Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Nutrición clínica

ABSTRACTS

Suplementación con cobalamina oral en gatos con hipocobalaminemia: un estudio retrospectivo

Toresson L, Steiner JM, Olmedal G, Larsen M, Suchodolski JS, Spillmann T.
J Feline Med Surg. 2017 Jan 1

  • El objetivo de este estudio fue evaluar retrospectivamente, si la suplementación con cobalamina oral podía restaurar la normocobalinemia en gatos con hipocobalaminemia y signos clínicos de enfermedad gastrointestinal. Se hizo una búsqueda en los registros electrónicos e un hospital veterinario sueco del periodo de diciembre de 2013 a agosto de 2016. Los criterios de inclusión para estos gatos fueron signos clínicos de enteropatía crónica, concentración sérica de cobalamina ⩽250 pmol / l (intervalo de referencia 214-738 pmol / l) y tratamiento oral con comprimidos de cobalamina. Un total de 25 gatos cumplieron los criterios de inclusión. Los gatos fueron tratados con 0,25 mg de comprimidos de cianocobalamina una vez al día y se volvió a medir la concentración sérica de cobalamina 27-94 días después.
  • Después de la administración oral de cobalamina, todos los gatos tenían las concentraciones séricas de cobalamina por encima del intervalo de referencia, siendo 128 pmol / l (111-250 pmol / l) la concentración media de antes del tratamiento, y 2701 pmol / l (738-16,359 pmol / l) después de la suplementación. Esta diferencia fue estadísticamente significativa (P <0,0001).
  • Los resultados del estudio sugieren que la suplementación con cobalamina oral es eficaz para aumentar las concentraciones de cobalamina sérica a valores supranormales en gatos con hipocobalaminemia, por lo que la suplementación con cobalamina oral supondría una alternativa a la administración parenteral. Todavía se necesitarían más estudios prospectivos comparando gatos que están siendo tratados con suplementación parenteral versus oral de cobalamina, y con mayor número de pacientes para poder recomendar la suplementación oral como uso rutinario 
ABSTRACTS

La suplementación de vitamina D vía oral a 5 veces la dosis permitida en las recomendaciones afecta escasamente las concentraciones de 25-hidroxivitamina D en perros

Young LR, Backus RC.
J Nutr Sci. 2016 Jul 29;5:e31

  • Hasta ahora no se sabe mucho sobre cuál es el estado óptimo de la vitamina D en los perros adultos. No existen estudios sobre la suplementación con vitamina D para mejorar el estado de vitamina D en perros adultos. El objetivo de este estudio fue identificar perros con niveles bajos de vitamina D y evaluar la eficacia de una dosis oral de colecalciferol (D3) para aumentar estos niveles de vitamina D. Para ello, se seleccionaron 46 perros, de los cuales 33 (71,7%) tenían unos niveles de 25-hidroxivitamina D (25 (OH) D) menores de 100 ng / ml, el mínimo sugerido anteriormente para definir un nivel suficiente de vitamina D en perros. Posteriormente, 13 perros se inscribieron en un ensayo clínico de suplementación. A estos perros se les administró, diariamente con la comida, bien un suplemento de D3 (n = 7; 2·3 mcg / kg (0·75)) o un placebo de aceite de oliva (n: 6). Se determinaron las concentraciones séricas de 25 (OH) D en las semanas 1, 3 y 6, y al final del ensayo (9-10 semanas).
  • Sólo al final del ensayo (semanas 9-10) el 25 (OH) D fue significativamente mayor (p = 0,05) en los perros suplementados vs perros con placebo. Las concentraciones séricas de 24, 25-dihidroxicolecalciferol determinado al final ensayo fueron aproximadamente el 40% de la de 25 (OH) D3 y no significativamente diferentes entre los grupos. Las concentraciones séricas de la hormona paratiroidea, calcio iónico, Fósforo y creatinina medidos en las muestras iniciales y finales indicaban que la suplementación no causó toxicidad.
  • Los autores concluyen que los suplementos de vitamina D3 a una dosis cercana al límite superior seguro recomendado por el National Research Council, no fue eficaz para elevar rápidamente los niveles de 25 (OH) D en perros adultos sanos. Es necesario seguir trabajando en la evaluación del metabolismo de D3 administrada por vía oral en perros antes de poder hacer ciertas recomendaciones acerca de las dosis.
ABSTRACTS

Palatabilidad y efectos clínicos de un líquido de recuperación oral durante la recuperación de perros con sospecha de enteritis por parvovirus canino

Tenne R, Sullivan LA, Contreras ET, Olea-Popelka F, Twedt DC, Fankhauser J, Mastrianna L, Lappin MR.
Top Companion Anim Med. 2016 Jun;31(2):68-72

  • Los perros infectados con parvovirus canino (CPV) suelen desarrollar una enteritis grave, que requiere terapia de soporte hasta que se puedan tomar alimentos de forma voluntaria y consumo de agua. La suplementación con un líquido de recuperación oral (oral recuperation fluid: ORF) podría ayudar en la recuperación general de CPV. En este estudio se valoran las hipótesis de que los perros con infección natural por CPV preferirían un ORF al agua, y que los perros que consumen el ORF tendrían un retorno más rápido al apetito voluntario y una mejor ingesta calórica durante el período inicial de recuperación, en comparación con los perros que sólo consumen agua.
  • Se incluyeron un total de 28 perros con CPV y se excluyeron los perros que aceptaban comida voluntaria o ingesta de agua en el momento del inicio del estudio. Los perros fueron asignados al azar a un grupo con ORF o a un grupo con sólo agua.  Dos veces al día se ofreció el líquido escogido y si se rechazaba este primer líquido, se ofrecía el otro una hora más tarde. Los perros también recibieron un protocolo de tratamiento de apoyo estandarizado. A partir del día 2, se ofreció una dieta gastrointestinal a todos los perros cada 8 horas intercaladas con los ensayos de ingesta de líquidos.
  • Un total de 40% (6/15) de perros con CPV consumieron el ORF como fluido escogido, y el 31% (4/13) de perros con CPV consumieron agua como fluido escogido (P = 0,71). Para los perros que rechazaron el primer líquido escogido, el 56% (5/9) de los perros que consumían ORF consumieron agua, y el 22% (2/9) de los perros que consumían agua también consumieron ORF (P = .33). Los perros que consumieron el ORF demostraron un retorno más rápido al apetito voluntario (mediana = 1,5 días [rango: 1-3]) en comparación con los que consumieron agua (mediana = 4,25 días [rango: 1,5-5,5], P = 0,01), o ningún líquido (mediana = 2 días [rango: 1,5 - 5,5], P = 0,03). Además, los perros que consumieron el ORF tuvieron una mayor ingesta calórica (mediana = 100% de requerimiento energético en reposo (RER), rango: 61% -100%] comparado con aquellos que consumieron agua (mediana = 19% RER; rango 9% -100%; P = 0,004) o ninguno de los fluidos (mediana = 37% RER, rango: 3 - 100; P = 0,05).
  • Los resultados de este estudio sugieren que algunos perros con CPV pueden consumir de forma voluntaria un ORF durante la fase de recuperación de su enfermedad, y que el consumo de un ORF puede mejorar el retorno más rápido del apetito voluntario, así como un aporte calórico mejorado. Se necesitarían estudios adicionales para evaluar también los efectos añadidos de este ORF durante la recuperación del CPV en particular.

 

ABSTRACTS

Las dietas con pequeñas cantidades de fibra o sin fibra pueden reducir la aparición de úlceras intestinales pequeñas asociadas al uso de drogas antinflamatorias en perros

J Physiol Pharmacol. 2016 Aug;67(4):563-573.
Satoh H, Kondo R, Shinoda T, Idaka S, Ishigami K, Shiotani S.

  • Los recientes avances en las técnicas endoscópicas han revelado que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) causan a menudo úlceras en el intestino delgado en humanos, y no existe actualmente una terapia eficaz. En este estudio, se investigan los efectos que puedan tener el tipo de alimentación y la cantidad de fibra en la dieta (DF) en la formación de úlceras gastrointestinales inducidas por AINEs en perros. Se alimentaron a unos perros con varios tipos de dietas con porcentajes diversos de DF. Se administró indometacina (1 ó 3 mg / kg, PO), ketoprofeno (2 mg / kg, sc) o fulnixina (1 mg / kg, sc) una vez al día, a las 10 de la mañana después de una comida matutina o sin comida matutina, durante 3 - 7 días. 24 h después de la última dosis de estos fármacos se examinaron las lesiones gastrointestinales.
  • Cuando se administró la indometacina (3 mg / kg), durante 7 días después de una comida por la mañana se observaron muchas lesiones en el intestino delgado. Sin embargo, cuando se administró en ayunas, sin la comida de la mañana, las lesiones disminuyeron marcadamente. Todos los AINE administrados después de alimentar a los animales con unas comidas secas regulares que contenían 6% de DF, una vez al día durante 3 días, produjeron muchas lesiones en el intestino delgado. Las lesiones disminuían en perros que recibían dietas con baja DF (1,1%) y aumentaban cunado las dietas tenían alta DF (15,4%). Además, no se observaron lesiones en perros que recibieron una dieta enlatada con DF muy baja (<0,1%), y sí que había lesiones en los perros con dieta enlatada suplementada con celulosa (3 o 10%) pero no con pectina (10%).
  • Los resultados de este estudio sugieren que tanto el estado de alimentación (ayuno o no), como la DF insoluble, como la celulosa en la dieta, desempeñan un papel importante en la formación de lesiones intestinales inducidas por AINES. Además, también se sugiere que una dieta con cantidades escasas de DF puede disminuir los efectos secundarios gastrointestinales asociado con el uso de AINEs.

 

 

ABSTRACTS

El efecto de la dieta renal en asociación con enalaprilo o benazeprilo en la proteinuria en perros con enfermedad renal crónica y proteinúrica

Zatelli A, Roura X, D'Ippolito P, Berlanda M, Zini E.
Open Vet J. 2016;6(2):121-7

  • El tratamiento de la proteinuria en perros disminuye la progresión de la enfermedad renal crónica (ERC); Las dietas renales y los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECAs) son los pilares del tratamiento. Si los diferentes IECAs tienen efectos protectores renales distintos no es del todo conocido, por lo tanto, en este trabajo se plantea la hipótesis de que las dietas renales, y enalaprilo o benazeprilo tienen efectos beneficiosos diferentes en perros con ERC proteinúrica. Se inscribieron 44 perros en el estudio con enfermedad renal crónica con proteinuria (IRIS Etapas 1-4) y fueron alimentados con dieta renal durante 30 días. A partir de entonces, fueron asignados al azar a uno de los 2 grupos. Los perros en el grupo A (n = 22) recibieron enalaprilo (0,5 mg / kg, cada 12 horas) y en el grupo B (n = 22) benazeprilo (0,5 mg / kg, cada 24 h); En ambos grupos, los perros fueron alimentados con la misma dieta renal. Después de la aleatorización, los perros se monitorizaron durante 120 días. En diferentes puntos de tiempo, se compararon, el peso corporal y la condición corporal (BCS), las concentraciones séricas de creatinina, nitrógeno ureico en sangre (BUN), albúmina y proteínas totales, y la ratio proteína-creatinina en orina(UPC).
  • Después de 30 días de dieta renal, la creatinina, BUN y la ratio UPC disminuyeron significativamente (p <0,0001). Si se tenía en cuenta la asignación al azar, el peso corporal, BCS, albúmina, proteínas totales, creatinina y BUN no variaron durante el seguimiento en los 44 perros y no se observaron diferencias entre los grupos A y B. Sin embargo, la ratio UPC del grupo A en los días 60, 90 y 150 fue significativamente menor que en el grupo B y en la comparación con la asignación al azar (p <0,05). En el grupo B no hubo variación con el tiempo.
  • Los autores concluyen que la dieta renal es beneficiosa para disminuir la creatinina, el BUN y la ratio UPC en los perros con ERC proteinúrica. El enalaprilo aminora aún más la proteinuria si se administra junto con una dieta renal.
ABSTRACTS

Condición corporal y evaluación de los hábitos alimentarios en perros y gatos de un centro veterinario de bajo coste y una de práctica general

Sapowicz SA, Linder DE, Freeman LM.
Scientific World Journal. Epub 2016 Sep 18

  • Este estudio evaluó la relación entre la condición corporal (Body Condition Score: BCS) y los hábitos de alimentación para perros y gatos. Entre 2 clínicas se inscribieron 86 gatos y 229 perros. Una de las 2 clínicas era de bajo coste (n = 149) y la otra era una práctica general (n = 166). Se registraron el BCS y el peso corporal. Los propietarios completaron una encuesta que incluía la edad del animal, sexo y raza; datos demográficos del propietario, y las prácticas de alimentación (por ejemplo, la dieta, y la justificación de algunas prácticas de alimentación).
  • Los propietarios de la clínica de bajo coste tenían unos ingresos (P <0,001) y educación (p <0,001) significativamente menores en comparación con los de la práctica general. Los animales de la clínica de bajo coste eran más jóvenes (p <0,001) y los perros eran menos propensos a ser castrados (P <0,001). Globalmente, la prevalencia del sobrepeso fue del 55% (P = 0,083), con una prevalencia significativamente mayor en la práctica general para los gatos (44% frente a 66%; p = 0,046), pero no para los perros (58% frente a 53%; p = 0,230). El análisis multivariado mostró que sólo la castración se asoció significativamente con el BCS (P = 0,004).
  • En este trabajo se resalta, que los veterinarios son la fuente más común de información nutricional, aunque era frecuente una falta de conocimientos precisos de nutrición entre todos los participantes. Los hallazgos apoyan la necesidad de reforzar la comunicación sobre la importancia del BCS y la nutrición óptima, independientemente de la situación socioeconómica de los propietarios
ABSTRACTS

Insuficiencia pancreática exocrina felina: un estudio retrospectivo de 150 casos

Xenoulis PG1, Zoran DL2, Fosgate GT3, Suchodolski JS4, Steiner JM4.
J Vet Intern Med. 2016 Sep 19.

  • Hasta ahora existe poca información sobre la presentación clínica y la respuesta al tratamiento de los gatos con insuficiencia pancreática exocrina (IPE). El objetivo de este estudio era describir de forma retrospectiva la reseña, los signos clínicos, las enfermedades concurrentes y la respuesta al tratamiento de 150 gatos con IPE.
  • Se enviaron cuestionarios a 261 veterinarios, y 150 (57%) fueron devueltos con datos adecuados para el análisis estadístico.
  • El promedio de edad de los gatos con IPE fue 7,7 años. La mediana de la condición corporal fue 3 sobre 9. Noventa y dos de 119 gatos (77%) tenían hipocobalaminemia. Las concentraciones séricas de folato estaban aumentadas en 56 de 119 gatos (47%) y y disminuidas en 6 de 119 gatos (5%). Los signos clínicos incluyeron pérdida de peso (91%), heces sin formar (62%), capa de pelo pobre (50%), anorexia (45%), aumento del apetito (42%), letargo (40%), diarrea acuosa (28%) y vómitos (19%). Ochenta y siete gatos (58%) tenían enfermedades concurrentes. La respuesta al tratamiento en 121 gatos valorados, fue considerada como buena en el 60%, moderada en el 27% y pobre en el 13%. Una TLI (Trypsin-like immunoreactivity) < 4 μg/L se asoció con una respuesta positiva al tratamiento (OR 3.2, IC 95%, 1.5-7.0; P =.004). Además, la suplementación con cobalamina mejoró la respuesta al tratamiento (OR, 3.0, IC 95%, 1.4-6.6; P =.006).
  • El estudio concluye que la Insuficiencia pancreática exocrina en gatos tiene a menudo una presentación clínica diferente que en los perros. El rango de edad para EPI en gatos es amplio y muchos gatos pueden tener ≤5 años de edad. La mayoría de los gatos responde bien al tratamiento apropiado para IPE, y la suplementación con cobalamina parece ser necesaria para obtener una buena respuesta
ABSTRACTS

Influencia de varias fuentes de carbohidratos en las concentraciones sanguíneas de glucosa, insulina y NEFA

Mori A, Ueda K, Lee P, Oda H, Ishioka K, Sako T.
Pol J Vet Sci. 2016;19(2):387-91

  • Los carbohidratos son una fuente importante de energía, que pueden afectar de manera significativa los niveles sanguíneos de glucosa e insulina postprandial en los gatos. Aunque en animales sanos, esto no es una gran preocupación, en los animales obesos y diabéticos, este es una consideración importante. En el presente estudio, se investigó el impacto de cuatro fuentes de carbohidratos diferentes (glucosa, maltosa, almidón de maíz, y trehalosa) en las concentraciones post-prandiales de glucosa sanguínea a corto plazo, insulina y ácidos grasos no esterificados (non-esterified fatty acid: NEFA) en cuatro gatos obesos. A una dieta comercial húmeda, se le añadió cada una de las fuentes de carbohidratos.
  • En estos gatos obesos, se observó una diferencia significativa de los valores AUC (area under the curv:AUC) de la glucosa postprandial, la insulina, y los NEFA entre cada fuente de hidratos de carbono. La glucosa y la maltosa indujeron los valores post-pandriales AUC más altos de glucosa e insulina, mientras que la trehalosa indujo los valores AUC más bajos postprandiales de glucosa e insulina entre todas las fuentes de hidratos de carbono. La trehalosa presentó un mayor riesgo de inducir efectos secundarios, tales como diarrea, en comparación con las otras fuentes de carbohidratos.
  • Por lo tanto, diferentes fuentes de carbohidratos parecen tener un impacto muy significativo sobre la glucemia postprandial y el posterior requerimiento de insulina en gatos obesos. Estos resultados podrían ser útiles cuando se selecciona una dieta de prescripción para los gatos obesos o diabéticos. Además, la maltosa parece ser capaz de inducir hiperglucemia postprandial experimentalmente en gatos obesos, lo que podría servir como una buena herramienta para comprobar, en futuros experimentos, el impacto y la efectividad de los fármacos hipoglucemiantes orales de nuevo desarrollo o suplementos para gatos.
ABSTRACTS

Diagnóstico de prediabetes en gatos: puntos de corte de la concentración de glucosa para la alteración de la glucosa en ayunas y la alteración de la tolerancia a la glucosa

Reeve-Johnson MK, Rand JS, Vankan D, Anderson ST, Marshall R, Morton JM.
Domest Anim Endocrinol. 2016 May 26;57:55-62

  • En gatos, la diabetes se diagnostica normalmente cuando se presenten signos clínicos de forma evidente y todavía no se han definido los criterios de diagnóstico para la prediabetes.
  • El objetivo de este estudio fue establecer la metodología y los puntos de corte, para las concentraciones sanguíneas de glucosa en ayunas y a 2 horas, en gatos sanos senior (≥8 años) utilizando muestras del oído / de la pata y un medidor de glucosa portátil calibrado para sangre felina.
  • Se seleccionaron 78 gatos, de los cuales 27 tenían un peso ideal (condición corporal o body condition score [BCS] 4 o 5 de 9), 31 con sobrepeso (BCS 6 o 7), y 20 obesos (BCS 8 o 9); 19 eran de raza Birmania y 59 no lo eran. Después de un ayuno de 18 a 24 horas y una medición de glucosa en sangre del oído/pata usando un medidor de glucosa portátil, se administró glucosa por vía intravenosa (0,5 g / kg de peso corporal) y se midió la glucosa en sangre a los 2 min y a las 2 h. Los puntos de corte para las concentraciones de glucosa en ayunas y a las 2 horas se definieron como el límite superior de los intervalos de referencia del 95% usando gatos con BCS 4 o 5.
  • El punto de corte superior para la glucosa en ayunas fue de 6,5 mmol / L. De los gatos con sobrepeso y obesidad, 1 (BCS 7) estaba por encima de este punto de corte, lo que indicaba evidencia de alteración de la glucosa en ayunas. El punto de corte para la glucosa a las 2 horas fue de 9,8 mmol / L. Un total de 7 gatos (4 con BCS 8 o 9, incluyendo 1 de Birmania; 3 con BCS 6 o 7, no de Birmania) estaban por encima de este punto de corte y por lo tanto tenían evidencia de alteración de la tolerancia a la glucosa.
  • En conclusión, en este estudio se definen la metodología y los puntos de corte para el diagnóstico de prediabetes, para su uso en gatos sanos de 8 años o más, con diferentes rangos de BCS.
ABSTRACTS

Evaluación en el tiempo de la pérdida de peso en gatos con enfermedad renal crónica

Freeman LM, Lachaud MP, Matthews S, Rhodes L, Zollers B.
J Vet Intern Med. 2016 Aug 16

  • Los gatos con enfermedad renal crónica (ERC) es frecuente que presenten una condición corporal delgada y pérdida de peso. Sin embargo, no se han valorado del todo la evolución en el tiempo y la progresión de la pérdida de peso, antes y después del diagnóstico. Este trabajo describe la pérdida de peso en gatos con ERC, antes y después del diagnóstico y la relación que puede tener con la supervivencia. Se valoraron un total de 569 gatos (55,5% hembras y 44,5% machos) con ERC provenientes de a partir de 6 centros veterinarios de los que se disponía de datos sobre a etapa IRIS en la que se encontraban, edad, fecha de diagnóstico de ERC, y al menos dos mediciones de peso corporal.
  • La mediana de edad al momento del diagnóstico fue de 14,9 años (rango: 5.0-22.8 años). Los gatos se clasificaron en el momento del diagnóstico como IRIS 1 (n = 34 [6%]), IRIS 2 (n = 345 [61%]), IRIS 3 (n = 141 [25%]), e IRIS 4 (n = 49 [9%]). La mediana de peso corporal al momento del diagnóstico fue de 4,2 kg (rango, 1.6 a 9.9 kg). Los gatos perdieron un promedio del 8,9% del peso corporal en los 12 meses anteriores al diagnóstico, pero la pérdida de peso ya estaba presente 3 años antes del diagnóstico y se aceleró después del diagnóstico de la ERC. Los gatos con un peso <4,2 kg en el momento del diagnóstico tuvieron un tiempo de supervivencia significativamente más corto en comparación con los gatos ≥ 4,2 kg (P <.0001).
  • Los autores concluyen que en gatos, se puede detectar la pérdida de peso antes del diagnóstico de la ERC, ésta se acelera después del diagnóstico, y está asociada a una supervivencia más corta. El seguimiento de peso corporal puede ser de ayuda en el diagnóstico precoz de la ERC.