Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Oncología

ABSTRACTS

Hemangiosarcoma apendicular primario y osteosarcoma telangiectático en 70 perros: un estudio retrospectivo de la Veterinary Society of Surgical Oncology

Giuffrida MA, Kamstock DA, Selmic LE, Pass W, Szivek A, Mison MB, Boston SE, Fox LE, Robat C, Grimes JA, Maritato KC, Bacon NJ.
Vet Surg. 2018 Jul 26

  • El objetivo de este estudio es definir y comparar las características clínicas del hemangiosarcoma apendicular primario (HSA) canino y del osteosarcoma telangiectático (tOSA), incluyendo la señalización, la presentación, la respuesta al tratamiento y el pronóstico. Se diseñó un estudio retrospectivo multiinstitucional que incluyó 70 perros, bien con HSA apendicular primaria o con tOSA. Se obtuvieron los datos de los pacientes de los registros médicos de todas los centros. A todos los tejidos se aplicaron técnicas de inmunohistoquímica para establecer el tipo de tumor. Se describieron y compararon por tipo de tumor las características de los pacientes, las respuestas al tratamiento y los resultados.
  • Se identificaron 41 HSA y 29 tOSA. Los perros con HSA eran más propensos a ser machos y tener tumores en las extremidades posteriores que los perros con tOSA. El 78% de los HSA aparecieron en las extremidades posteriores, particularmente en la tibia. Los perros con tOSA pesaron una mediana de 9.9 kg (IC del 95%: 4.6-15.3) más que los perros con HSA. La mayoría de los perros recibieron tratamiento antineoplásico, predominantemente amputación con o sin quimioterapia adyuvante. La supervivencia global con el tratamiento local y la quimioterapia fue de 299 días (95% CI 123-750) para HSA y 213 días (95% CI 77-310) para tOSA. Ser más joven y un tratamiento más agresivo se asociaron con una mayor supervivencia en perros con HSA pero no con tOSA. Las tasas de supervivencia a un año no difirieron entre los perros con HSA (28%) y aquellos con tOSA (7%).
  • En este estudio se identificaron características clínicas distintas entre el HSA y tOSA en esta población de perros. Ambos tumores fueron agresivos, con una alta incidencia de metástasis pulmonares. Sin embargo, el tratamiento local combinado con quimioterapia condujo a una supervivencia promedio de 7 meses para tOSA y 10 meses para HSA. El HSA se debería considerar como un diagnóstico diferencial en perros con lesiones óseas líticas agresivas, particularmente perros de tamaño mediano con lesiones tibiales. Los HSA tiene una presentación clínica típica, pero una respuesta terapéutica y un resultado similares al tOSA. La amputación y la quimioterapia parecen prolongar la supervivencia en algunos perros con HSA y tOSA.

 

ABSTRACTS

Linfoma de células T en perros tratado con un protocolo de quimioterapia a base de lomustina, vincristina, procarbazina y prednisolona en 35 perros

Morgan E, O'Connell K, Thomson M, Griffin A.
Vet Comp Oncol. 2018 Aug 16

  • En perros, el linfoma de células T se entiende que tiene un peor pronóstico en comparación con su el de células B. El protocolo de tratamiento de primera línea para el linfoma canino a base de ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisolona está actualmente ampliamente aceptado.  Existen varios estudios que investigan protocolos alternativos para el linfoma de células T. En este estudio se investiga el uso de un protocolo modificado de lomustina, vincristina, procarbazina y prednisolona como tratamiento de primera línea en 35 perros con linfoma de células T.
  • El tiempo medio de supervivencia libre de progresión (Median progression free survival: PFS) para los 35 perros fue de 431 días, que consistió en una PFS de 6 meses, 1 año, 2 años y 3 años en el 69%, 54%, 29% y 12%, respectivamente. La mediana del tiempo de supervivencia (MST) fue de 507 días. En 29 perros hubo una respuesta completa y tuvieron una mediana de tiempo de PFS de 509 días. En total, 30 perros experimentaron eventos adversos durante el protocolo, con un 73% de grado 1 o 2.
  • En comparación con otros estudios previos, este protocolo ha demostrado una mediana de tiempo de PFS y MST mayores, y por lo tanto los autores sugieren su uso como un protocolo de quimioterapia de primera línea contra el linfoma de células T canino.
ABSTRACTS

Linfoma del sistema nervioso central en 18 perros (2001-2015)

LaRue MK, Taylor AR, Back AR, Lindley SE, Boudreaux BL, Almond GT, Shores A, Brawner WR, Smith AN.
J Small Anim Pract. 2018 Jul 19.

  • En este estudio se investiga la evolución de los perros con linfoma del sistema nervioso central. Se realizó un estudio observacional retrospectivo multicéntrico mediante la revisión de los registros médicos de 18 casos de linfoma del sistema nervioso central de siete centros veterinarios.
  • El diagnóstico de linfoma se realizó mediante análisis de líquido cefalorraquídeo, histopatología, citometría de flujo del líquido cefalorraquídeo y citologías de líquido cefalorraquídeo, nódulos linfáticos o bazo con imágenes correlacionadas. Un total de 15 de 18 perros recibieron un tratamiento específico que no fue prednisona. Tres perros se sometieron a quimioterapia y radioterapia después de descompresión quirúrgica, cinco perros se sometieron a quimioterapia, dos perros se sometieron a radioterapia después de descompresión quirúrgica, tres perros se sometieron a quimioterapia después de descompresión quirúrgica y dos perros se sometieron a radioterapia y quimioterapia. Solo un perro recibió prednisona y dos perros no recibieron ningún tratamiento. En general, el tiempo de supervivencia promedio fue de 171 días (rango de 1 a 1942 días).
  • Los autores muestran los perros que reciben cualquier tipo de tratamiento para el linfoma del sistema nervioso central vivieron más que los casos descritos anteriormente en otros informes. Se necesitan más estudios para dilucidar la importancia de las modalidades de tratamiento específicas.

 

ABSTRACTS

Comparación entere la tinción May-Grünwald-Giemsa y tinciones rápidas en aspirados con aguja fina de mastocitomas: Implicaciones diagnósticas y de pronóstico

Sabattini S, Renzi A, Marconato L, Militerno G, Agnoli C, Barbiero L, Rigillo A, Capitani O, Tinto D, Bettini G.
Vet Comp Oncol. 2018 Jul 1

  • Los mastocitomas (MCT) se diagnostican a menudo por citología en base a la identificación de gránulos intracitoplásmicos color púrpura con tinciones tipo Romanowsky, incluido May-Grünwald-Giemsa (MGG). En la práctica clínica, suelen usarse tinciones rápidas (TR), pero los gránulos de los mastocitos pueden no teñirse adecuadamente. El objetivo de este estudio prospectivo era investigar la frecuencia de la hipogranularidad de los MCT en las TR y sus posibles implicaciones en la identificación del tumor, en la evaluación de la clasificación citológica y en el reconocimiento de enfermedad metastásica ganglionar. En el estudio se incluyeron preparaciones citológicas de MCT caninos primarios y ganglios linfáticos metastásicos posteriormente confirmados histológicamente. Para cada caso, se tiñeron frotis tanto con MGG como con TR y se evaluaron comparativamente.
  • Once de 60 (18.3%) MCT primarios fueron hipogranulares en las TR; 9 de ellos eran tumores de alto grado histológico y en 3 casos (5%) no se pudo realizar un diagnóstico definitivo de MCT. La precisión en la evaluación de clasificación citológica (85%) no difirió entre TR y MGG. Trece de 28 (46.4%) ganglios linfáticos metastásicos fueron hipogranulares con en las TR y 3 observadores independientes no pudieron identificar metástasis de MCT  nodal en 7% a 18% de los frotis teñidos en las TR.
  • Este estudio confirma que, en algunos casos, las TR pueden ser ineficaces respecto a la tinción de gránulos de MCT, particularmente en tumores de alto grado, lo que hace que el diagnóstico dependa más de la experiencia y la calidad de las preparaciones. En casos dudosos, se deberían realizar tinciones de MGG. Los autores también desaconsejan el uso de la TR para la búsqueda de metástasis ganglionares, ya que la identificación de mastocitos aislados puede ser más difícil.
ABSTRACTS

Análisis de supervivencia en perros con carcinoma pulmonar primario tratados con metronómica de ciclofosfamida, piroxicam y talidomida

Polton G, Finotello R, Sabattini S, Rossi F, Laganga P, Vasconi ME, Barbanera A, Stiborova K, Rohrer Bley C, Marconato L.
Vet Comp Oncol. 2018 Mar 6

  • El carcinoma pulmonar primario (CPP) irresecable o metastásico (avanzado) representa un desafío terapéutico donde puede estar contraindicada la cirugía y el papel terapéutico de la quimioterapia de dosis máxima tolerada (DMT) sigue siendo incierto. Este estudio se realizó para explorar el impacto de la quimioterapia metronómica (metronomic chemotherapy: MC) en perros con CPP avanzado. Se buscaron y se incluyeron perros con CPP avanzado (T3 o N1 o M1) que no hubieran recibido tratamiento previo, que tuvieran análisis completo de estadificación y datos de seguimiento, que recibieron como tratamiento MC (de dosis bajas de ciclofosfamida, piroxicam y talidomida), cirugía, quimioterapia DMT o ningún tratamiento oncológico. Para todos los pacientes, se evaluaron el tiempo hasta la progresión (time to progression: TTP) y el tiempo de supervivencia (TS). La calidad de vida (CdV) solo se evaluó en pacientes que recibieron MC. Para evaluar la CdV, a los propietarios de perros que recibían MC se les pidió que completaran un cuestionario antes y durante el tratamiento. Se incluyeron 91 perros: 25 recibieron MC, 36 fueron tratados con cirugía, 11 con DMT y 19 no recibieron tratamiento.
  • La CdV mejoró en perros que recibieron MC. La mediana del TTP fue significativamente más prolongada en los pacientes que recibieron MC (172 días) que en los pacientes sometidos a cirugía (87 días), que recibieron DMT (22 días) o que no recibieron tratamiento oncológico (20 días). La mediana del TS fue algo mayor en los pacientes que recibieron MC (139 días) que en los que se sometieron a cirugía (92 días), la quimioterapia DMT (61 días) y ningún tratamiento oncológico (60 días).
  • Los autores concluyen que, en perros con CPP avanzado, la MC logró un beneficio clínico cuantificable y sin riesgo o toxicidad significativos. Proponen que la MC sea una alternativa potencial a otros enfoques ya reconocidos de manejo de estos animales.
ABSTRACTS

Neoplasias endocrinas concurrentes en perros y gatos: un estudio retrospectivo (2004-2014)

Beatrice L, Boretti FS, Sieber-Ruckstuhl NS, Mueller C, Kümmerle-Fraune C, Hilbe M, Grest P, Reusch CE.
Vet Rec. 2018 Mar 17;182(11):323

  • La neoplasia endocrina múltiple (MEN) es un síndrome bien conocido en medicina humana, mientras que en perros y gatos solo se han reportado algunos casos de estas neoplasias endocrinas concurrentes. El objetivo de este estudio fue evaluar la prevalencia de neoplasias endocrinas concurrentes en perros y gatos, identificar posibles predisposiciones de raza y sexo e investigar similitudes con síndromes tipo MEN en humanos. Se revisaron los informes post mortem de 951 perros y 1155 gatos que murieron o fueron sacrificados en la Clínica de Medicina Interna de Pequeños Animales de la Universidad de Zurich entre 2004 y 2014. En el estudio se incluyeron animales con al menos dos neoplasias endocrinas y / o hiperplasias concurrentes. Un total de 20 perros y 15 gatos cumplieron los criterios de inclusión.
  • En perros, las glándulas suprarrenales fueron las más comúnmente afectadas. Las combinaciones de tumores más comunes fueron tumores múltiples afectando a las glándulas suprarrenales y la asociación de estos tumores con adenomas hipofisarios. Solo un perro tenía una combinación que se asemejaba al síndrome humano tipo 1 de MEN (adenoma pituitario e insulinoma). En los gatos, las glándulas tiroides fueron las más comúnmente afectadas y no hubo similitudes con los síndromes tipo MEN humanos. La prevalencia de neoplasias endocrinas concurrentes fue del 2,1% en perros y del 1,3% en gatos. Los síndromes similares a los tipos MEN humanos son muy raros en estas especies
ABSTRACTS

Prevalencia de proteinuria en una población oncológica canina

Prudic RA, Saba CF, Lourenço BN, Bugbee AC.
J Small Anim Pract. 2018 Apr 2

  • El objetivo de este estudio prospectivo era evaluar la prevalencia puntual de proteinuria en perros que se presentaron por primera vez un Servicio de Oncología Universitario. Se incluyeron 60 perros que atendieron al hospital con diagnóstico confirmado de cáncer y se excluyeron los animales que tenían alguna neoplasia del tracto urinario inferior. Se registró la reseña de cada perro, el diagnóstico de cáncer, los tratamientos previos contra el cáncer, los medicamentos actuales y el historial de viajes. Se midieron los valores analíticos de función renal, electrolitos, hematocrito, proteínas totales, presión arterial sistólica, análisis de orina, ratio proteína:creatinina en orina y evaluación del fondo ocular y retina. Se definieron no proteinuria, proteinuira borderline y proteinuria manifiesta con valores de ratio proteína:creatinina en orina  <0, 2, ≥0,2- <0,5 y ≥0,5, respectivamente. En perros con sedimentos de orina activos o proteinuria manifiesta se realizaron cultivos de orina.
  • Se detectaron 29 perros no proteinúricos (48.3%), 22 (36.7%) proteinúricos y 9 (15%) manifiestamente proteinúricos. Ninguno perro estaba azotémico. Se detectó hipertensión (presión arterial sistólica ≥160 mmHg) en 18 (30%) perros. De estos, 6 eran no proteinúricos, 9 proteinúricos borderline y 3 manifiestamente proteinúricos. En general, la proteinuria se detectó en el 51% de los perros que se presentaron en este servicio de oncología, la mayoría de los cuales se clasificaron como borderline.
  • Los autores deducen que, por la alta proporción de perros con proteinuria en este estudio, sería aconsejable realizar la medición de proteinuria en perros con cáncer. Se requerirían estudios más amplios para correlacionar la proteinuria con los diferentes tipos de cáncer y el impacto del tratamiento en el desarrollo, la magnitud y la persistencia de la proteinuria
ABSTRACTS

Linfoadenomegalia metastásica en perros: estudios citológicos

Sapierzyński R, Czopowicz M, Jagielski D.
Pol J Vet Sci. 2017 Dec;20(4):731-736

  • Las citologías de ganglios linfáticos agrandados se realizan con frecuencia en perros, siendo la linfoadenomegalia metastásica de diversos orígenes un hallazgo citológico común. En este estudio, se intentó examinar los datos epidemiológicos y determinar los factores que afectan a la localización de metástasis neoplásicas en los ganglios linfáticos. Las muestras para el examen citológico se obtuvieron mediante punción con aguja fina de ganglios linfáticos agrandados y se tiñeron con solución de Giemsa. Los criterios de inclusión para el estudio fueron linfadenomegalia detectada en el examen clínico, presencia de masa primaria confirmada como tumor maligno sólido por citopatología o histopatología y diagnóstico citológico de tumor metastásico. El patrón citológico de afectación en los ganglios linfáticos se clasificó como bajo, medio y masivo.
  • Durante el período de estudio, 125 perros cumplieron con los criterios de elegibilidad, con una edad comprendida entre 1,8 y 19 años. No se observó predisposición sexual a tipos particulares de tumores, excepto el adenocarcinoma que se diagnosticó con mayor frecuencia en hembras. Los tumores metastásicos fueron de varios orígenes, con predominio de mastocitomas, adenocarcinomas y melanomas. La afectación masiva es la que predominó en todos los ganglios linfáticos afectados. La linfoadenomegalia neoplásica se observa generalmente en perros más viejos, con una predisposición de las hembras relacionada con la diseminación de cánceres mamarios.
  • Los autores concluyen que mastocitoma, adenocarcinoma y melanoma son las causas más comunes de linfadenomegalia metastásica y, en la gran mayoría de los casos, se observa una afectación masiva de los ganglios linfáticos.
ABSTRACTS

Correlación entre el peso corporal y la neutropenia asociada a la mitoxantrona

Richardson D, Poirier VJ, Matsuyama A, Calvalido J.
J Am Anim Hosp Assoc. 2018 Mar 20

  • En este estudio retrospectivo se evalúa la correlación entre el peso corporal y la neutropenia asociada con una sola dosis de mitoxantrona en 37 perros con tumores malignos confirmados histológicamente o citológicamente tratados con mitoxantrona como agente único a 5 mg/m2.
  • En general, en el día 7 después de la quimioterapia con mitoxantrona hubo 8 perros (21%) que experimentaron neutropenia de grado 3 y 5 perros (14%) que experimentaron neutropenia de grado 4. Los perros de ≤10 kg de peso corporal tuvieron una probabilidad significativamente mayor de desarrollar neutropenia de grado 3 o 4 (riesgo relativo de 5.8, intervalo de confianza del 95%, 2.6-12.9; p <.0001) que los perros> 10 kg. Los perros de ≤15 kg de peso tenían una probabilidad significativamente mayor de desarrollar neutropenia de grado 3 o 4 (riesgo relativo de 8.1, intervalo de confianza del 95%, 2.1-31.3; p <.0001) que los perros> 15 kg. De los 13 pacientes que desarrollaron neutropenia de grado 3 o 4, 6 (46%) fueron hospitalizados por signos clínicos relacionados con neutropenia.
  • Los autores del estudio concluyen que en base a la gravedad de la neutropenia y la consecuente hospitalización en perros ≤10 kg, se debería considerar una reducción de la dosis inicial de mitoxantrona,. Además, se debería ser consciente del aumento del riesgo de neutropenia que existe en pacientes de 10,1 a ≤15 kg en general.
ABSTRACTS

Utilidad de la quimioterapia para el tratamiento de perros muy mayores con linfoma mutlicéntrico

Moore AS, Frimberger AE.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Apr 1;252(7):852-859

  • En este estudio retrospectivo se valoran factores de asociación con la duración de la primera remisión y el tiempo de supervivencia en perros ≥ 14 años de edad con linfoma multicéntrico en estadio III a V. Se incluyeron 29 perros ≥ 14 años de edad con linfoma multicéntrico tratados con un protocolo de quimioterapia a las dosis usadas para perros más jóvenes (n = 22) o con prednisolona sola (n=7).  Se recogieron algunos datos de los registros médicos como la respuesta al tratamiento y los eventos adversos relacionados. Se llevó a cabo un análisis de supervivencia para determinar la duración de la primera remisión y el tiempo de supervivencia (desde el inicio de la quimioterapia), y estos resultados se compararon entre varios grupos.
  • Los 7 perros (24%) que recibieron solo prednisolona tuvieron una mediana de tiempo de supervivencia de 27 días y se excluyeron de un análisis posterior. En 21 de los 22 perros (95%) restantes se logró la remisión clínica completa, mientras que en 1 perro (5%) se logró la remisión parcial. La mediana de la duración de la primera remisión fue de 181 días. Los perros anémicos tuvieron un período de remisión más breve (mediana, 110 días) que los perros no anémicos (mediana, 228 días). La mediana del tiempo de supervivencia para los 22 perros fue de 202 días, con tasas estimadas de supervivencia a 1 y 2 años del 31% y 5%, respectivamente. Seis (27%) perros tuvieron eventos adversos de quimioterapia clasificados como grado 3 o peor.
  • Este estudio muestra que el tiempo de supervivencia en perros tratados con un protocolo de quimioterapia fue bastante más prolongado que en los tratados con prednisolona sola. Los hallazgos sugieren que los protocolos de quimioterapia evaluados para el linfoma son beneficiosos y bien tolerados por los perros muy mayores, al igual que los perros más jóvenes, y no es necesario suspenderlos, o ajustar las dosis por el mero hecho de la edad.