Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Patología clínica

ABSTRACTS

Estado del hierro en perros con enfermedad mixomatosa de la válvula mitral

Savarese A, Probo M, Locatelli C, Gazzonis AL, Zanzani SA, Traini G, Vitiello T, Brambilla PG.
Pol J Vet Sci. 2018 Sep;21(3):507-515

  • En humanos, la deficiencia de hierro tiene una incidencia relevante en la insuficiencia cardíaca (IC), con o sin anemia, y se asocia con un peor resultado. Además, la enfermedad renal crónica (ERC) es una comorbilidad bien conocida de la IC y está fuertemente asociada con el riesgo de desarrollar anemia. La causa más común de insuficiencia cardíaca en los perros es la enfermedad mixomatosa de la válvula mitral (myxomatous mitral valve disease: MMVD). Hasta ahora, no hay conocimiento sobre el estado del hierro en perros con IC, con y sin ERC.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue evaluar el estado del hierro en los perros afectados por MMVD y qué relación puede existir con la IC. Se incluyeron 54 perros con registro del caso completo, ecocardiografía y análisis de laboratorio. El estado del hierro se evaluó midiendo la concentración sérica de hierro (SIC), la capacidad de fijación al hierro no saturado (UIBC), la capacidad total de fijación al hierro (TIBC) y el porcentaje de saturación (% SAT).
  • La prevalencia de perros con baja concentración sérica de hierro (SIC) fue del 18% en toda la población, 33% en pacientes sintomáticos, 100% en perros con insuficiencia cardíaca aguda descompensada. No se encontraron diferencias significativas en los valores medianos de SIC, UIBC, TIBC y% SAT entre los perros clasificados en las diferentes clasificaciones de IC ACVIM (American College of Veterinary Internal Medicine), entre pacientes sintomáticos y no sintomáticos, y entre estadíos IRIS (International Renal Interest Society).  Los pacientes azotémicos y no azotémicos presentaron una diferencia significativa en los valores medios de SIC (p = 0,02). El modelo lineal generalizado (GLM) reveló que los perros con bajo SIC tenían un mayor riesgo de ser incluidos en una clasificación de IC ACVIM más alta (OR = 6.383, valor de p = 0.014). El análisis log-rank de comparación de curvas de supervivencia, mostró una supervivencia más corta en perros con SIC bajo (p = 0.020), el análisis multivariado de Cox sobre riesgo proporcional de supervivencia reveló que solo los síntomas de la IC pueden afectar la supervivencia
ABSTRACTS

Linfadenitis estéril con respuesta a los esteroides canina en 49 perros

Ribas Latre A, McPartland A, Cain D, Walker D, Black V, Van Den Steen N, Warman S, Battersby I, Murtagh K, Silvestrini P, Batchelor D, Tappin SW.
J Small Anim Pract. 2019 Jan 26

  • El objetivo del estudio era informar sobre las características clínicas y de laboratorio, las respuestas al tratamiento y la evolución en perros diagnosticados con linfadenitis estéril con respuesta a los esteroides en el Reino Unido. Se evaluaron de forma retrospectiva los registros médicos de perros diagnosticados con linfadenitis estéril con respuesta a los esteroides desde 2009 hasta 2016 en seis centros de referencia.
  • El estudio incluyó 49 perros. Los perros de raza Springer spaniel parecían estar sobre representados (16 de 49 perros). Los perros jóvenes (edad media: 3 años y 9 meses) y hembras (31 de 49) se vieron más frecuentemente afectados. La presentación clínica fue variable, siendo los signos clínicos más frecuentes, pirexia (39 de 49), letargia (35 de 49) y anorexia (21 de 49). La citología o histopatología de los ganglios linfáticos mostró linfadenitis neutrofílica, piogranulomatosa, granulomatosa o necrotizante sin una causa subyacente detectable en todos los casos. Debido a que se sospechaba una etiología inmunomediada estéril, todos los perros recibían prednisolona, y se observó una rápida resolución de los signos clínicos y de la linfoadenopatía, en la mayoría de los casos.
  • El estudio concluye que, en perros con pirexia de origen desconocido y con linfoadenopatía inflamatoria, se debería considerar una linfadenitis estéril con respuesta a los esteroides, si no se puede encontrar una causa subyacente. Muy frecuentemente, esta enfermedad, responde bien a la terapia inmunosupresora con corticosteroides.
ABSTRACTS

Concentraciones séricas de cobalamina y folato como factores de pronóstico en la insuficiencia pancreática exocrina canina: Un estudio de cohortes observacional en 299 perros

Soetart N, Rochel D, Drut A, Jaillardon L.
Vet J. 2019 Jan;243:15-20

  • La insuficiencia pancreática exocrina (EPI) en perros es una afección gastrointestinal que conduce a un deterioro grave de la absorción de nutrientes. La enfermedad se asocia frecuentemente con trastornos vitamínicos, especialmente con respecto a la cobalamina y el folato. Los perros con EPI necesitan un costoso tratamiento de apoyo diario. El objetivo del presente estudio era identificar los factores pronósticos de la EPI en perros, a través de un estudio de supervivencia a largo plazo de 299 perros, teniendo en cuenta datos epidemiológicos, clínicos, biológicos y terapéuticos, prestando especial interés en las concentraciones séricas de cobalamina y folato.
  • Las prevalencias de concentraciones séricas de cobalamina bajas (cobalamina <350 ng / L) y de folato sérico altas (folato> 12μg / L) fue de 67% (200/299) y 55% (164/299), respectivamente. Los perros con hipocobalaminemia en el momento del diagnóstico fueron significativamente mayores que aquellos con una concentración sérica de cobalamina dentro del intervalo de referencia (P <0,001). La hipocobalaminemia en el momento del diagnóstico (P = 0.04), el sexo masculino (P = 0.01), la disminución del apetito en el momento del diagnóstico (P = 0.008) y no recibir tratamiento de reemplazo enzimático (P = 0.003) fueron factores de riesgo significativos e independientes para una menor supervivencia en perros con EPI. En contraste, la hiperfolatemia se asoció con un mejor pronóstico (P = 0.02).
  • Los resultados de este estudio, confirman la importancia de medir las concentraciones séricas de cobalamina y folato en el momento en que se diagnostica la EPI, ya que la hipocobalaminemia se asocia negativamente con el pronóstico, particularmente en ausencia de una concentración de folato en suero alta.

 

ABSTRACTS

Relaciones entre las deficiencias en cobalamina y folatos y anemia en perros

Stanley E, Appleman E, Schlag A, Siegel A.
J Vet Intern Med. 2018 Nov 29.

  • La anemia megaloblástica no regenerativa es una consecuencia bien conocida de las deficiencias de cobalamina o de folato en humanos, pero no se ha reportado en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos. Si se estableciera alguna relación entre la hipocobalaminemia o la hipofolatemia y el trastorno hematológico fomentaría la prueba de vitamina B y la posible suplementación en perros anémicos.
  • El objetivo del estudio era determinar la prevalencia de la anemia en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos e informar de la prevalencia de hipocobalaminemia e hipofolatemia y anemia no regenerativa, macrocitosis y anisocitosis en perros anémicos. Se incluyeron 114 perros con valores de concentraciones séricas de cobalamina y folato, y hemogramas y 42 perros anémicos. Se realizó una comparación retrospectiva de la prevalencia de anemia en perros hipocobalaminémicos o hipofolatémicos y normocobalaminémicos o normofolatémicos. De forma prospectiva se realizó la medición de variables eritrocíticas y concentraciones de cobalamina y folato en perros anémicos; Se evaluaron las relaciones entre la hipocobalaminemia y el estado regenerativo, el volumen corpuscular medio y el ancho de distribución de los glóbulos rojos.
  • No se detectaron diferencias significativas en la prevalencia de anemia entre perros hipocobalaminémicos (36%) y normocobalaminémicos (26%; P = .23) o entre perros hipofolatémicos (31%) y normofolatémicos (30%; P = .99). Entre los perros hipocobalaminémicos y normocobalaminémicos, no se detectaron diferencias significativas en la prevalencia de anemia no regenerativa (69% versus 63%; P = .65), macrocitosis (17% vs 0%; P = .53) o anisocitosis (28% vs 0%; P = .14). Los perros anémicos tenían una alta prevalencia de deficiencias de vitamina B (no regenerativa: 64% hipocobalaminémica, 18% hipofolatémica; regenerativa: 57% hipocobalaminémica, 21% hipofolatémica).
  • En este estudio se demuestra que la asociación entre las deficiencias de cobalamina y folato y la anemia macrocítica no regenerativa existente en seres humanos no está presente de forma rutinaria en perros.
ABSTRACTS

Efectos de la terapia inmunosupresora con prednisolona en el tejido pancreático y en la concentración sérica de la lipasa pancreática canina inmunoreactiva en perros sanos

Ohta H, Kojima K, Yokoyama N, Sasaki N, Kagawa Y, Hanazono K, Ishizuka T, Morishita K, Nakamura K, Takagi S, Takiguchi M.
Can J Vet Res. 2018 Oct;82(4):278-286.

  • El objetivo de este estudio fue valorar los efectos de la terapia inmunosupresora con prednisolona en el tejido pancreático y en la concentración sérica de la lipasa pancreática canina inmunoreactiva (cPLI) en perros sanos. Se reclutaron 6 perros beagle sanos y se les administró una dosis inmunosupresora de prednisolona (4 mg / kg), vía subcutánea, una vez al día durante 2 o 3 semanas. Se midió la concentración sérica de cPLI antes y después del tratamiento. Antes y después del tratamiento también se procedió a un examen ecográfico del páncreas y biopsia laparoscópica con posterior examen histopatológico del lóbulo pancreático derecho y del hígado. Mediante PCR se determinó la expresión del ácido ribonucleico mensajero (ARNm) de la lipasa pancreática en páncreas y en hígado.
  • Aunque la concentración sérica de cPLI fue significativamente mayor en el día 14 y en el día de la laparoscopia post-tratamiento, que antes del tratamiento, se clasificó como normal (≤ 200 μg / L) en 5 perros y como anormal (≥ 400 μg / L) en solo 1 perro. Ninguno de los 6 perros mostró signos clínicos de pancreatitis durante el período de estudio. Después del tratamiento, el examen ecográfico del páncreas no mostró cambios a excepción de un páncreas hipoecoico en 1 perro. El examen histopatológico del lóbulo pancreático derecho no mostró evidencia de pancreatitis después del tratamiento en ningún perro. La expresión del ARNm de la lipasa pancreática se detectó en el páncreas, pero no en el hígado, antes y después del tratamiento.
  • En este estudio, la administración de 4 mg / kg al día de prednisolona durante 2 o 3 semanas aumentó la concentración sérica de cPLI sin signos clínicos de pancreatitis. Sólo se observó una concentración anormal de cPLI (≥ 400 μg / l) en 1 perro. No se observó evidencia ecográfica o histológica de pancreatitis en ninguno de los perros

 

ABSTRACTS

Comparación de las concentraciones de lactato de vena safena o vena cefálica en perros dilatación- vólvulo gástrico:45 casos

Oron LD, Klainbart S, Bruchim Y, McMurray J, Boysen S, Saar M, Kelmer E.
Can J Vet Res. 2018 Oct;82(4):271-277.

  • La dilatación- vólvulo gástrica (GDV, por sus siglas en inglés) es una afección muy grave para la vida del animal en la que se sospecha que se produce una perfusión tisular diferencial en diferentes regiones del cuerpo. El lactato es un biomarcador de la hipoperfusión que se correlaciona con los resultados del tratamiento en perros con GDV. Este estudio observacional prospectivo tuvo como objetivo comparar el lactato entre las muestras de vena safena y cefálica en 45 perros con GDV, evaluar su asociación con los resultados del tratamiento (supervivencia, complicaciones quirúrgicas y duración de la hospitalización) y evaluar la correlación entre el lactato y otros parámetros bioquímicos.
  • Las concentraciones de lactato tanto de vena safena como de cefálica fueron significativamente más altas en los perros no sobrevivientes (P = 0.01). No se encontraron diferencias estadísticas entre las concentraciones de lactato en las muestras de vena safena versus cefálica (P = 0,480). Para cada perro, se calculó la diferencia en lactato entre las venas safena y cefálica (Δlactato = safena - cefálica). El Δlactato no se asoció con la supervivencia (P = 0.198), las complicaciones quirúrgicas (P = 0.346) o la duración de la hospitalización (P = 0.803). El lactato más alto y la glucosa más baja (vena safena) se asociaron con un hematocrito más bajo y una creatinina más alta, en el momento de la presentación.
  • Los resultados de este estudio no mostraron una asociación entre las concentraciones de Δlactato y los resultados del tratamiento en perros con GDV; sin embargo, de acuerdo con estudios previos, una menor tasa de lactato se asoció con una tasa de mortalidad más reducida.
ABSTRACTS

Incidencia del diagnóstico de quiloabdomen en perros y gatos y los correspondientes signos clínicos, resultados de pruebas clínicopatológicas y evolución: 53 casos (1984-2014)

Hatch A, Jandrey KE, Tenwolde MC, Kent MS.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Oct 1;253(7):886-892

  • El objetivo del estudio era determinar la incidencia del diagnóstico de quiloabdomen en perros y gatos, y caracterizar y comparar, entre estas especies, los signos clínicos correspondientes, los resultados de las pruebas clínico-patológicas y la evolución. Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de un hospital veterinario universitario entre 1984 y 2014 y se incluyeron 36 gatos y 17 perros en los que se diagnosticó quiloabdomen. Se incluyeron datos sobre la reseña del paciente, signos clínicos en la evaluación inicial resultados de la exploración física, pruebas de diagnóstico y estudios de imagen y la evolución final. Se realizaron análisis de supervivencia, estadísticas descriptivas y comparaciones entre especies. 
  • La incidencia de quiloabdomen en este hospital universitario, durante el período de estudio, fue de 2.0 casos / 100.000 ingresos para gatos y 2.8 casos / 100.000 ingresos para perros. La edad media en el momento del diagnóstico de quiloabdomen en gatos fue de 11,3 años, en comparación con 6,9 años en perros. Los signos clínicos más comunes tanto en perros y gatos fueron letargia (39/51 [76%]) y anorexia (37/51 [73%]), y un menor número de animales (23/53 [43%]) tenían distensión abdominal. El quilotórax fue una comorbilidad común (25/53 [47%]), siendo la neoplasia maligna el diagnóstico subyacente más común (24/53 [45%]). Los análisis de supervivencia incluyeron 44 pacientes; el tiempo medio de supervivencia desde el diagnóstico de quiloabdomen fue de 31 días en general, 8 días para los pacientes con neoplasia maligna y 73 días para los pacientes sin neoplasia. 
  • Este estudio muestra que hay múltiples causas de quiloabdomen en perros y gatos, y que el resultado dependía de la causa subyacente. Debido a esto y la rareza de quiloabdomen, se necesitaría un estudio prospectivo multicéntrico de la progresión de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y el resultado clínico para perros y gatos con quiloabdomen.
ABSTRACTS

Prevalencia de la coinfección con Babesia y Ehrlichia y valores predictivos de la hematología

Rautenbach Y, Schoeman J, Goddard A.
Onderstepoort J Vet Res. 2018 Oct 9;85(1):

  • La babesiosis y la ehrlichiosis caninas son infecciones importantes transmitidas por garrapatas en Sudáfrica. En esta parte del mundo, muchos veterinarios perciben la coinfección con Ehrlichia spp. como una ocurrencia frecuente en perros con babesiosis. Como faltan estudios de prevalencia, se diseñó este estudio retrospectivo con el objetivo de determinar la prevalencia de coinfección por Ehrlichia en perros con babesiosis. Además, se evaluó el valor predictivo de algunas variables hematológicas específicas para la coinfección. La población del estudio consistió en 205 perros diagnosticados con babesiosis canina presentada en el Hospital Veterinario Académico Onderstepoort (OVAH) en 2006 y entre 2011 y 2013. Los perros infectados con Babesia se agruparon en función de la presencia o ausencia de una coinfección con Ehrlichia spp.  La coinfección con Ehrlichia spp se confirmó mediante PCR. También se calcularon los valores predictivos positivos y negativos (VPP y VPN) de leucopenia o trombocitopenia para el diagnóstico de la coinfección.
  • La prevalencia de la coinfección con Babesia spp. y Ehrlichia spp. en esta cohorte de perros fue del 2%. En los perros con babesiosis, el VPP y el VPN de la leucopenia para la coinfección con Ehrlichia spp. fue del 1,3%, y 97,4%, respectivamente. De manera similar, el VPP y los VPN de la trombocitopenia para la coinfección fueron del 2.1% y del 100%, respectivamente. La coinfección con Ehrlichia spp. fue una ocurrencia rara en perros con babesiosis presentados al OVAH.
  • Unos contajes normales de leucocitos o plaquetas descartaron con fiabilidad la presencia de una erliquiosis concurrente en esta cohorte de perros con babesiosis. Sin embargo, el diagnóstico de coinfección por Ehrlichia basada en la presencia de trombocitopenia o leucopenia se habría asociado con resultados falsos positivos en más del 97,4% de los casos
ABSTRACTS

Efectos de las condiciones de almacenamiento comunes y los tipos de contenedores en la ratio proteínas:creatinina en orina en muestras de perros con proteinuria

Moyle PS, Specht A, Hill R.
J Vet Intern Med. 2018 Sep 17.

  • La adsorción de proteínas a las superficies de los polímeros y los recipientes de vidrio en la fase preanalítica puede disminuir las mediciones de la concentración de proteínas en la orina y por lo tanto, la ratio proteínas:creatinina  en orina. Este estudio, valora si la orina almacenada en tubos de copolímeros de polipropileno (PC) o en recipientes de vidrio, tendrá un UPC más bajo que la orina almacenada en contenedores de homopolímeros de poliprolieno de grado médico (HP). El objetivo específico fue determinar si se detectarían diferencias clínicamente relevantes en la UPC después del almacenamiento en recipientes de vidrio, PC o HP utilizando tiempos y temperaturas de almacenamiento comunes. Se incluyeron 12 perros de clientes con proteinuria en un estudio prospectivo, no enmascarado, dividido en 2 fases. La primera fase fue un estudio piloto que involucró múltiples varias mediciones (n = 5) en cada condición de almacenamiento utilizando muestras de orina de 24 horas de 2 perros con proteinuria renal persistente de diferente magnitud. La segunda fase utilizó muestras de orina de 10 perros con proteinuria de magnitud variable. Las alícuotas de la muestra se almacenaron en recipientes de HP, PC y vidrio a 24 ° C durante 4 horas, 4 ° C durante 12 horas y -20 ° C durante 72 horas. Después del almacenamiento se midió la UPC de cada uno y se comparó con el valor basal
  • En la fase 1 del estudio, aunque se encontraron diferencias estadísticamente significativas, éstas fueron clínicamente irrelevantes. En la fase 2, las condiciones de almacenamiento no afectaron las concentraciones de proteína urinaria, ni las de creatinina, ni la UPC.
  • En base a estos resultados, los autores concluyen que la recolección y el almacenamiento de muestras de orina canina en recipientes limpios de HP, PC o vidrio a 24 ° C durante 4 horas, a 4 ° C durante 12 horas, o a -20 ° C durante 72 horas es poco probable que lleve a disminuciones clínicamente relevantes en los valores obtenidos de UPC.

 

ABSTRACTS

Efecto del tratamiento con insulina en el factor de crecimiento tipo I similar a la insulina (IGF-I) y proteínas de unión a IGF en gatos con diabetes mellitus

Strage EM, Sundberg M, Holst BS, Andersson Franko M, Ramström M, Fall T, Lewitt M.
J Vet Intern Med. 2018 Aug 16

  • El factor de crecimiento tipo I similar a la insulina (Insulin-like growth factor-I: IGF-I) se usa para detectar la acromegalia en gatos diabéticos. En humanos, la mayoría de IGF-I circulante forma complejos ternarios (TC) con una proteína de unión a IGF (IGF-binding protein 3: IGFBP-3) y una subunidad lábil a los ácidos. En comparación con los humanos, la cantidad de estos TC en gatos es más variable. Se ha observado que las concentraciones de IGF-I aumentan durante el tratamiento con insulina, más rápidamente en los gatos que alcanzan la remisión. Los objetivos del estudio eran investigar (i) los factores asociados con las concentraciones circulantes de IGF-I, incluidos los perfiles de IGFBP (ii) el efecto del tratamiento con insulina sobre las concentraciones de IGF-I y (iii) IGF-I como marcador pronóstico de remisión de la diabetes mellitus. Se seleccionaron 31 gatos diabéticos de propiedad privada, de los cuales 24 fueron seguidos un año y 13 gatos sanos. En un diseño prospectivo, se midieron las concentraciones séricas de insulina, IGF-I, glucosa y fructosamina. Las formas de unión a IGF se determinaron mediante cromatografía en 14 gatos diabéticos y en 13 gatos sanos, y las IGF-I, IGF-II, IGFBP-3 e IGFBP-5 se midieron por espectrometría de masas en 3 gatos que lograron la remisión.
  • La mediana del IGF-I (rango intercuartílico) antes del inicio del tratamiento con insulina fue de 300 (160-556) ng / ml. El IGF-I se asoció positivamente con TC (p <0,0001) y con insulina endógena (p = 0,005) y se asoció negativamente con la fructosamina (p <0,0001). La mediana de IGF-I fue mayor a las 2-4 semanas después del inicio del tratamiento con insulina, en comparación con el valor inicial (300 versus 670 ng / ml, p = 0,0001) y predijo la futura remisión (p = 0,046). En gatos que entraron en remisión, la cantidad de TC e IGFBP-3 aumentaron, lo que sugiere que el aumento de IGF-I depende de la formación de TC.
  • Los autores concluyen que, cuando se interpretan valores de IGF-I en gatos diabéticos, se debería tener en cuenta el tratamiento con insulina. El IGF-I, 2-4 semanas después del inicio del tratamiento con insulina, promete un cierto papel como marcador pronóstico de remisión en gatos diabéticos.