 3 camadas de cachorros Shetland con convulsiones incontrolables o con disfuncion neurologica nacidos de la misma perra y de dos machos distintos. Cuatro cachorros de la primera camada, uno de la segunda y 4 de la tercera tenian degeneracion esponjosa difusa severa de la materia blanca del cerebro y de la columna vertebral. Se sospecho que este sindrome era hereditario y los cachorros se evaluaron con las pruebas diagnosticas al alcance para las leucodistrofias metabolicas, bioquimicas, infecciosas y toxicologicas de humanos y animales. La tomografia computerizada revelo hipomielinizacion difusa en los cachorros afectados. Las autopsias completas, incluyendo histologia y microscopia electronica, sugirieron una leucodistrofia similar a la enfermedad de Canavan en humanos, pero no se detectaron anormalidades en el metabolismo de los aminoacidos y los acidos organicos. La leucodistrofia del perro Pastor de Shetland representa otra enfermedad familiar en la poblacion de esta raza, aunque su etiologia no se ha encontrado.

ABSTRACTS

Integridad postoperatoria de los guantes quirúrgicos veterinarios


Character BJ, McLaughlin RM, Hedlund CS, Boyle CR, Elder SH

J Am Anim Hosp Assoc 2003; 39: 311-320.

 

El trabajo describe el resultado de un curioso estudio que se realizó tomando datos de servicios de cirugía de pequeños animales para determinar la incidencia de guantes defectuosos después de la cirugía y correlacionarlos con los diversos factores que pudieran influir en este estado. La incidencia de guantes defectuosos fue de más de un 20%. Algunos de los factores que se vieron influían en esta tasa fueron que se tratase de cirugías de tejidos no-blandos, que la mano del guante fuese la no dominante, etc. No se encontró en cambio diferencias según la marca de los guantes.