Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Patología clínica

ABSTRACTS

Investigación de hemorragias patológicas en gatos Maine Coon

O'Halloran C, Cerna P, Breheny C, Reed N, Rolph K, Cade S, Jones J, Brown RAL, Slade S, Papasouliotis K, Gunn-Moore D.
Vet Rec. 2020 Aug 21

  • Con anterioridad se había reportado una hemorragia afibrinogénica en un gato Maine Coon. Además, dos compañeros de camada de este gato murieron posteriormente por trastorno de la hemostasia en procedimientos quirúrgicos, lo que sugiere una coagulopatía hereditaria.
  • El objetivo del estudio es evaluar si puede existir un defecto de hemostasis congénito en gatos Maine Coon
  • Se incluyeron prospectivamente gatos Maine Coon que se asignaron a grupos que eran: a) Maine Coons con hemorragia patológica (grupo 1, n=8), b) parientes familiares sanos del grupo 1 (grupo 2, n=13) y c) Maine Coons sanos no relacionados con los grupos 1 y 2 (grupo 3, n=12). Se analizaron 33 muestras de sangre. Se les realizaron pruebas de coagulación: tiempo de protrombina, tiempo de tromboplastina parcial activada y tiempo de trombina (TT) y cuantificación del fibrinógeno. Se realizó un hemograma simultáneamente.
  • Las concentraciones de fibrinógeno estaban significativamente disminuidas en los grupos 1 (P<0,01) y 2 (P<0,01) en comparación con el grupo 3. Del mismo modo, se halló una prolongación significativa del TT en el grupo 1 (P<0,01) y el grupo 2 (P=0,02) con respecto al grupo 3.
  • En este estudio, se identificó disfibrinogenemia tanto en los casos clínicos como en sus parientes sanos, sugiriendo que esto puede representar una condición hereditaria de los gatos de Maine Coon. Los clínicos deberían ser conscientes del mayor potencial de trastorno de la hemostasis en esta raza de gatos y considerar la evaluación de la función de coagulación antes de cualquier cirugía.
ABSTRACTS

Una investigación preliminar sobre la asociación de la concentración sanguínea de cloro y la morbilidad y mortalidad en perros hospitalizados

Libin MB, Weltman JG, Prittie J.
Vet Med (Auckl). 2020 Jul 15;11:57-69

  • El objetivo de este estudio era valorar la concentración sanguínea de cloro y la lesión renal aguda (AKI) adquirida en el hospital (intrahospitalaria) en perros hospitalizados. Otros detalles valorados fueron la carga de cloro ajustada según el volumen de fuido administrado (VACL), la mortalidad intrahospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Se trata de un estudio prospectivo y observacional realizado desde febrero de 2018 hasta julio de 2019. Se incluyeron 60 perros que ingresaron en la UCI y recibieron terapia de fluidos por vía intravenosa durante más de 24 horas. Las concentraciones de cloro corregido y creatinina se obtuvieron dos veces al día. Se registró el volumen total de fluido intravenoso y la carga total de cloro administrados. La VACL se calculó dividiendo el cloro administrado por el volumen de fluido administrado. La AKI intrahospitalaria se definió como un aumento de la creatinina de ≥ 0,3 mg/dL o del 150% desde el valor basal hasta el máximo medido. También se registró la supervivencia o la no supervivencia hasta el alta hospitalaria y la duración de la estancia en la UCI.
  • Quince de 60 pacientes desarrollaron una AKI intrahospitalaria. El valor máximo de cloro corregido medido fue significativamente diferente en el grupo con AKI (mediana 122.3 mmol/L) vs. el grupo sin AKI (mediana 118.1 mmol/L; p=0.0002). Seis de los 60 pacientes desarrollaron hipercloremia. Los pacientes hiperclorémicos fueron significativamente más propensos a desarrollar una AKI intrahospitalaria (p=0.03). Los pacientes hospitalizados ≥2 días en la UCI tuvieron una concentración máxima de cloro significativamente más alta comparado con aquellos con una estancia más corta (121.8 ± 5.9 mmol/L vs 117.5 ± 4.3 mmol/L; p=0.002). Ocho de 60 pacientes no sobrevivieron hasta el alta hospitalaria. Las concentraciones máximas de cloro corregido y creatinina no fueron significativamente diferentes entre los sobrevivientes y los no sobrevivientes. El VACL no fue significativamente diferente entre los grupos de perros con AKI o los que murieron.
  • El estudio concluye que la concentración máxima de cloro corregido fue significativamente más alta en perros con lesión renal aguda adquirida en el hospital, incluso entre los perros sin hipercloremia. Además, las concentraciones máximas de cloro corregido fueron significativamente más altas en los perros que estuvieron hospitalizados en la UCI más tiempo en comparación con los hospitalizados menos de dos días. No hubo diferencias significativas en el VACL en ninguno de los grupos.
ABSTRACTS

Fiabilidad de las tiras reactivas de orina y de la de la ratio glucosa/ creatinina en orina para la valoración de la glucosuria en perros y gatos

Aldridge CF, Behrend EN, Smith JR, Welles EG, Lee HP.
J Am Vet Med Assoc. 2020 Aug 15;257(4):391-396

  • El objetivo del estudio era evaluar la fiabilidad de las lecturas automatizadas de los resultados de las tiras reactivas de orina para la evaluación de la glucosuria en perros y gatos, comparar las lecturas visuales con las lecturas automatizadas respecto a la concentración de glucosa en la orina y determinar la utilidad de la ratio glucosa/ creatinina en orina (UGCR) para la cuantificación de la glucosuria.
  • Se incluyeron 310 muestras de orina caninas y 279 felinas. La concentración de glucosa se estimó en 271 muestras de orina caninas y 254 felinas mediante evaluación visual de las tiras reactivas de orina y con un lector automatizado. En 39 muestras de orina caninas y 25 felinas se midieron las concentraciones absolutas de glucosa y creatinina en orina mediante ensayos colorimétrico con un analizador de química clínica (prueba de referencia), y se determinaron las UGCR.
  • La evaluación automatizada de las tiras reactivas de orina arrojó resultados precisos en 163 (60,1%) muestras de orina caninas y 234 (92,1%) muestras de orina felinas. La sensibilidad del lector automatizado de tiras reactivas para la detección de glucosuria fue del 23% para las muestras caninas y del 68% para las felinas; la especificidad fue del 99% y del 98%, respectivamente. Las lecturas visuales fueron más precisas que las automatizadas tanto para las orinas caninas como para las felinas. La UGCR se correlacionó significativamente con la concentración absoluta de glucosa en la orina tanto en perros como en gatos
  • El estudio concluye que las lecturas de las tiras reactivas de orina en perros y gatos son útiles para confirmar la glucosuria cuando el resultado es positivo, pero no para descartarla cuando el resultado es negativo. Las tiras reactivas evaluadas fueron más precisas para la detección de glucosuria en gatos que en perros. Las lecturas visuales de las tiras reactivas fueron más precisas que las lecturas automáticas. La UGCR no parece proporcionar ninguna información adicional útil.
ABSTRACTS

Mastocitomas en perros menores de 12 meses de edad: un estudio retrospectivo multicéntrico

Rigas K, Biasoli D, Polton G, Finotello R, Murphy S, Di Palma S, Starkey M, Verganti S.
J Small Anim Pract. 2020 Jul;61(7):449-457

  • El objetivo del estudio era describir las características clínico-patológicas y genéticas de los mastocitomas en perros de menos de 12 meses de edad.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de perros de menos de 12 meses a los que se les diagnosticó un mastocitoma en tres hospitales de referencia en el Reino Unido. Se identificaron e incluyeron en el estudio 16 perros de raza pura, 11 de los cuales eran hembras.
  • La edad media en la primera presentación y en el momento del diagnóstico fue de 7,6 y 9 meses, respectivamente. En 13 perros eran mastocitomas cutáneos y en 3 fueron subcutáneos. Cuatro de los mastocitomas cutáneos se describieron como de alto grado (Patnaik o Kiupel) y nueve eran de grado Patnaik II; tres tenían un índice mitótico de >5 en 10 campos de altos aumentos. De los tres tumores subcutáneos, dos tenían un patrón de crecimiento infiltrativo y uno tenía un índice mitótico de 10 por cada 10 campos de altos aumentos. De los 10 perros examinados, siete tenían mutaciones de c-kit en el exón 11 y la puntuación de Ki-67 estaba por encima del valor de corte en nueve. Cuatro de 12 casos mostraron evidencia de metástasis en los ganglios linfáticos regionales. Después de varios protocolos de tratamiento, todos los pacientes estaban vivos y libres de la enfermedad en una media de 1115 días después del diagnóstico.
  • El estudio concluye que el pronóstico de los mastocitomas en perros de menos de un año parece mejor que el de los perros adultos, incluso sin un tratamiento extenso.
ABSTRACTS

Trombocitosis y evidencia tromboelastográfica de hipercoagulabilidad en el postoperatorio de perros sometidos a esplenectomía por masas esplénicas

Phipps WE, de Laforcade AM, Barton BA, Berg J.
J Am Vet Med Assoc. 2020 Jan 1;256(1):85-92.

  • El objetivo de este estudio era determinar la frecuencia y la gravedad de la trombocitosis y la evidencia tromboelastográfica de hipercoagulabilidad durante las dos primeras semanas después de la esplenectomía en perros con masas esplénicas e investigar si había relación entre el recuento de plaquetas y los valores de la tromboelastografía.
  • Se incluyeron 34 perros sometidos a una esplenectomía por masas esplénicas. Se obtuvieron muestras de sangre para el recuento de plaquetas y la tromboelastografía en la inducción de la anestesia (día 0) antes de la esplenectomía y en los días 2, 7 y 14 postesplenectomía.
  • El promedio del recuento de plaquetas fue de 167.9 × 103/μL, 260.4 × 103 μ/L, 715.9 × 103/μL, y 582.2 × 103/μL en los días 0, 2, 7, y 14, respectivamente, siendo significativamente más alto en todos los puntos de tiempo postoperatorios que en el día 0. Se observó trombocitosis en el 3% (1/34), 6% (2/33), 81% (21/26) y 69% (18/26) de los perros en los días 0, 2, 7 y 14. Se observaron recuentos de plaquetas > 1.000 × 103/μL en 1 perro en el día 2 y en 5 perros en el día 7. Se observaron uno o más valores de tromboelastografía sugestivos de hipercoagulabilidad en el 45% (15/33), 84% (26/31), 89% (24/27) y 84% (21/25) de los perros en los días 0, 2, 7 y 14. En cada punto de tiempo postoperatorio, los mayores recuentos de plaquetas se correlacionaron con unos valores de tromboelastografía que sugerían hipercoagulabilidad.
  • En este estudio, fueron comunes la trombocitosis marcada y los valores de tromboelastografía sugestivos de hipercoagulabilidad durante las primeras 2 semanas después de la esplenectomía. Por lo que en los perros donde se presentara hipercoagulabilidad podría haber un mayor riesgo de desarrollo de condiciones trombóticas post-esplenectomía como la trombosis del sistema portal y la tromboembolia pulmonar.
ABSTRACTS

Características clínico-patológicas y patológicas de gatos con enfermedad renal proteinúrica

Rayhel LH, Quimby JM, Cianciolo RE, Cléroux A, McLeland SM, Franken T.
J Feline Med Surg. 2020 May 27

  • El objetivo de este estudio fue describir las causas, las características clínico-patológicas y la evolución de la nefropatía con pérdida de proteínas en felinos (proteinuria secundaria a la enfermedad glomerular [PLN]).
  • Se revisaron retrospectivamente las muestras de necropsia/biopsia de riñón de los gatos proteinúricos enviados al Servicio Internacional de Patología Renal Veterinaria. Los diagnósticos histopatológicos fueron categorizados según el componente de la enfermedad primaria. Se compararon las variables clínico-patológicas en el momento del diagnóstico, el desarrollo de hipoalbuminemia, anemia, hipertensión, azotemia y derrame/edema, y la supervivencia entre los gatos con glomerulonefritis por inmunocomplejos (ICGN) y otras causas de PLN
  • El 58% (n = 31/53) de los gatos proteinúricos tuvieron ICGN y el 74% (n = 31/42) de los gatos con PLN tuvieron ICGN. Los gatos con enfermedades glomerulares distintas a la ICGN tuvieron un valor medio de ratio proteína:creatinina en orina mayor que los gatos con ICGN (14,5 vs 6,5; P <0,001). El inicio de la PLN se produjo a una edad temprana; la edad media en el momento del diagnóstico fue de 3,5 años en los gatos con ICGN frente a 1,3 años en los gatos con otras enfermedades glomerulares (P = 0,026). El desarrollo de complicaciones como la hipoalbuminemia, la anemia, la hipertensión, la azotemia y el derrame/edema fueron comunes, independientemente de la causa de la PLN, y no fueron diferentes entre la ICGN y los gatos con otras enfermedades glomerulares. Los gatos machos estaban sobrerrepresentados en el grupo de ICGN (P = 0,003). El tiempo medio de supervivencia (MST) para todos los gatos con PLN fue de 94 días (rango 3-1848 días). La supervivencia no fue diferente entre los gatos con ICGN y los gatos con otras enfermedades glomerulares. El MST en los gatos con ICGN que desarrollaron efusión fue más corto (94 días) que en los gatos que no la desarrollaron (700 días; P = 0,035). La MST en los gatos con ICGN que recibieron medicamentos inmunosupresores fue más larga (244 días) que en los gatos que no los recibieron (17 días; P = 0,039).
  • Valorando estos datos en conjunto, se sugiere que la sospecha clínica de un proteinuria glomerular debería ser mayor en los gatos machos jóvenes con mayores valores de proteinuria, y donde la enfermedad inmunomediada sea común. Se necesitan más estudios para determinar si la identificación temprana de la enfermedad glomerular y la inmunosupresión en casos de gatos con ICGN podría mejorar la evolución
ABSTRACTS

Características clínicas, clínico-patológicas e histopatológicas hepáticas asociadas a una probable lesión hepática inducida por el ketoconazol: 15 casos (2015-2018)

Macho LP, Center SA, Randolph JF, Dumars LA, Rush SE, Cameron MK, Lucy JM, Hall-Fonte DL, McDonough SP, Peters-Kennedy J, Marinoff J, Harrison J, Sabatino B, Deitz K.
J Am Vet Med Assoc. 2020 Jun 1;256(11):1245-1256

  • El objetivo del estudio era caracterizar las características clínicas, clínico-patológicas e histopatológicas hepáticas y la evolución en los perros con probable lesión hepática inducida por el ketoconazol.

  • Se incluyeron 15 perros con sospecha de lesión hepática inducida por el ketoconazol que se sometieron a una biopsia de hígado. Se recogieron datos de los registros médicos con respecto a la reseña del animal, los signos clínicos, los hallazgos clínicos e histopatológicos hepáticos, los medicamentos concurrentes, la dosis de ketoconazol, la duración del tratamiento y la evolución.
  • La edad media y el peso corporal fueron de 8,2 años (rango, 5 a 15 años) y 13,0 kg (28,6 lb; rango, 8,2 a 38,0 kg [18,0 a 83,6 lb]), respectivamente. La raza más común fue el Cocker Spaniel (n = 5). Todos los perros recibieron ketoconazol para tratar las infecciones cutáneas de Malassezia. La dosis media diaria de ketoconazol fue de 7,8 mg/kg (rango, 4,4 a 26,0 mg/kg ), PO. La duración del tratamiento osciló entre 0,3 y 100 semanas acumulativas (administración cíclica intermitente en algunos perros); 6 perros fueron tratados durante ≤ 10 días. Los signos clínicos comunes incluían letargia, anorexia y vómitos. Todos los perros mostraron una altas actividades séricas de enzimas hepáticas. Los hallazgos histopatológicos hepáticos incluyeron lesión lobular variable, infiltrados inflamatorios mixtos y agregados conspicuos de macrófagos con lipofuscina ceroide que marcaron daño en regiones del parénquima. Cinco perros desarrollaron hepatitis crónica, incluyendo tres con inflamación piogranulomatosa. De los 10 perros reportados que murieron en el último seguimiento, el tiempo de supervivencia después de la aparición de la enfermedad varió entre 0,5 y 165 semanas, con 7 perros muriendo por causas relacionadas con el hígado.
  • El estudio destaca que los hallazgos para los perros con hepatotoxicosis circunstancialmente asociada al tratamiento con ketoconazol se aconseja un monitoreo proactivo de las actividades séricas de las enzimas hepáticas antes y después del inicio de dicho tratamiento
ABSTRACTS

Concentraciones séricas bajas de zinc en los perros con enteritis linfocítica-plasmocitaria y sus asociaciones con la gravedad de la enfermedad y el pronóstico

Sakai K, Hatoya S, Furuya M, Shimamura S, Nabetani T, Tani H, Shimada T.
J Vet Med Sci. 2020 Apr 16

  • Los pacientes humanos con enfermedad inflamatoria intestinal pueden tener un peor pronóstico si cursan con concentraciones séricas bajas de zinc (hipocinemia). En perros, los datos sobre las concentraciones séricas de zinc existentes de los perros con enteritis linfocítica-plasmocitaria (LPE) son limitados.
  • El propósito de este estudio fue investigar la concentración sérica de zinc en perros con LPE y su influencia en la gravedad y el pronóstico de la enfermedad.
  • Se reclutaron 35 perros con LPE a los que se les midió la concentración sérica de zinc utilizando espectrometría de absorción atómica.
  • Se observó hipocinemia en 18/35 (51%) perros con LPE. La concentración sérica de zinc estaba inversamente correlacionada con la gravedad histológica y clínica. Las supervivencias globales fueron significativamente más cortas en los perros con hipocinemia que en los que no la tenían.
  • Los hallazgos de este estudio sugieren que la concentración sérica de zinc es un biomarcador útil para la gravedad y el pronóstico de la LPE en los perros.
ABSTRACTS

Ratios cortisol/creatinina y proteína/creatinina en orina en muestras de orina de perros sanos recogidas en casa y en el hospital

Citron LE, Weinstein NM, Littman MP, Foster JD.
J Vet Intern Med. 2020 Feb 13

  • Últimamente, se ha reportado que la ratio proteínas/ creatinina en orina (UPC) de las muestras de perros recogidas en casa es menor que en las recogidas en el hospital y se formuló la hipótesis de que los procedimientos que inducen al estrés y los viajes al hospital causan proteinuria prerrenal.
  • El objetivo del estudio era evaluar el estrés del paciente mediante la ratio cortisol:creatinina (UCCr) en orina y correlacionar UCCr con UPC en muestras de orina obtenidas en casa y en el hospital.
  • Se diseñó un estudio prospectivo controlado no enmascarado, que incluyó 36 perros sanos, de los que se obtuvieron dos muestras de orina de chorro, una en casa y la otra en el hospital. Se realizaron análisis completos de orina, así como UPC y UCCr. Los clientes calificaron el nivel de estrés de sus perros en casa, en el transporte, y en el hospital.
  • La UCCr fue significativamente más alta en las muestras recogidas en el hospital que en las recogidas en casa (P < .0001), sin embargo, la UPC no lo fue (P = .14). La UCCr no se correlacionó significativamente con la UPC en ninguna muestra y en los dos lugares de recolección. El tiempo de viaje y el tiempo en el hospital no se correlacionaron con el cambio en UCCr o UPC. En 8 perros con proteinuria límite o manifiesta, no se encontró una diferencia significativa en la UPC entre los dos lugares de recolección, pero la UCCr fue significativamente mayor en las muestras recogidas en el hospital.
  • Los autores concluyen que la UPC no es mayor respecto si las muestras se recogen en casa o en el hospital. La UCCr era mayor en muestras recogidas en hospital, pero la UCCr no está asociada con la UPC. El estrés, estimado por la UCCr, no afectó a la proteinuria. Se necesitarían más pruebas para apoyar la afirmación de que el estrés puede resultar en proteinuria en perros sanos.
ABSTRACTS

Variabilidad en la gravedad específica de la orina de primera hora de la mañana en 103 perros sanos.

Rudinsky A, Cortright C, Purcell S, Cordner A, Lord L, Wellman M, DiBartola S, Chew D.
J Vet Intern Med. 2019 Sep;33(5):2133-2137

  • La gravedad específica de la orina (USG) es una parte integral del análisis de orina y un componente clave de muchas decisiones clínicas, por lo tanto, las fluctuaciones en su medición pueden afectar potencialmente el manejo de casos.
  • El objetivo de este estudio era determinar la variabilidad intraindividual de los resultados de la USG de primera hora de la mañana en perros sanos.
  • Se incluyeron 103 perros que se consideraron sanos según la historia clínica y los resultados del examen físico. Se realizaron mediciones repetidas de USG en el transcurso de 2 semanas. Se recolectaron tres muestras de orina cada semana para un total de 6 muestras por perro. La recolección de muestras se distribuyó de manera uniforme durante toda la semana. Las muestras de orina se obtuvieron inmediatamente al despertar y antes de cualquier ingestión de líquidos, alimentos o ejercicio de actividad física en los perros. Todas las mediciones se realizaron con el mismo refractómetro digital Misco.
  • La USG intraindividual fue variable en el transcurso del estudio. La diferencia media entre la USG mínima y máxima para cada perro fue de 0.015 (Desviación Estandar, 0.007). La diferencia dentro de la semana entre la USG mínima y máxima fue menor que durante todo el estudio completo de 2 semanas (0.009 [DE 0.006] para la semana 1 y 0.010 [DE 0.007] para la semana 2). El coeficiente de variación medio en los 6 puntos de tiempo fue del 15,4% (DE 8,97%).
  • Los autores concluyen que, en animales sanos, se produce una variación clínicamente importante en la medición de la USG, y esto podría afectar la toma de decisiones clínicas cuando se utilizan puntos de corte de diagnóstico. Los clínicos deberían ser conscientes de la variabilidad inherente en la USG al analizar los resultados.