Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urgencias y cuidados intensivos

ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva de la exposición a rodenticidas y descontaminación gastrointestinal en gatos: 146 casos

Walton KL, Otto CM.
J Vet Emerg Crit Care. 2018 Aug 21

  • Los objetivos del estudio fueron determinar la prevalencia de la exposición a rodenticidas en gatos, describir el uso de la descontaminación gastrointestinal (DGI) después de la exposición a rodenticidas, y valorar la eficacia de la DGI después de la exposición a rodenticidas anticoagulantes (ACR). Se revisó de forma retrospectiva los archivos de un servicio de emergencia de un hospital universitario urbano desde 2000-2010. Se identificaron 146 gatos por exposición a rodenticidas.
  • Anualmente, el número de gatos que se presentaron por exposición a rodenticidas eran un promedio 13 de 3.336 (0.39%) y totalizaron 146 casos en 11 años. Entre los gatos que habían estado expuestos al rodenticida había la probabilidad significativa de ser jóvenes (P <0.001), sexualmente intactos (P <0.001), y presentados en la temporada de otoño (P = 0.002). La mayoría de los gatos vivían en el interior (67.6%). El tipo de rodenticida involucrado en la exposición fue desconocido en el 50% (71/142) de los casos. De los tipos conocidos, los ACR fueron los más comunes (59/142, 41.5%) seguidos por colecalciferol (7/142, 4.9%) y brometalina (5/142, 3.5%). Se intentó la DGI en 21/36 (58%) gatos con exposición a un ACR conocido. Se intentó la emesis en 17/21 (81%) y se administró carbón en 14/21 (67%) gatos que se sometieron a DGI. Este estudio no detectó un efecto de los esfuerzos de DGI sobre la prolongación del tiempo de protrombina (PT) 48 horas después de la exposición a un ACR conocido.
  • Los autores describen que los gatos consumen rodenticidas. Debido a la falta de evidencia de los resultados obtenidos al hacer la DGI en los gatos expuestos a ACR, se debería evaluar un  PT 48 horas después de la primera exposición independientemente de si se realiza DGI. El tratamiento debería basarse en los resultados del PT. La DGI debe realizarse a discreción del veterinario y teniendo en cuenta la historia, los riesgos, la dosis tóxica calculada, la baja prevalencia de toxicidad por ACR en gatos, la resistencia general de los gatos a la toxicidad por ACR y las opciones de tratamiento.

 

ABSTRACTS

¿Son la hipernatremia y la coagulopatía biomarcadores clínicos útiles en perros con traumatismo craneal?: Un estudio retrospectivo

Riese F, Steinmetz S, Rohn K, Tipold A.
J Neurotrauma. 2018 Aug 8

  • Este estudio se realizó para evaluar las concentraciones séricas de sodio y los tiempos de tromboplastina parcial y  de protrombina (PTT / PT)  como biomarcadores clínicos con valor pronóstico en perros con lesión cerebral traumática (traumatic brain injury: TBI). Se examinaron los niveles de sodio de 158 perros con TBI y 169 pacientes con trauma sin afectación de la cabeza.
  • Los pacientes con TBI con hipernatremia tenían un riesgo ligeramente más alto de morir (22,03%) que los perros con niveles normales de sodio (19,76%). Sin embargo, en general no hubo una correlación estadísticamente significativa entre los niveles de sodio y el resultado final de los pacientes con TBI (p = 0,6357). Los perros con niveles de sodio superiores a 160 mmol / L no sobrevivieron. Después del trauma, en los perros con epilepsia postraumática (post-traumatic epilepsy : PTE) de aparición tardía mostraron más frecuentemente hiponatremia, y en cambio los perros con PET inmediata mostraron hipernatremia leve o niveles normales de sodio. En una subpoblación de perros se evaluaron PTTy PT y se observó  una fuerte correlación entre estos tiempos y la escala modificada de Coma de Glasgow (MGCS) (p = 0,0006, p = 0,0306, repectivamente).
  • Los autores concluyen que, a diferencia de los pacientes humanos, en este estudio, los niveles de sodio no muestran una correlación significativa con la supervivencia en perros con lesión cerebral traumática. Pero es importante tener en cuenta que en casos con TBI severa, los dueños de los perros optan a menudo por la eutanasia antes de que se pudiera hacer evidente la hipernatremia severa. En perros con hiponatremia inicial se observó PTE tardía. Debido a la existencia de una correlación significativa entre PTT / PT y la MGCS, la coagulopatía podría ser considerada como un biomarcador de valor pronóstico en pacientes clínicos caninos con TBI
ABSTRACTS

Presentación clínica, causas, tratamiento y evolución de las avulsiones de labios en perros y gatos: 24 casos (2001-2017)

Saverino KM, Reiter AM.
Front Vet Sci. 2018 Jul 6;5:144

  • Las avulsiones de labios son consecuencias frecuentes del trauma orofacial en perros y gatos, siendo los atropellos y las heridas por mordedura las causas más comunes. La terapia quirúrgica suele ser exitosa si procede con una limpieza de la herida temprana y cierre sin tensión cutánea de la herida. En esta serie de casos se informa retrospectivamente sobre las causas, lesiones, tratamiento y resultado de las avulsiones de labios en perros y gatos. Se incluyeron 23 pacientes (11 perros y 12 gatos) con 24 avulsiones de labios.
  • Los pacientes eran generalmente jóvenes, siendo un 68,2% de menores de 3 años y un 36,4% de menores de 1 año. Las causas conocidas más frecuentes fueron mordeduras de animales (26.1%) y traumatismos por vehículos (21.7%). En los gatos, la causa más común fue el traumatismo por vehículo (25%). En perros, la causa más común fue la mordedura por otro animal (45,4%). La avulsión bilateral de la parte superior rostral del labio fue la más común en perros (36.3%), mientras que, en gatos, la más común fue la avulsión bilateral de la parte inferior rostral (53.8%). Existieron lesiones concurrentes en el 34.8% de informes. Todas las avulsiones de labios se trataron mediante lavados y desbridamiento de las heridas, y seguidas de una reparación aposicional con material de sutura absorbible. La complicación más común a corto plazo fue la dehiscencia de la herida (21,4%). La terapia quirúrgica tuvo siempre buenos resultados y no se informaron complicaciones significativas a largo plazo.
  • Los resultados de este trabajo sugieren que las avulsiones de labios son situaciones que se ven frecuentemente en perros y gatos, generalmente son causados por traumas o mordeduras de animales, y se manejan con éxito con una reparación quirúrgica.
ABSTRACTS

Eritrocitos nucleados y anemia en perros con Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica: ¿Pueden afectar a la evolución final?

George Lubas ; Alessio Pierini ; Gianila Ceccherini
ACVIM 2018

  • Durante el Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SIRS) se produce una liberación de mediadores inflamatorios y aparecen frecuentemente algunas modificaciones hematológicas. El objetivo del estudio fue evaluar la anemia y la presencia de glóbulos rojos nucleados (NRBC) en el SIRS canino, y realizar una comparación con la gravedad de la enfermedad y el resultado final del proceso. Se diseñó un estudio retrospectivo donde se incluyeron:  90 perros con SIRS, 50 perros sanos, 50 perros con enfermedades crónicas. Se estadificaron los perros en base a cuantos criterios de SIRS cumplían y se les asignó una puntuación APPLE. Se valuó la tasa de mortalidad a los 7 y 15 días después del ingreso. Se excluyeron los trastornos hemolíticos o hemorrágicos. Se comparó la evolución final del perros con la estadificación SIRS y la puntuación APPLE. En la tres poblaciones de estudio y se evaluaron los tipos de anemia y los recuentos de NRBC.
  • Las puntuaciones de APPLE> 25 (p = 0.03) y la calificación de SIRS> 2 (p = 0.001) se asociaron con una mala evolución final del perro. En el grupo de perros con SIRS, la anemia estaba presente en 56/90 perros. Los tipos más frecuentes de anemia fueron leve (45%) o moderada (43%), microcítica (55%) o normocítica (41%) y normocrómica (93%). La anemia y su gravedad se asociaron con un resultado deficiente (p = 0,0197). El grupo de perros con SIRS mostró patrones de anemia peores que los otros dos grupos (p <0.001). En 22/90 de perros con SIRS se detectaron NRBC, y se asoció con un mal resultado (p = 0,005). El recuento de NRBC fue significativamente mayor en el grupo de perros con SIRS que en perros sanos (p = 0,0007). La anemia normocrómica leve-moderada, micro-normocítica es un hallazgo frecuente en estos perros con SIRS.
  • Los resultados de este estudio sugieren que la existencia de NRBC circulantes y su cantidad podrían ser un valor pronóstico negativo adicional.
ABSTRACTS

Doce transfusiones sanguíneas autólogas en 8 gatos con hemoperitoneo

Cole LP, Humm K.
J Feline Med Surg. 2018 Jul 1

  • Los objetivos de este estudio fueron describir el uso clínico y el resultado de las transfusiones autólogas en gatos con hemorragia intracavitaria. Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo en un solo centro de referencia para gatos. Se buscaron registros médicos de gatos que habían recibido una autotransfusión. De los registros médicos, se valoraron la enfermedad subyacente, técnica de autotransfusión, volumen de autotransfusión, período de tiempo durante el cual se administró la autotransfusión, hematocritos (PCV) en pre y post autotransfusión, aumento porcentual del PCV, uso de otros productos sanguíneos y cualquier complicación del procedimiento. Se documentó la supervivencia en el momento del alta y la supervivencia a los 2 meses.
  • Entre julio de 2012 y marzo de 2018, se realizaron un total de 12 autotransfusiones en 8 gatos. Todos los pacientes fueron diagnosticados con hemoperitoneo. Cuatro de los ocho gatos se habían diagnosticado de neoplasia abdominal, tres tuvieron hemorragia postoperatoria y uno tuvo un hemoperitoneo traumático. Tres gatos recibieron más de una autotransfusión. La sangre se recogió con un catéter de mariposa 23 G y una jeringa de 20 ml en 7/12 colecciones de sangre, una aguja 23 G y una jeringa de 20 ml en 2/12colecciones y directamente en jeringas desde el abdomen abierto en el momento de la cirugía en 3/12 colecciones. Se recogió y administró un volumen medio de 50 ml (rango de 25-80 ml), lo que significa que se administró un volumen medio de 16,5 ml / kg (rango de 9-26 ml / kg). Las transfusiones autólogas se administraron en una mediana de 3 h (0,25-6 h). Cinco gatos recibieron otro producto sanguíneo junto con la autotransfusión. El porcentaje medio de aumento de PCV fue del 5% (rango 1-7%). En 5/12 autotransfusiones se utilizaron anticoagulantes. No se informaron efectos adversos clínicamente relevantes. Seis de los ocho gatos sobrevivieron para darles el alta. La supervivencia a los dos meses fue del 60% (3/5). 
  • Los autores concluyen que la transfusión autóloga parece ser una técnica segura y efectiva para estabilizar gatos con hemoperitoneo. Esta técnica permite una provisión de sangre rápida y barata y evita la necesidad de un donante de sangre alogénico.
ABSTRACTS

Caracterización de las causas, y factores asociados a las efusiones pleurales en gatos

Ruiz MD, Vessières F, Ragetly GR, Hernandez JL.
J Am Vet Med Assoc. 2018 Jul 15;253(2):181-187

  • El objetivo de este estudio era caracterizar e investigar las posibles asociaciones entre las causas del derrame pleural y diversos factores clínicos en una gran cohorte de gatos con derrame pleural. Se evaluó una serie de casos retrospectivos que incluyeron 380 gatos con diagnóstico de derrame pleural desde el 1 de enero de 2009 hasta el 14 de julio de 2014, para los cuales se había investigado completamente la causa del derrame pleural. Se revisaron los registros médicos y se recopilaron datos sobre las características del gato, los signos clínicos, la causa del derrame pleural, el tratamiento y el estado de supervivencia al momento del alta del hospital. Se buscaron asociaciones entre las variables y las causas de derrame pleural.
  • Un total de 87 (22.9%) gatos murieron o fueron sacrificados antes y no se dieron de alta del hospital. La causa más frecuente de derrame pleural fue la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) (155 [40,8%]), seguida de neoplasia (98 [25,8%]). Otras causas incluyeron piotórax, quilotórax idiopático, traumatismo, peritonitis infecciosa felina y hernia diafragmática no traumática. Los gatos con traumatismo o peritonitis infecciosa felina fueron significativamente más jóvenes que aquellos con ICC o neoplasia. Los gatos con linfomas eran significativamente más jóvenes que aquellos con carcinomas. Los gatos con ICC tuvieron una temperatura rectal significativamente menor en el momento ingreso hospitalario (media ± DE, 36,9 ± 1,2 ° C) que los gatos con derrame pleural por otras causas (37,9 ± 1,2 ° C ).
  • En este estudio, los gatos con derrame pleural tuvieron un mal pronóstico. La ICC y neoplasia fueron las causas más comunes. La edad y la hipotermia podrían ser útiles para elevar el índice de sospecha de ciertas causas de derrame pleural subyacentes en gatos.
ABSTRACTS

Anafilaxis en perros: un estudio retrospectivo en un Hospital veterinario universitario en USA

Fabrice T.J. Fosset ; Benjamin Lucas ; Sidonie N. Lavergne
ACVIM 2018

  • La anafilaxis es una reacción de hipersensibilidad aguda, potencialmente mortal, que implica la desgranulación inducida por IgE de mastocitos y basófilos que liberan potentes moléculas proinflamatorias. La incidencia de estas reacciones anafilácticas en veterinaria todavía no se ha establecido y se carece de pruebas sólidas sobre el uso de antihistamínicos y esteroides. El objetivo de este estudio fue caracterizar estas reacciones anafilácticas en perros, estimar su incidencia e identificar una correlación potencial entre el resultado y los tratamientos. Se realizó una búsqueda por niveles de palabras claves en las bases de datos del hospital y laboratorio de diagnóstico que comprendió un periodo de 11 años. Las palabras clave de Nivel 1 fueron específicas para la hipersensibilidad de tipo I: por ejemplo, anafilaxia, angioedema. Las palabras clave de nivel 2 incluyeron signos clínicos que con frecuencia se asocian con la anafilaxia: por ejemplo, urticaria, asma. Las palabras clave de nivel 3 se corresponden con los signos clínicos que se pueden ver en más diversas circunstancias, por ejemplo, nariz hinchada.
  • De los 5.413 casos identificados por las palabras clave de búsqueda, se encontraron 88 casos de reacciones anafilácticas (0,2% de incidencia) con una relación hembra:macho de 2,3: 1 (en comparación con 1: 1 en la población de perros del hospital). La edad media fue de 2.2 años (2.4 meses a 14 años). Las razas más representadas fueron perros de raza mixta (18.2%), Dachshunds (10.2%), Chihuahuas (6.8%), Labrador retrievers (6.8%), Boxers (5.7%) y American PitBull Terriers y Pugs (ambos 4.5%). Las reacciones anafilácticas se relacionaron con la administración de una vacuna (35.2%), una droga (10.2%), una mordedura / picadura de insecto (9.1%), contacto con ropas / química (3%), o de origen desconocido (42%). Los signos clínicos reportados fueron cutáneos (87.5% de casos, 65.9% de angioedema, 34.1% de eritema, 32.9% de urticaria y 5.7% de prurito), gastrointestinales (9.1% de casos), signos clínicos de shock (9.1%) y respiratorios (2.3%). Un paciente murió, pero el 75% de los supervivientes habían mejorado en el momento en que abandonaron el hospital (incluyendo el 16.1% que tuvieron una recuperación total), y el 10.3% permaneció sin cambios. Se administró un medicamento en 93% de los casos: antihistamínicos inyectables (87.5%), corticosteroides (50%), ambos (44.3%) y un vasopresor (3.4%). El 31% de los sobrevivientes se fueron a casa con difenhidramina oral, el 2.1% con prednisona y el 3.4% con ambos. No se encontraron diferencias en el resultado entre los grupos de tratamiento (p = 0,9571) ni en la etiología (p = 0,07516). Los signos clínicos que afectaron negativamente el resultado final del paciente fueron signos respiratorios (p = 0.0059), particularmente dificultad respiratoria (p = 8.581e-16) y signos de shock cardiovascular (p = 0.00491).
  • Según este estudio, las reacciones anafilácticas parecen ser un motivo de consulta bastante común y suelen ser más comunes en las perras que en machos. Los signos cutáneos fueron la presentación más común de anafilaxis en perros. En general, estas reacciones alérgicas tuvieron un buen pronóstico. De acuerdo con estos datos, la administración de corticosteroides además de antihistamínicos para tratar reacciones anafilácticas en perros no está justificada
ABSTRACTS

Disminución rápida de la dosis de prednisona puede causar una recurrencia anticipada de trombocitopenia inmunomediada primaria en perros

Keitaro Morishita; Daichi Takamura; Tatsuyuki Osuga; Noboru Sasaki; Hiroshi Ohta
ACVIM 2018

  • La trombocitopenia inmunomediada primaria (pIMT) es un trastorno hematológico común en perros. Aunque en la mayoría de casos, las dosis inmunosupresoras de prednisolona pueden normalizar el recuento de plaquetas, la alta tasa de recurrencia sigue siendo un problema. En este estudio se valora la relación entre la disminución de la dosis de prednisolona y el tiempo de recaída. Se evaluaron retrospectivamente 16 tratados para pIMT en el Hospital Universitario Veterinario de Hokkaido, entre marzo de 2013 y mayo de 2017. Se definió un episodio de recaída como el periodo con terapia desde la remisión hasta la recaída. Un episodio sin recaída se definió como el periodo con terapia desde la remisión hasta el cese de la prednisolona. No se tuvieron en cuenta los medicamentos inmunosupresores concurrentes.
  • En total, ocurrieron 17 episodios de recaída y 18 episodios sin recaída, al disminuir la prednisolona. La dosis media de prednisolona en el momento de la remisión fue de 2,4 mg / kg / día (rango, 1,0-3,7 mg / kg / día). La dosis media de prednisolona en el momento de la recaída fue de 0,9 mg / kg / día (rango, 0,2-2,5 mg / kg / día). El período mediano de remisión fue de 69 días (rango, 8-221 días). Se identificó una correlación negativa significativa entre la tasa de reducción progresiva de prednisolona (p <0.01, r = -0.74) y el período de remisión. Cuando los 17 episodios de recaída se dividieron en recaída aguda (período de remisión de ≤ 60 días, n = 7) y recidiva tardía (período de remisión de> 60 días, n = 10), la tasa de disminución progresiva de prednisolona fue significativamente mayor para los episodios de recaída aguda que para tanto los episodios de recaída retrasada como para los episodios de no recaída (p = 0.04 y p = 0.01, respectivamente).
  • Los resultados de este estudio sugieren que una disminución rápida en la dosis de prednisolona puede causar la recurrencia anticipada de la pIMT.
ABSTRACTS

Estudio retrospectivo de 157 gatos con pancreatitis que requirieron hospitalización: hallazgos clínico patológicos, indicadores de pronóstico y evolución

Ran Nivy; Alina Kaplanov; Sharon Kuzi; Michal Mazaki-Tovi; Einat Yas; Gilad Segev; Jennifer Ben-Oz; Eran Lavy; Itamar Aroch
ACVIM 2018

  • Aunque la pancreatitis felina (PF) se está diagnosticando cada vez más en los últimos años, todavía no existen estudios clínicos a gran escala. Este estudio retrospectivo caracterizó a una gran cohorte de 157 gatos diagnosticados con PF que requirieron hospitalización. Los criterios de inclusión incluyeron evidencia ecográfica de pancreatitis y / o prueba positiva de SNAP fPLI y / o aumento de la actividad DGGR-lipasa y / o diagnósticos histopatológicos, junto a presencia de signos clínicos compatibles.
  • La tasa de mortalidad fue del 22% (35 gatos), bien por muerte (16 gatos) o eutanasia por el deterioro clínico (19 gatos) durante la hospitalización. El tiempo medio transcurrido desde el inicio de los signos clínicos hasta la presentación en el hospital fue más largo (p = 0,003) en los no supervivientes que en los supervivientes. Se identificaron las etiologías de la PF en el 13.4% de los gatos, e incluyeron anestesia general reciente, trauma, compromiso hemodinámico e intoxicación por organofosforados. La pérdida de peso (p = 0.034) y la depresión en el momento de la presentación (p = 0.003) fueron más frecuentes en los no sobrevivientes, mientras que en los sobrevivientes fue más frecuente la fiebre (p = 0.042). La aparición de derrame pleural (p = 0,003) y detección de lesión renal aguda (p = 0,045) se asoció con la muerte. En el momento de la presentación, las concentraciones medias de glucosa sérica (p = 0,022) y CO2 total (p = 0,027) fueron más bajas, mientras que la concentración sérica media de creatinina (p = 0,048) fue mayor en los no supervivientes que en los supervivientes. La hipoglucemia y la hipocalcemia ionizada en el momento de la presentación, la administración de nutrición parenteral y anorexia persistente durante la hospitalización se asociaron con la muerte (p <0,017 para todos), mientras que la administración de antibióticos (p = 0,023) se asoció con la supervivencia.
  • En este estudio se reportan una serie de factores pronósticos nuevos que justifican una futura evaluación prospectiva para determinar su validez.
ABSTRACTS

Reticulocitosis en perros y gatos no anémicos

Fuchs J, Moritz A, Grußendorf E, Lechner J, Neuerer F, Nickel R, Rieker T, Schwedes C, DeNicola DB, Russell J, Bauer N.
J Small Anim Pract. 2018 Mar 30

  • El objetivo del estudio era evaluar la proporción de muestras de sangre con reticulocitosis sin anemia asociada en gatos y perros e informar la etiología y la tasa de mortalidad de los animales afectados. Se llevó a cabo un estudio multicéntrico retrospectivo que incluyó el examen hematológico de 3956 gatos y 11,087 perros ingresados ​​en siete clínicas veterinarias alemanas (2012 a 2014). Se calculó la proporción de muestras de sangre con reticulocitosis sin anemia, y se evaluaron los datos clínicos, después de excluir las mediciones múltiples de un mismo animal. Los animales con reticulocitosis sin anemia se clasificaron como sanos o enfermos, y los pacientes enfermos se asignaron a 12 grupos de enfermedades. Se registraron datos del pretratamiento (es decir, fármacos antiinflamatorios no esteroideos, glucocorticoides, dipirona).
  • La proporción de muestras de sangre con reticulocitosis sin anemia fue de 3,1% (124/3956) en gatos y 4,4% (492 / 11,087) en perros. En general, el 1,8% (2/111) de los gatos y el 1,5% (7/458) de los perros con reticulocitosis sin anemia estaban sanos. Las categorías de enfermedades subyacentes más frecuentes fueron pérdida de sangre/anemia, los trastornos cardíacos / respiratorios, los trastornos gastrointestinales y los trastornos inflamatorios, así como el cáncer. Había habido pretratamiento en 39, 5% (43/111) de los gatos y 42,4% (194/458) de los perros. La tasa de mortalidad de los animales con reticulocitosis sin anemia fue del 37, 8% (42/111) en gatos y 29,7% (136/458) en perros; la mediana del tiempo de supervivencia en no sobrevivientes fue de 1 día (rango: 0 a 376 días en gatos, 0 a 444 días en perros).
  • En este estudio se observó reticulocitosis sin anemia tanto en perros como en gato en una baja proporción de muestras de sangre (perros> gato). Aunque en el estudio es posible un sesgo hacia animales enfermos, la reticulocitosis sin anemia se observó principalmente en animales con alguna enfermedad y se asoció a una tasa de mortalidad en aproximadamente un tercio de los pacientes.