Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urología

ABSTRACTS

Comparación de los patrones clinicopatológicos de daño tubular en perros con lesión renal aguda causada por leptospirosis y por oras etiologías.

Zamagni S, Troìa R, Zaccheroni F, Monari E, Grisetti C, Perissinotto L, Balboni A, Dondi F.
Vet J. 2020 Dec;266:

  • En medicina humana, la lesión renal aguda (LRA) por leptospira se caracteriza por la afectación tubulointersticial y las pérdidas de electrolitos vía renal, lo que repercute en la presentación clínica y el tratamiento de los casos.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar los resultados de pruebas bioquímicas en orina en perros con leptospirosis para identificar si hay patrones característicos del daño tubular asociado a esta enfermedad.
  • De forma prospectiva, se incluyeron perros con LRA intrínseca causada por la leptospirosis (n = 38) y por otras etiologías (n = 37). Se evaluaron en ambos grupos y se compararon estadísticamente las variables clínicas y clínico-patológicas, incluyendo pruebas bioquímicas en suero y orina, la excreción fraccionada de electrolitos (FE%) y la NGAL (neutrophil gelatinase-associated lipocalin).
  • Los perros con leptospirosis tenían una concentración de creatinina sérica significativamente más alta que los perros con LRA causada por otras etiologías. Las concentraciones séricas de potasio y glucosa fueron comparables entre los grupos. Los perros con LRA por leptospirois tuvieron un FE% significativamente más alto de potasio (mediana 100%, rango 20-480 vs. mediana 68%, rango 5-300; P = 0.048), así como una mayor magnitud de glucosuria (ratio glucosa/creatinina en orina, mediana 0. 64, rango 0-26 vs. mediana 0,22, rango 0-13; P = 0,023) y la frecuencia de la reacción positiva de glucosa en las tiras de orina (59% vs. 18%; P = 0,002), que los perros con LRA por otras etiologías. Los marcadores adicionales de daño tubular considerados en este estudio, incluyendo FE% de otros electrolitos y NGAL urinaria, no difirieron entre los grupos.
  • Los autores concluyen que cuando se compara con otras etiologías de LRA intrínseca, la LRA por leptospirosis canina se caracteriza por un aumento de la glucosuria y la kaliuresis.
ABSTRACTS

Resistencia antimicrobiana de los patógenos aislados a partir de infecciones del tracto urinario canino

Yu Z, Wang Y, Chen Y, Huang M, Wang Y, Shen Z, Xia Z, Li G.
Vet Microbiol. 2020 Feb;241

  • Las infecciones del tracto urinario (UTIs), frecuentemente causadas por patógenos bacterianos, son algunas de las infecciones más comunes en los perros. Para tratar eficazmente estas UTIs es importante identificar los patógenos bacterianos más predominantes y su susceptibilidad a los agentes antimicrobianos.
  • En este estudio, se recogieron 326 muestras de casos con infecciones urinarias u otras enfermedades del sistema urinario en el Hospital Veterinario de la Universidad de Beijing, desde 2016 hasta 2018. En total, se recuperaron 129 aislamientos bacterianos no duplicados de 103 muestras clínicas.
  • La proporción de muestras positivas provenientes de hembras fue mayor que la de machos. Las bacterias Gram-negativas predominantes fueron Escherichia coli y Klebsiella spp., y las Gram-positivas predominantes fueron Staphylococcus spp. Las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana mediante la microdilución en caldo mostraron que el 39% de los aislamientos de E. coli y el 51,5% de los de Staphylococcus spp. eran multiresistentes a las drogas. Concretamente, los aislamientos de E. coli mostraron altas tasas de resistencia a la ampicilina (40,5%), la ceftazidima (59,5%) y el florfenicol (42,9%), pero una resistencia limitada a la amikacina (2,38%), el meropenem (7,14%) y la polimixina E (7,14%). En comparación, Staphylococcus spp. mostró altas tasas de resistencia a la eritromicina (60,6%), trimetoprima-sulfametoxazol (54,6%) y penicilina (45,5%), pero bajas tasas de resistencia a la vancomicina (6,06%) y la nitrofurantoína (6,06%). La tipificación realizada con electroforesis en gel de campo pulsado (Pulsed-field gel electrophoresis: PFGE) identificó 31 patrones de PFGE entre los 43 aislamientos de E. coli.
  • Los resultados de este estudio sugieren que múltiples cepas bacterianas, muchas de las cuales son multiresistentes a las drogas, pueden causar infecciones urinarias en los perros. Por lo tanto, sería necesario realizar pruebas básicas de susceptibilidad antimicrobiana para orientar la selección terapéutica clínica de primera línea y ayudar a prevenir la aparición y la propagación de la resistencia antimicrobiana.
ABSTRACTS

Complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos: 139 casos (2015-2019)

J Small Anim Pract. 2020 Dec 1
Perondi F, Stefanescu A, Marchetti V, Gori E, Pierini A, Vitalaru BA, Lippi I.

  • El objetivo del estudio era evaluar retrospectivamente la tasa de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos, y las influencias de la duración del tubo de esofagostomía (o-tubo) y del abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis) en la tasa de complicaciones.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de registros médicos para identificar perros azotémicos a los que se les colocó un o-tubo. Se recopilaron datos relacionadas con el o-tubo acerca de la duración del o-tubo (corto plazo versus largo plazo), el tiempo de cambio de tubo o, el abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis), la prevalencia de complicaciones menores (malposición, relacionadas con la sutura, inflamación, secreción muco-purulenta, absceso) y mayores (hemorragia, malposición, obstrucción, desplazamiento, vómito del tubo, alimentos provenientes del estoma). Se realizaron análisis de regresión logística para identificar los factores de riesgo de las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • Se reportaron complicaciones relacionadas con el tubo en 74 de 139 perros (53%). Se reportaron complicaciones menores en 66 de 74 (89%) y complicaciones mayores en ocho de 74 (11%) perros. En los perros azotémicos, el tiempo de permanencia del o-tubo (odds ratio (OR) 1,03; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,01 a 1,05), y el uso de la hemodiálisis (OR 40,12; IC del 95%: 9,18 a 175,20) fueron factores de riesgo para las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • En este estudio, la mayoría de las complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía o fueron menores y fácilmente manejables, sin necesidad de hospitalización, extracción de los tubos o eutanasia. En perros azotémicos, el uso de la hemodiálisis se asoció fuertemente con un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía, posiblemente como consecuencia de la presencia del vendaje en el cuello.
ABSTRACTS

Lesiones no renales de uremia en gatos domésticos

Ambrosio MB, Hennig MM, Nascimento HHL, Santos AD, Flores MM, Fighera RA, Irigoyen LF, Kommers GD.
J Comp Pathol. 2020 Oct;180:105-114

  • La uremia es un síndrome clínico causado por un aumento de toxinas en la corriente sanguínea como consecuencia de enfermedades intrínsecas del riñón o del tracto urinario inferior. Los gatos parecen estar más afectados por las enfermedades del tracto urinario que los perros, sobre todo teniendo en cuenta que la enfermedad renal crónica (ERC) es una de las condiciones más importantes en los gatos.
  • Teniendo en cuenta la falta de información existente sobre las lesiones sistémicas de uremia en los gatos, el objetivo de este estudio fue investigar la prevalencia y los aspectos clínicos y patológicos de las lesiones no renales en gatos urémicos, prestando especial atención a las diferencias entre los gatos y los perros.
  • Se investigaron las necropsias de gatos entre 2000 y 2019 (n = 1.330) por enfermedades del tracto urinario y lesiones no renales de uremia.
  • La prevalencia de gatos urémicos con lesiones no renales (n = 78) fue del 5,8%. Los animales machos adultos y ancianos fueron los más afectados. Los signos clínicos más comunes fueron anorexia, apatía y vómitos, y en la mayoría de los gatos urémicos se detectó enfermedad renal crónica. El edema pulmonar fue la lesión no renal más frecuentemente identificada. A diferencia de informes anteriores, se observaron gastritis hemorrágica y ulcerosa con cierta frecuencia, mientras que la mineralización de los tejidos blandos y la hiperplasia de las paratiroides fueron hallazgos poco comunes. No se observó osteodistrofia fibrosa.
  • En este estudio, los gatos con enfermedades del tracto urinario no presentaban una variedad tan amplia de lesiones urémicas no renales como las que presentan los perros urémicos y sólo en el 24,4% de los casos se observó una manifestación multisistémica de la uremia.
ABSTRACTS

Evaluación de la función plaquetar en gatos con y sin enfermedad renal: un estudio piloto

Benson KK, Quimby JM, Shropshire SB, Summers SC, Dowers KL.
J Feline Med Surg. 2020 Nov 16

  • Los objetivos de este estudio prospectivo eran determinar si los gatos con enfermedad renal crónica (ERC) estable y los gatos con crisis urémica tienen alterada la función plaquetar, y determinar la prevalencia de sangre oculta en las heces en los gatos con ERC.
  • Mediante agregometría de impedancia, se evaluó la función plaquetar en gatos normales (n=21), en gatos con ERC en las etapas IRIS 2 (n=11), 3 (n=10) y 4 (n=2) clínicamente estables, y en gatos con ERC que experimentan una crisis urémica (n=6). Se calculó el área bajo la curva (AUC) de la agregación plaquetar inducida a los 6 minutos para la solución salina, el difosfato de adenosina (AUCADP) y el ácido araquidónico (AUCASPI). Además, se compararon entre los grupos la AUC del hematocrito, el recuento de plaquetas y el volumen plaquetar medio (VPM). Se realizaron pruebas de sangre oculta en heces con el reactivo de guaiacol en muestras fecales y también se compararon los resultados entre los grupos.
  • A los 6 minutos, la AUCADP (P = 0.04) y AUCASPI (P = 0.05) fueron significativamente más altas en gatos con crisis urémica en comparación con gatos normales. El hematocrito fue significativamente mayor en los gatos normales cuando se comparó con los gatos en etapas IRIS 3 y 4 (P = 0.002) y con los gatos con crisis urémica (P = 0.0008), sin diferencia entre los grupos en cuanto al recuento de plaquetas o al VPM. La proporción de gatos con muestras positivas de sangre oculta en heces fue significativamente diferente entre los grupos (P = 0,0017); el 50% de los gatos con crisis urémica, el 33% de los gatos en etapas IRIS 3 y 4 y el 10% de los gatos en etapa IRIS 2 fueron positivos, mientras que ningún gato normal fue positivo. La proporción de gatos con aglutinación de plaquetas fue significativamente diferente entre los grupos (P = 0,03).
  • El estudio concluye que en gatos con Insuficiencia Renal Crónica que experimentan una crisis urémica puede haber una hiperreactividad plaquetaria. La etiología de las muestras positivas a sangre oculta en las heces de los gatos con Insuficiencia Renal Crónica no está clara y no parece estar relacionada con la disminución de la función de las plaquetas, como se observa en este estudio, y requeriría más investigación.
ABSTRACTS

Significación clínica de la bacteriuria por Proteus mirabilis en perros, factores de riesgo y susceptibilidad antimicrobiana

Decôme M , Cuq B, Fairbrother JH, Gatel L, Conversy
Can J Vet Res. 2020 Oct;84(4):252-258.

  • Los objetivos de este estudio eran describir la susceptibilidad antimicrobiana in vitro y la importancia clínica del Proteus mirabilis en la bacteriuria canina e identificar los factores de riesgo asociados con las infecciones del tracto urinario por P. mirabilis.
  • Se planeó un estudio observacional retrospectivo de 48 cultivos urinarios caninos positivos para P. mirabilis. Sólo 22 de los 48 aislamientos de P. mirabilis (45,8%) no fueron susceptibles a por lo menos uno de los antimicrobianos utilizados. La mayoría de los aislamientos de P. mirabilis (98%) eran susceptibles a la enrofloxacina, el 93,7% a la amoxicilina/ácido clavulánico y el 85,4% a la ampicilina, la cefalotina y el trimetoprim-sulfametoxazol. Se detectaron cinco aislamientos multirresistentes (10,4%). Se observó un aumento significativo de la resistencia a los antimicrobianos durante el período de estudio. Los cultivos positivos de P. mirabilis se asociaron con cistitis bacteriana en 36 de 39 perros (92,3%), pielonefritis en 2 de 39 perros (5,1%) y un perro tenía cistitis bacteriana y pielonefritis (2,5%). No hubo bacteriuria subclínica. La mayoría de las infecciones del tracto urinario fueron complicadas ya que se identificaron factores de riesgo en 37 de 39 perros (94,8%). Los factores de riesgo más comúnmente identificados fueron la presencia de un área peri-vulvar contaminada con orina/heces o una vulva hipoplásica.
  • En este estudio, la bacteriuria por P. mirabilis se asoció con infecciones del tracto urinario superior e inferior, y se encontró con mayor frecuencia en cistitis bacterianas complicadas. En los últimos 10 años se están identificando aislamientos resistentes a múltiples fármacos y una mayor resistencia del P. mirabilis a los antimicrobianos , pero la mayoría de los aislamientos todavía siguen siendo susceptibles a los antimicrobianos de primera línea, como la amoxicilina y el trimetoprim-sulfametoxazol.
ABSTRACTS

Eficacia del telmisartan en el tratamiento de la proteinuria renal persistente en perros: un ensayo clínico prospectivo, aleatorio doble ciego

Lourenço BN, Coleman AE, Brown SA, Schmiedt CW, Parkanzky MC, Creevy KE.
J Vet Intern Med. 2020 Nov 9

  • La información actual sobre la eficacia del bloqueador del receptor de la angiotensina II, telmisartán, para el tratamiento de la proteinuria en los perros es limitada.
  • El objetivo del estudio era evaluar la eficacia antiproteinúrica del telmisartán, en comparación con el enalapril, en perros con enfermedad renal crónica y proteinuria renal persistente.
  • En este ensayo clínico prospectivo, aleatorio doble ciego, se incluyeron 39 perros con propietario con ERC una ratio proteína/creatinina urinaria (UPC) > 0,5 (si tenía azotemia) o ≥ 1,0 (si no tenía azotemia). Los perros fueron asignados al azar en bloques, según la presencia o ausencia de azotemia y la hipertensión arterial sistémica, para recibir telmisartán (1,0 mg/kg PO q24h), o enalapril (0,5 mg/kg PO q12h), y se les realizó un seguimiento durante 120 días. Si se observaba un UPC > 0,5, se aumentó la dosis en las visitas en los días 30 y 60, y se añadió la otra medicación del estudio en la visita a los 90 días. Se calculó el cambio porcentual del UPC en relación con el valor basal para todos los puntos temporales. Los datos se presentan como mediana (rango).
  • Se incluyeron 39 perros (20 tratados con telmisartán, 19 tratados con enalapril). Al día 30, el cambio porcentual en el UPC fue mayor para los perros tratados con telmisartán (-65% [-95% a 104%]) frente a los tratados con enalapril (-35% [-74% a 87%]) (P = .002). Entre los perros persistentemente proteinúricos en las visitas anteriores, el telmisartán se mantuvo superior al enalapril en los días 60 (P = .02) y 90 (P = .02). No se observó ninguna diferencia en el cambio porcentual de UPC entre los grupos de estudio en el día 120, en los que se usó la terapia combinada. La terapia combinada dio como resultado una azotemia relevante en 4/13 (31%) perros.
  • Los autores concluyen que el telmisartán podría ser una terapia de primera línea adecuada para perros con proteinuria renal.
ABSTRACTS

Toxicosis por ingesta de uvas o pasas causante de lesión renal aguda y signos clínicos neurológicos en perros

Schweighauser A, Henke D, Oevermann A, Gurtner C, Francey T.
J Vet Intern Med. 2020 Sep 7

  • Se ha documentado, que la ingestión de uvas o pasas puede causar lesiones renales agudas (acute kidney injury AKI) en los perros, que cursa con un cuadro clínico dominado por signos gastrointestinales tempranos y el desarrollo rápido de uremia. En algunos informes se menciona la ataxia, pero no se profundiza en ella.
  • El objetivo de este estudio era evaluar las características clínicas, de laboratorio y patológicas de los perros a los que se les ha diagnosticado toxicosis por ingesta de uvas o pasas (grape or raisin toxicosis GRT) con especial atención en las manifestaciones renales y neurológicas, en comparación con un grupo de control de perros con AKI por otras causas.
  • Se realizó un estudio retrospectivo durante un periodo de 17 meses. Se identificaron e incluyeron 15 perros con propietario con y 74 perros de control, con AKI asociado a otras causas.
  • Todos los perros con GRT se presentaron con una severa AKI (grado 4, n = 5; grado 5, n = 10). Once perros (73%) tenían marcados signos clínicos cerebrales, cerebelosos o vestibulares. Estas manifestaciones neurológicas dominaban en el cuadro clínico de algunos perros, pero no se asociaron con la gravedad de la azotemia o la presencia de hipertensión sistémica. Ocho perros (53%) sobrevivieron, y cinco perros experimentaron una recuperación neurológica completa. No se pudo relacionar las causas de la muerte con las manifestaciones neurológicas. El examen patológico del cerebro de 4 perros no identificó ninguna anormalidad estructural del sistema nervioso central. Sólo 2 perros del grupo control (3%) mostraron signos neurológicos con convulsiones no relacionadas con la AKI; 42 perros del grupo control (57%) sobrevivieron.
  • Los autores proponen que los signos cerebrales, cerebelosos o vestibulares severos pueden ser una característica importante de la GRT y ser dominantes en el cuadro clínico temprano. Las características descritas sugieren una lesión cerebral funcional que es reversible y específica de la GRT, y no relacionada con la uremia.
ABSTRACTS

Agudización de la enfermedad renal crónica en perros. Etiología, los hallazgos clínicos y de laboratorio, marcadores de pronóstico y supervivencia.

Dunaevich A, Chen H, Musseri D, Kuzi S, Mazaki-Tovi M, Aroch I, Segev G.
J Vet Intern Med. 2020 Oct 12

  • La enfermedad renal crónica (ERC) y la exacerbación aguda de la ERC (AERC) es un trastorno común en perros.
  • El objetivo del estudio era caracterizar la etiología, los hallazgos clínicos y de laboratorio, y el pronóstico a corto y largo plazo de los perros con AERC.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de los perros diagnosticados con AERC visitados en un hospital veterinario universitario. Se incluyeron 100 perros con AERC.
  • Los signos clínicos más comunes fueron anorexia (84%), letargia (77%), vómitos (55%) y diarrea (37%). La presunta etiología incluía causas inflamatorias (30%), pielonefritis (15%), causas isquémicas (7%), otras (3%), o desconocidas (45%). La media de tiempo de hospitalización fue de 5 días (rango, 2-29 días) y fue significativamente mayor en los sobrevivientes (6 días; rango, 2-29 días) en comparación con los no sobrevivientes (4 días; rango, 2-20 días; P < .001). La tasa de mortalidad fue del 35%. El grado de lesión renal aguda (Acute kidney injury;AKI) basado en IRIS en el momento de la presentación se asoció (P = 0,009) con la supervivencia a corto plazo, pero no con la presunta etiología (P = 0,46). En un análisis multivariable, la frecuencia respiratoria (P = 0,01), la actividad de la creatin-quinasa (CK) (P = 0,005) y la concentración de creatinina sérica (SCR; P = 0,04) en el momento de la presentación estaban asociados con la evolución a corto plazo. La mediana del tiempo de supervivencia de los perros dados de alta fue de 105 días (intervalo de confianza [IC] del 95%, 25-184), con 35 y 8 perros sobreviviendo hasta 6 y 12 meses, respectivamente. La presunta etiología (P = 0,16) y la SCR (P = 0,59) en el momento del alta no fueron predictores de la supervivencia a largo plazo.
  • El estudio concluye que el resultado a corto plazo de los perros con AERC es comparable al de los que tienen lesión renal aguda (AKI), pero el pronóstico a largo plazo es reservado. El grado de AKI del IRIS en el momento de la presentación es un indicador de pronóstico del resultado a corto plazo
ABSTRACTS

Asociación de la bacteriuria con la progresión de la enfermedad o el tiempo de supervivencia en gatos con enfermedad renal crónica azotémica

Hindar C, Chang YM, Syme HM, Jepson RE.
J Vet Intern Med. 2020 Oct 5

  • Los gatos con enfermedad renal crónica (ERC) tienen una mayor prevalencia de cultivos de orina positivos. La información existente con respecto al pronóstico de los gatos con enfermedad renal crónica y cultivos de orina positivos simultáneamente es limitada
  • El objetivo del estudio era determinar la asociación de los cultivos de orina positivos con el tiempo de supervivencia y la progresión de la enfermedad en gatos con ERC.
  • Se revisaron los registros médicos de 509 gatos diagnosticados con ERC azotémica entre 1997 y 2018 y se clasificaron los gatos con cultivos de orina no positivos o cultivos de orina positivos. Los gatos con cultivos de orina positivos se clasificaron, además en base si tuvieron 1 o múltiples cultivos de orina positivos, y también en base a la presencia o ausencia de signos clínicos de infección del tracto urinario (ITU). La progresión de la ERC se definió como un aumento de la concentración de creatinina en plasma de ≥25% en los 365 días siguientes al diagnóstico de la ERC. Los cultivos de orina positivos se tenían que haber dado en este periodo. Se comparó el tiempo de supervivencia y la frecuencia de la progresión de la ERC entre los grupos.
  • No se encontró ninguna diferencia significativa en el tiempo de supervivencia entre los gatos con cultivos de orina no positivos o los gatos con cualquier número de cultivos de orina positivos (P = 0,91), o entre los gatos cultivos de orina no positivos y los gatos con 1 o múltiples cultivos de orina positivos (P = 0,37). Además, no se encontró ninguna diferencia significativa en la frecuencia de la progresión de la ERC entre los gatos con cultivos de orina positivos y los gatos con cultivos de orina no positivos (P = 0,5), o entre los gatos con cultivos de orina no positivos y los que tenían 1 o múltiples cultivos de orina positivos (P = 0,22). Al evaluar los gatos con signos clínicos de ITU, no se encontró ninguna diferencia significativa en la frecuencia de progresión de las enfermedades renales crónicas entre los gatos con verdadera infección urinaria, bacteriuria subclínica o con cultivos de orina no positivos (P = 0,8).
  • El estudio concluye que cuando se trata con antibióticos los gatos con cultivos de orina positivos y ERC concurrente, la progresión de la enfermedad o el tiempo de supervivencia no se ven afectadas.