Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Oncología

ABSTRACTS

Caracterización histoquimica del carcinoma prostático canino y su correlación con la castración y el momento de la castración


Sorenmo, K. U., Goldschmidt, M., Shofer, F., Goldkamp, C. & Ferracone, J.

Veterinary and Comparative Oncology 1 (1), 48-56. (2003)

 

El objetivo de este estudio era de caracterizar el cáncer de próstata canino usando técnicas inmunohistoquímicas específicas para tejidos acinar y urotelial/ductal y correlacionar estos resultados con el estado de castración/tiempo de castración. El estudio incluye 70 perros con cáncer de próstata. El 71 % fue castrado y el 29 % estaban intactos. Comparado con una población de control emparejada por la edad, los perros castrados tenían un mayor riesgo de cáncer de próstata, con un ratio de odds de 3.9. En 58 casos se hicieron tinciones inmunohistoquímicas; en 46/58 fueron positivos para cytokeratin 7 (CK 7) (origen ductal/urotelial) y uno de los 58 se tiñó positivo el antígeno específico de próstata. Los perros con tumores positivos a CK7 eran más jóvenes cuando estaban castrados (2 años) que los perros con tumores CK7 negativo (7 años) (P = 0.03); los perros castrados a los 2 años de edad tenían mayor probabilidad de ser CK positivos (P= 0.009). Estos resultados muestran que la mayoría de los carcinomas prostáticos caninos son de origen ductal/urotelial, y andrógenos-independientes. Esto concuerda con los estudios epidemiológicos que muestran un mayor riesgo en perros castrados. El cáncer de próstata canino, por lo tanto, puede no ser un modelo realista para la enfermedad humana

ABSTRACTS

Aspectos clínico-patológicos de los plasmocitomas cutáneos y mucocutáneos caninos


 

J Vet Med A Physiol Pathol Clin Med 49[6]:307-12 2002 Aug

Cangul IT, Wijnen M, Van Garderen E, van den Ingh TS

 

En este estudio se investigan los aspectos clínico-patológicos de 63 plasmocitomas cutáneos y mucocutáneos. La localización más frecuente fue la piel del tronco y piernas. La raza más afectada fue el Yorkshire terrier (n=8), además, los machos estaban más afectados que las hembras (36 machos y 23 hembras). Según su tipo celular los plasmocitomas más frecuentes fueron los del tipo blástico monomorfo (n=21), el tipo cleaved (n=19), y del tipo asíncrono (n=11). Se observaron depósitos amiloides en 8 casos. Todos los tumores fueron positivos en la tinción inmunohistoquímica para cadenas ligeras lambda monoclonales, sin embargo para ciclina D1, que es un marcador de pronóstico en medicinahumana, solo se consideró lo suficientemente positivo en un caso, y en cambio fue positivo en 3 de los 6 casos de mieloma múltiple. El pronóstico de los plasmocitomas (muco)cutáneos fue bueno en todos los perros excepto en uno que desarrolló un linfoma. No se observó un relación clara entre el tipo celular del tumor y su localización, la presencia de amiloide o el pronóstico.

ABSTRACTS

Análisis de la supervivencia de 97 gatos con linfoma nasal: Un estudio retrospectivo multicéntrico (1986-2006)


S.M. Haney, L. Beaver, J. Turrel, C.A. Clifford, M.K. Klein, S. Crawford, J.M. Poulson, and C. Azuma

J Vet Intern Med 2009;23:287–294

 

Introducción: El linfoma nasal felino (LNF) es un trastorno para el que todavía no existe un protocolo de manejo. Este estudio valora si hay diferencias en los tiempos de supervivencia en gatos con LNF tratados con diferentes terapias como, radioterapia sola (RT), quimioterapia sola, o RT mas quimioterapia. También se intenta identificar potenciales variables de pronóstico que influyan a la supervivencia. Los gatos fueron agrupados según la modalidad de terapia en: RT y quimioterapia (n=60) , RT sola (n=19), o quimioterapia sola (n=18). Se identificó a la anemia como variable de pronóstico negativa, y la respuesta completa a la terapia y la dosis total de radiación como variables de pronóstico positivas. El estudio concluye que no hay diferencias significativas en los tiempos de supervivencia entre los tres grupos de tratamiento. También se sugiere que la adición de dosis mayores de RT al protocolo de tratamiento puede controlar la enfermedad a nivel local y por lo tanto afectar a la supervivencia

ABSTRACTS

Amputación parcial del pie en 11 perros


Julius M. Liptak, William S. Dernell, Scott A. Rizzo, Stephen J. Withrow

Jour of the Am An Hosp Assoc 41:47-55 (2005)

 

El estudio evalúa 11 perros con tumores malignos de los dedos y los pies que fueron tratados con amputación parcial del pie. La amputación parcial del pie implicaba la amputación de uno o ambos dedos centrales. En todos los perros hubo cojera. En 8 perros, esta cojera se resolvió en una media de 37 días del postoperatorio. En los tres perros restantes, la cojera mejoró, pero no se resolvió. El control de tumor fue excelente, sin evidencia de recurrencia local en 10 perros. Un perro sufrió la amputación de miembro. Basado en estos resultados, los autores recomiendan la amputación parcial del pie en el manejo de los tumores malignos de la zona en los que se deban amputar más de un dedo para conseguir unos márgenes quirúrgicos adecuados

ABSTRACTS

Adenocarcinoma y leiomiosarcoma gástricos caninos: un estudio retrospectivo de 21 casos


 

Swann HM, Holt DE J Am Anim Hosp Assoc 2002; 38:157-164.

 

Este estudio retrospectivo recoge el curso de la enfermedad, el tratamiento y el desenlace de la historia clínica de 21 perros que sufrían adenocarcinoma o leiomiosarcoma gástricos. Se exponen las características, el peso, el diagnóstico, la localización del tumor, los signos clínicos, los procedimientos radiográficos, la quimioterapia, la duración del seguimiento, el desenlace, la causa de la muerte, la frecuencia de metástasis y los lugares de metástasis y el método de detección de la neoplasia. El pronóstico a largo plazo de la mayoría de los pacientes era pobre debido a la presencia de una enfermedad avanzada, pero la resección quirúrgica aliviaba la obstrucción del tracto de salida en el período inmediato a la cirugía.

ABSTRACTS

Adenocarcinoma pulmonar con metástasis ósea osteoblástica en un gato.


M. Nakanishi, M. Kuwamura, M. Ueno, K. Yasuda, J. Yamate, and T. Shimada.

J.Small Anim Pract. 44 (10):464-466, 2003.

 

El artículo describe el primer caso publicado de un gato de 12 años con un adenocarcinoma pulmonar con metástasis osteoblástica. El paciente presentaba depresión y disnea como sintomatología clínica y la radiografía torácica y una tomografía computerizada evidenció un hidrotórax además de masas sólidas que afectaban al esternón, las costillas y las vértebras torácicas. El estudio histológico de las muestras recogidas en la necropsia reveló la presencia de una proliferación neoplásica de células epiteliales en los pulmones, con una gran cantidad de colágeno y de depósitos de la colesterina.

ABSTRACTS

Adenocarcinoma mamario felino: el tamaño del tumor como indicador de pronóstico


 

Can Vet J 43[1]:33-7 2002 Jan

Viste JR, Myers SL, Singh B, Simko E

 

Los carcinomas y adenocarcinomas mamarios (ACsM)son relativamente habituales en gatos. El tiempo de supervivencia post-exéresis quirúrgica de los gatos afectados, es inversamente proporcional al tamaño del tumor. Pero existe una enorme variabilidad en el tiempo medio de supervivencia según los diferentes tamaños de los tumores. Esta variabilidad disminuye la utilidad como valor de pronóstico de los datos propuestos hasta. En este estudio, los gatos con ACsM mayores de 3 cm de diámetro tienen una media de supervivencia de 12 meses, mientras que los gatos con ACsM menores de 3 cm de diámetro tienen una media de supervivencia de 21 meses. Respecto a los gatos con tumores menores de 3 cm de diámetro, los tiempos de supervivencia abarcaban desde los 3 a los 54 meses. Por lo tanto, en estos gatos el tamaño del tumor sólo, es de un valor pronóstico limitado. En cambio, en gatos con ACsM mayores de 3 cm de diámetro el tamaño del tumor tiene un mayor valor de pronóstico, ya que en este estudio, al igual que en otros estudios, estos gatos tienen una media de supervivnecia entre 4 y 12 meses.

ABSTRACTS

Adenocarcinoma de sacos anales con metástasis en un perro con parálisis aguda


Brisson BA, Whiteside DP, Holmberg DL.

Can Vet J 2004;45:678-681.

 

El artículo describe un curioso caso de una hembra terrier de 4 años que se presentó con una paresia del tercio posterior que rápidamente evoluciono a una parálisis. La causa era una metástasis de un adenocarcinoma de los sacos anales que se llegó a diagnosticar postmortem. Se habían realizado radiografías de columna que revelaban un colapso vertebral y lisis del hueso. La mielografía confirmó la compresión de la médula espinal y la exploración quirúrgica halló una masa de tejido blando extradural.