Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Laceración pulmonar asociada a un traumatismo en perros: un estudio transversal de 364 perros.

Bertolini G(1), Briola C(1), Angeloni L(1), Costa A(1), Rocchi P(2), Caldin M(3).
Vet Sci. 2020 Abr 12;7(2

  • Este estudio describe las características de la tomografía computarizada (CT) de la laceración pulmonar en una población que incluyó 364 perros con propietario a los que se les practicó un examen CT por traumatismo torácico.
  • Se compararon las características y resultados de los perros con traumatismo torácico con y sin evidencia de laceración pulmonar por CT.
  • En 46/364 perros con traumatismo torácico se produjo laceración pulmonar (prevalencia 12,6%). Los perros con laceración pulmonar eran significativamente más jóvenes que los perros del grupo de control (mediana de 42 meses (rango intercuartil (IQR) 52,3) y 62 meses (IQR 86,1), respectivamente; p = 0,02). Los perros con laceración pulmonar eran significativamente más pesados que los perros sin laceración (mediana 20,8 kg (IQR 23,3) y mediana 8,7 kg (IQR 12,4 kg), respectivamente p < 0,0001). La frecuencia de traumatismo por accidente de tráfico con alta energía fue más elevada en los perros con laceración pulmonar que en el grupo de control con traumatismo torácico sin laceración pulmonar. No se observaron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a la frecuencia y duración de la hospitalización y la mortalidad a los 30 días. De forma similar al esquema de clasificación existente en humanos, en este estudio se describen cuatro patrones de CT en perros: Tipo 1, gran laceración pulmonar localizada profundamente en el parénquima pulmonar o alrededor de una fisura interlobar; Tipo 2, laceración que se produce en el parénquima pulmonar paraespinal, no asociada a una fractura vertebral; Tipo 3, laceración pulmonar subpleural íntimamente asociada a una costilla adyacente o a una fractura vertebral; Tipo 4, lesiones subpleurales no asociadas a fracturas de costillas. En 2/46 perros se observaron complicaciones e incluyeron absceso y colapso pulmonar
ABSTRACTS

Manifestaciones clínicas hallazgos laboratoriales tratamientos y resultados de intoxicación aguda por organofosforados y carbamatos en 102 perros: un estudio retrospectivo

Klainbart S, Grabernik M, Kelmer E, Chai O, Cuneah O, Segev G, Aroch I.
Vet J. 2019 Sep

  • Los organofosforados (OP) y los carbamatos son insecticidas de uso común y fuentes importantes de intoxicación tanto en humanos como en animales. Sin embargo, no existen estudios a gran escala de estas intoxicaciones en perros.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de los perros de un hospital y se identificaron 102 perros definitivamente diagnosticados con intoxicación aguda por OP o carbamatos.
  • Los signos clínicos más comunes en la presentación incluyeron temblor muscular, hipersalivación, miosis, debilidad, vómitos y diarrea. La hipersalivación, el temblor muscular y la taquipnea se asociaron significativamente (P <0.05) con la supervivencia en el momento del alta; mientras que la debilidad, el letargo mental, la anorexia, las membranas mucosas pálidas y el movimiento de remar en las piernas se asociaron significativamente con la muerte.
  • Las anormalidades comunes de laboratorio incluyeron disminución de la actividad de la pseudocolinesterasa, acidemia, aumento de la proteínas plasmáticas, leucocitosis, hipocloremia, hiperbilirrubinemia, aumento de creatinina y actividades de alanina transaminasa (ALT), aspartato transaminasa (AST) y creatin-quinasa, y prolongación del tiempo de tromboplastina parcial activada (aPTT).
  • En comparación con los sobrevivientes, los no sobrevivientes mostraron significativamente: mayores frecuencias de trombocitopenia, disminución de CO2 en sangre, tiempo de protrombina (TP) prolongado, hipernatremia, hipercalemia, hipocolesterolemia, hipoproteinemia, hipertrigliceridemia, aumento de la actividad ALT y aumento de la concentración de urea; concentraciones medias más bajas de bicarbonato en sangre venosa, cloruro sérico y CO2 total; y medianas más altas de TP, concentraciones séricas totales de bilirrubina y urea, y actividades ALT y AST.
  • Los tratamientos frecuentes para los perros intoxicados fueron con difenhidramina, sulfato de atropina, antibióticos, diazepam y pralidoxima, mientras que algunos (19.2%) requirieron anestesia general y ventilación mecánica. La tasa de supervivencia de los perros tratados con lavado gástrico fue mayor (P = 0.041) en comparación con la de los perros restantes. El desarrollo de insuficiencia respiratoria y la necesidad de ventilación mecánica se asociaron significativamente (P <0.001) con la muerte. La tasa de mortalidad fue del 17%.
ABSTRACTS

La meningitis arteritis sensible a esteroides en perros en Alemania: ¿Existen factores clínicos o epidemiológicos que influencien la tasa de recurrencia?

Hilpert E, Tipold A, Meyerhoff N, Schwerdt J, Winkler S, Jurina K, Fischer A, Kornberg M, Parzefall B, Flegel T.
Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2020 Feb;48(1):5-12

  • La meningitis arteritis sensible a esteroides (SRMA) es una de las enfermedades inflamatorias más comunes del sistema nervioso central en perros. En este estudio multicéntrico se examinaron los factores de predisposición de raza y sexo en base a la población de perros en Alemania, así como los factores epidemiológicos y clínicos para con la tasa de recurrencias de SRMA.
  • Se analizaron retrospectivamente los datos de 153 perros con SRMA. Se investigó si algunas razas de perros que padecen SRMA estaban sobrerrepresentadas con mayor frecuencia (n ≥ 5) en comparación con la población total de perros en Alemania. También se evaluó si había algún sexo afectado con mayor frecuencia. Se usaron bases de datos caninas locales como datos de referencia de la población total. Con respecto a la aparición de una o más recurrencias, se investigaron los siguientes factores: reseña del animal; peso corporal; edad en la primera presentación; período de tiempo entre la última vacunación y el inicio de los signos clínicos; signos clínicos y punto de tiempo de la primera manifestación de la SRMA; resultados del análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR) en la primera presentación (recuento total y diferencial de células nucleadas, concentración de proteínas); concentraciones de inmunoglobulina A y proteína C reactiva (CRP) en suero y LCR; administración de medicación inmunosupresora; datos de seguimiento, que incluyeron la respuesta al tratamiento, la aparición de recurrencias y la mortalidad, incluidos los motivos, es decir debido a la enfermedad, terapia o eutanasia.
  • Se observó que la raza tenía una influencia estadísticamente significativa en el desarrollo de la SRMA (p <0.05). Beagles y Boxers fueron afectados más comúnmente por la SRMA que otras razas en lo que respecta a la población total en Alemania. Las recurrencias ocurrieron en el 29,4% de los 153 perros de este estudio. En contraste al desarrollo de la SRMA, en el cual los perros machos tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollarla que las hembras (p <0.05), éstas son más propensas a recaer que los machos (p = 0.02). Los pacientes que recibieron monoterapia con prednisolona tuvieron menos recurrencias que aquellos con combinación de prednisolona y azatioprina (p <0.05). Ser más joven (p = 0.071) y tener concentraciones de CRP más bajas (p = 0.081) en la primera presentación se asociaron tentativamente con una mayor incidencia de recurrencias.
  • Los autores concluyen que se confirman observaciones previas sobre las predisposición de determinadas de raza y sexo en el apoyo al diagnóstico de arteritis SRMA. Este estudio permite una explicación más precisa a los propietarios sobre el riesgo de posibles recurrencias.
ABSTRACTS

Identificación de los factores de riesgo para la recurrencia de una peritonitis séptica secundaria siguiente a un tratamiento quirúrgico inicial de una peritonitis séptica secundaria

Fink O, Buysse A, Drobatz KJ, Bentley A.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2020 Feb 24

  • La peritonitis séptica secundaria (SSP) se define como una peritonitis resultante de una fuente de infección intraperitoneal identificable.
  • En este estudio se informa de la incidencia y los factores de riesgo para el desarrollo de una recurrencia de la peritonitis séptica secundaria (peritonitis séptica secundaria recurrente: RSSP) en perros y del resultado de perros tratados quirúrgicamente para esta RSSP.
  • A partir de la base de datos de un hospital universitario, se revisaron retrospectivamente los registros médicos de perros que se trataron quirúrgicamente por SSP. De 149 perros que cumplieron con los criterios de inclusión, 15 (10.1%) perros desarrollaron RSSP después de la cirugía y 134 (89.9%) no.
  • Los perros con RSSP tenían una albúmina significativamente más baja antes de la primera cirugía para tratar SSP (mediana 18 g / L [1.8 g / dL] vs 22 g / L [2.2 g / dL], P = 0.005) y un hematocrito más alto antes de la primera cirugía para tratar SSP (mediana 52% vs 45%, P = 0.028). Los perros con peritonitis séptica de origen gastrointestinal (GI) fueron significativamente más propensos a desarrollar peritonitis recurrente que aquellos con sepsis de una fuente no GI (odds ratio [OR], 4.4, IC 95%: 0.95-20, P = 0.041). Dentro de los perros con sepsis de origen GI, los que la sepsis fue debida a un cuerpo extraño tuvieron significativamente más probabilidades de desarrollar RSSP que aquellos con sepsis gastrointestinal por una causa que no fue un cuerpo extraño (OR, 7.2, IC 95%: 1.6-43, P = 0.0018). De los 15 perros en el grupo RSSP, 8 fueron sacrificados sin tratamiento adicional. En los 7 casos restantes se realizó una relaparotomía; 3 de estos (42,9%) sobrevivieron.
  • En este estudio se identificó una tasa de 10.1% de RSSP después de la primera cirugía para tratar SSP. En el preoperatorio, los perros que desarrollaron recurrencia mostraron una albúmina significativamente menor y el hematocrito significativamente mayor. Los perros con sepsis gastrointestinal tenían un mayor riesgo de recurrencia y, entre los perros con sepsis gastrointestinal, la presencia de un cuerpo extraño era un factor de riesgo adicional para la recurrencia.
ABSTRACTS

Evaluación multicéntrica retrospectiva de perforaciones ileocecocólicas asociadas a la endoscopia de tracto gastrointestinal inferior en perros y gatos

J Vet Intern Med. 2020 Feb 18
Woolhead VL, Whittemore JC, Stewart SA.

  • Cada vez más se realizan ileoscopias en perros y gatos con signos gastrointestinales, y sin embargo todavía no se han descrito perforaciones ileocecocólicas iatrogénicas (ICC) .

El objetivo del estudio era caracterizar las perforaciones endoscópicas ICC en perros y gatos.

En una revisión retrospectiva se identificó una serie de casos de 13 perros y 2 gatos. Se recopilaron y revisaron la reseña, la presentación, el equipo endoscópico, la preparación del colon, el nivel de experiencia del endoscopista, la técnica de intubación ileal, el método de diagnóstico, la ubicación de la perforación, la histopatología, el manejo y los resultados.

  • Se identificaron 6 perforaciones ileales, 5 cecales y 4 colónicas entre 2012 y 2019. Los perros pesaron 2.4-26 kg (mediana, 10.3 kg) y los gatos 4.6-5.1 kg (mediana, 4.9 kg). La endoscopia se realizó en perros con vómitos (n = 4), así como diarreas de intestino grueso (n = 5), delgado (n = 1) y diarreas mixtas (n = 4)). Los gatos tenían diarrea de intestino grueso. Los endoscopistas las realizaron 1 interno supervisado, 9 residentes de medicina interna supervisados ​​(2 de primer año, 6 de segundo año, 1 de tercer año) y 5 diplomados de medicina interna. El diagnóstico de la perforación fue posterior al procedimiento en 5 perros, ocurriendo 1-5 días después de la endoscopia (mediana, 3 días); los perros se presentaron nuevamente con inapetencia (n = 4), letargo (n = 4), dolor abdominal (n = 3), arcadas (n = 2) y síncope (n = 1). Todos los animales fueron sometidos a corrección quirúrgica. La histopatología no identificó lesiones en el sitio de perforación en ningún animal. Dos perros requirieron una segunda cirugía; 1 falleció 12 horas después de la cirugía. La supervivencia para el momento del alta fue del 93%, con un 78% de supervivencia ≥8 meses.
  •  Según los datos del estudio, la perforación endoscópica ICC iatrogénica no es indicativa de la existencia de una enfermedad subyacente y se asocia con un buen pronóstico. En ocasiones el diagnóstico es posterior al procedimiento. Por lo tanto, esta perforación debería considerarse en el diagnóstico diferencial para animales con deterioro clínico después de una endoscopia.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del tipo de un catéter urinario permanente en gatos con obstrucción uretral (Enero 2014 – Diciembre 2014):91 casos

Davidow EB.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Feb 23

  • El objetivo del estudio era investigar la influencia del tipo de catéter urinario en la tasa de recurrencia de la obstrucción uretral (rUO) en gatos. Se realizó una búsqueda retrospectiva de los casos presentados en dos hospitales privados de referencia durante el 2014. Se incluyeron 91 gatos diagnosticados con obstrucción uretral y tratados mediante la colocación de un catéter uretral permanente de Argyle 3.5-Fr (AR) o 3.5-Fr de goma roja (RR).
  • En total, se identificaron 91 gatos que cumplieron los criterios de inclusión. Todos los gatos fueron tratados con fluidos intravenosos, buprenorfina, prazosina y un catéter uretral permanente con un sistema de recolección cerrado. No hubo diferencias estadística entre gatos con diferentes tipos de catéteres, en las condiciones basales, el tratamiento con medicamentos o el tiempo de cateterización. Para 91 gatos hubo seguimiento disponible a las 24 horas, 86 gatos a los 7 días y 84 gatos a los 30 días. No hubo diferencia estadística en la tasa rUO entre gatos con diferentes tipos de catéteres en ningún momento.
  • En este estudio no se encontraron diferencias en la tasa de rUO en gatos tratados por obstrucción uretral con un catéter 3.5 Fr AR o RR. La obstrucción uretral recurrente en este estudio a los 30 días fue del 11%. Por la naturaleza retrospectiva de este estudio, la incapacidad para detectar una diferencia podría deberse al pequeño tamaño de la muestra.
ABSTRACTS

Síndrome de las vías respiratorias de perros braquiocefálicos: manejo y complicaciones respiratorias post-operatorias en 248 perros

Lindsay B, Cook D, Wetzel JM, Siess S, Moses P.
Aust Vet J. 2020 Feb 9

  • A medida que aumenta el número perros de razas braquiocefálicas, se están realizando cada vez más la corrección quirúrgica de los diversos aspectos del síndrome de las vías respiratorias de perros braquiocefálicos (brachycephalic airway síndrome; BAS).
  • El objetivo de este estudio fue describir la incidencia y las estrategias para el manejo de las complicaciones respiratorias postoperatorias en perros braquicéfalos sometidos a corrección quirúrgica de uno o más aspectos del BAS.
  • Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de 248 perros braquicefálicos tratados quirúrgicamente de algún aspecto del BAS para obtener información sobre la demografía, procedimientos realizados, complicaciones postoperatorias y tratamiento implementado, tiempo de hospitalización y necesidad de cirugía adicional.
  • Las razas más representadas fueron Pugs, Cavalier King Charles Spaniels y British Bulldogs. Los perros que experimentaron alguna complicación fueron significativamente mayores (la media fue de 5,5 años, en comparación con 4,1 años [P <0,01]). Cincuenta y ocho perros (23.4%) tuvieron complicaciones que incluyeron: disnea que se pudo manejar con oxígeno suplementario solo (7.3%, n = 18), disnea que requirió anestesia y re-intubación (8.9%, n = 22), disnea que requirió un tratamiento con una traqueotomía temporal (8.9%, n = 22), neumonía por aspiración (4%, n = 10) y paro respiratorio o cardíaco (2.4%, n = 6). Cinco de los 22 perros que requirieron anestesia y re-intubación se deterioraron 12 o más horas después de la recuperación anestésica posquirúrgica. La tasa de mortalidad general en este estudio fue del 2,4% (n = 6). La edad, alguna patología concurrente de las vías aéreas y la presentación en situación de emergencia predijeron la ocurrencia complicaciones postoperatorias de forma significativa.
  • Los datos de este estudio muestran la importancia que tiene el poder realizar un seguimiento minucioso durante un mínimo de 24 h después de la cirugía por un veterinario o un técnico veterinario experimentado. Para reducir el riesgo de complicaciones postoperatorias, la intervención quirúrgica en perros sintomáticos con BAS debería considerarse a una edad más temprana, incluso como un procedimiento electivo,
ABSTRACTS

Evaluación de lesiones esplénicas nodulares en 370 perros de raza pequeña (<15 kg)

Fernandez S, Lang JM, Maritato KC.
J Am Anim Hosp Assoc. 2019 Jul/Aug;55(4):201-209

  • En este estudio retrospectivo, se evaluaron 370 perros de raza pequeña (<15 kg) sometidos a esplenectomía por la presencia de lesiones esplénicas nodulares.
  • Se valoró si existían asociaciones en cuanto a la raza, neoplasias, hemoperitoneo y mediana de supervivencia con otros estudios previos. Los datos analizados incluyeron reseña del animal, diagnóstico histopatológico, presencia o ausencia de hemoperitoneo, asociaciones de razas y tiempos de supervivencia.
  • En este estudio, el 44% (163/370) de los perros tenían lesiones esplénicas no neoplásicas y el 56% (207/370) tenían lesiones neoplásicas. El hemangiosarcoma estuvo presente en el 27% (100/370) de las lesiones esplénicas. El hemoperitoneo estaba presente en el 31% (115/370) de los perros, y de éstos, el 66% (76/115) tenía lesiones esplénicas malignas. Las razas más comunes fueron schnauzer miniatura, dachshunds y beagles. Los beagles mostraron una asociación positiva con malignidad. La presencia de hemoperitoneo se asoció con malignidad. La distribución de las lesiones esplénicas nodulares, la correlación del hemoperitoneo con la neoplasia maligna y la mediana del tiempo de supervivencia fueron similares a estudios previos en perros de razas grandes.
  • Los autores concluyen que los perros de razas pequeñas que presentan hemoperitoneo tienen 2,6 veces más probabilidades de que el diagnóstico de una lesión esplénica sea de malignidad. Los perros de razas pequeñas más comunes con lesiones esplénicas nodulares fueron schnauzer miniatura, dachshunds y beagles. Los beagles y los terriers de razas pequeñas tenían más probabilidades de tener lesiones esplénicas malignas, y los terriers de razas pequeñas tenían más probabilidades de presentar hemoperitoneo.
ABSTRACTS

Xenotransfusión de sangre canina a gatos: una revisión de 49 casos y su resultado

Le Gal A, Thomas EK, Humm KR.
J Small Anim Pract. 2019 Dec 22

  • Los objetivos del estudio eran, describir el uso de un protocolo de xenotransfusión, valorar el resultado de la xenotransfusión en los gatos receptores, y evaluar el recuerdo del propietario respecto a la xenotransfusión.
  • Se incluyeron 49 gatos a los que se les administró una xenotransfusión en dos hospitales entre enero de 2016 y julio de 2018. Se registraron los datos acerca del cumplimiento del protocolo de xenotransfusión, la causa de la anemia, el tipo de sangre administrada, hematocrito, el volumen de la transfusión, las reacciones a la transfusión, el hematocrito 12 horas después de la transfusión y la supervivencia en el momento del alta. Los dueños de los gatos sobrevivientes fueron interrogados para evaluar si recordaban que se había realizado una xenotransfusión.
  • Las causas más comunes de anemia fueron la pérdida de sangre en cirugía (n = 17), anemia hemolítica inmunomediada (n = 14) y neoplasia (n = 14). La mediana del hematocrito antes de la transfusión fue del 10%. Seis gatos (12%) tuvieron reacciones febriles transfusionales no hemolíticas. La mediana del hematocrito 12 horas después de la transfusión fue del 25%. Diez gatos (20%) murieron o fueron eutanasiados dentro de las 24 horas posteriores a la xenotransfusión. Se produjo una reacción de transfusión hemolítica tardía en 25 de 39 (64%) gatos que se manifestaron como ictericia, en 15 gatos después de una mediana de 1.9 días, y con suero hemolítico en 19 gatos después de una mediana de 2 días. De los 18 gatos vivos a 1 semana después del momento del alta, 15 (83%) todavía estaban vivos a una mediana de 173 días después de la xenotransfusión. Todos los propietarios contactados recordaron que sus gatos habían recibido una xenotransfusión.
  • Los autores concluyen que la xenotransfusión de un concentrado de glóbulos rojos caninos a los gatos es posible, pero se debe esperar hemólisis entre 1 y 6 días después de la transfusión
ABSTRACTS

Administración de Insulina Lispro junto a electrolitos para el tratamiento de la cetoacidosis diabética en gatos

Anderson JD, Rondeau DA, Hess RS.
J Vet Intern Med. 2019 Jul;33(4):1593-1601

  • Actualmente faltan protocolos para la corrección de deficiencias de electrolitos en gatos con cetoacidosis diabética (CAD) y no existen datos acerca de la infusión intravenosa a ritmo continuo (Intravenous continuous rate infusion IVCRI) de lispro a una dosis inicial de 0.09 U / kg / h y el uso de cloruro de sodio al 0.9% (NaCl) para la reanimación con fluidos en gatos con CAD.
  • El objetivo del estudio era caracterizar el uso de IVCRI de lispro a una dosis inicial de 0.09 U / kg / h y el uso de NaCl para la reanimación, y al mismo tiempo explorar protocolos para la suplementación de electrolitos en gatos con CAD.
  • Se seleccionaron 12 gatos con CAD de una población de gatos de un hospital universitario para un estudio aleatorizado, controlado, y ciego. Se asignaron al azar 6 gatos a cada grupo, un grupo de tratamiento con insulina lispro (LITG) y un grupo de tratamiento con insulina regular (RITG). Todos los gatos recibieron reanimación con fluidos en IVCRI con NaCl. Para tratar las deficiencias de electrolitos, se utilizaron soluciones con concentraciones de electrolitos superiores a las publicadas en reportes anteriores.
  • La mediana del tiempo hasta alcanzar la concentración de glucosa en sangre (BG) <250 mg / dL fue significativamente menor en los gatos del grupo LITG (mediana de 7 horas, 2-10 horas) que el RITG (mediana de 12.5 horas, 8-20 horas; P = .02 ) Dos gatos tenían hipoglucemia no clínica (BG = 40 mg / dL). El cambio más rápido en 157 mediciones de las concentraciones de sodio corregido fue de 0.7 mmol / L / h. Las concentraciones bajas de sodio, potasio, fósforo y magnesio en suero fueron más de 3 veces más comunes que las concentraciones de estos electrolitos por encima de lo normal, a pesar de la suplementación con fluidos con altas concentraciones de electrolitos.
  • Los autores concluyen que la administración de Lispro en una dosis inicial de 0.09 U / kg / h junto a NaCl administrado para reanimación con fluidos son seguros y efectivos para el tratamiento de CAD en gatos.