Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Urología

ABSTRACTS

Biomarcadores cardiacos péptido natriurético NT-proBNP y la troponina cardiaca I en pacientes caninos con enfermedad renal crónica

Lena Pelander, Jens Häggström, Ingrid Ljungvall
ACVIM 2016

  • El aumento de las concentraciones del péptido natriurético N-terminal cerebral (NT-proBNP) y la troponina cardiaca I (cTnI) en perros, gatos y personas azotémicos han sido descritas en varias ocasiones. El objetivo de este estudio fue investigar la relación entre la Tasa de Filtración Glomerular (TFG) y las concentraciones plasmáticas de cTnI y NT-proBNP en pacientes caninos con enfermedad renal crónica (ERC) estables. En el estudio se incluyeron, de forma prospectiva, 50 perros con propietario, de los que 27 fueron diagnosticados de enfermedad renal crónica (anormalidades estructurales y/o funcionales de uno o ambos riñones que habían persistido durante al menos 3 meses) y sin signos de otra enfermedad significativa, y 23 perros sanos que se incluyeron como controles. En todos los perros se realizó un examen físico, mediciones repetidas de la presión arterial, análisis completo de orina, un panel completo de hematología y bioquímica, un examen ecocardiográfico, ecografía de todo el tracto urinario, y escintigrafía de los riñones para la estimación tasa de filtración glomerular (TFG).
  • La mediana de edad de los perros incluidos fue de 6 años (rango 0.5-14 años). peso corporal medio fue de 19,5 kg (rango 2-42 kg). No hubo diferencias en la edad o el peso entre perros sanos y perros con ERC. Entre los perros con ERC, 16 tenían una TFG disminuida y 11 tenían una TFG dentro del rango normal. Los perros con ERC y la TFG en el rango normal tenían evidencias de enfermedad renal como proteinuria renal persistente o anomalías morfológicas. Se valoraron estadísticamente las asociaciones entre las características del perro y la cTnI y NT-proBNP, respectivamente.
  • La edad (r = 0,59; p <0,0001), el peso corporal (PC; r = 0,29; p = 0,04), creatinina (r = 0,29; p = 0,04) y la presión arterial sistólica (PAS; r = 0,42; p = 0,06) se asociaron con la concentración de cTnI. La creatinina (r = 0,46; P = 0.001), tasa de filtración glomerular (r = 0,39; P = 0,0063), albúmina (r = 0,35; P = 0,0141), y la fracción de volumen de eritrocitos (EVF; r = 0,35; P = 0,0072) se asociaron con la concentración de NT-proBNP. Todas las variables que se asociaron con la cTnI o concentración de NT-proBNP, respectivamente, con un valor de p <0,2 se incluyeron en el análisis de regresión múltiple (excepto la creatinina). La edad, el peso corporal y presión arterial fueron las variables que quedaron en el modelo final de cTnI (R-cuadrado ajustado 0,50; p <0,0001). La TFG, el peso corporal y la concentración sérica de albúmina fueron las variables que quedaron en el modelo final de de NT-proBNP (R-cuadrado ajustado 0,29; p <0,0001).
  • Los autores concluyen que, la concentración plasmática de cTnI en perros con enfermedad renal crónica estable no estaba influenciad por una TFG disminuida. Por otra parte, la concentración plasmática de NT-proBNP en pacientes con ERC canino estables, sí que parecía estar influenciada por la TFG
ABSTRACTS

Impacto positivo de las intervenciones nutricionales en perros con propietario con enfermedad renal crónica (ERC) en etapa 1 del IRIS

Jean Hall, Dale Fritsch, Maha Yerramilli, Edward Obare, Murthy Yerramilli, Dennis Jewell
ACVIM 2016

  • En este estudio prospectivo clínico se evaluaron durante 12 meses, 36 perros con enfermedad renal crónica (ERC) en etapa 1 del IRIS y se valoró la facilidad de su transición a una dieta comercial protectora renal, y los efectos de esta dieta sobre los biomarcadores renales y sobre atributos que proporcionan calidad de vida. En estos perros, la transición fue, a partir de diversos alimentos comerciales a una dieta de prueba con una proteína modificada, baja en fósforo, enriquecida con antioxidantes (Prescription Diet k/d), y duró más de 1 semana. En los meses 0, 3, 6, 9, y 12 los propietarios completaron un cuestionario para evaluar la aceptación a la nueva y la calidad de vida de su perro. Los biomarcadores renales que se midieron incluyeron, la creatinina sérica (Cr), nitrógeno ureico en sangre (BUN) y dimetilarginina simétrica (SDMA), gravedad específica de la orina (USG) y ratio proteína:creatinina en orina (UPC).
  • De los 36 perros inicialmente inscritos, 35 (97%) completaron la transición a la dieta de prueba. A estos perros, la comida le gustó moderada o extremadamente el 88% de las veces, se comieron la mayor parte o la totalidad de la comida el 84% del tiempo, y eran moderada o extremadamente entusiastas mientras se la comían el 76% del tiempo. Los perros que consumieron la dieta de prueba mostraron una disminución en las concentraciones séricas de Cr y de BUN (P = 0,01 para ambas) y de la concentración de SDMA sérica y USG en el tiempo (P = 0,09 para ambas). Todos los biomarcadores séricos renales (Cr, BUN, SDMA) disminuyeron (P ≤ 0,05) respecto al valor basal a los 3 meses, y en los perros que completaron el estudio (n = 20), se mantuvieron por debajo del valor basal a los 12 meses.
  • En este estudio se muestra que los perros con ERC en la etapa IRIS 1 pueden hacer fácilmente la transición a un alimento comercial renal, y que la disminución de las concentraciones de biomarcadores séricos sugieren una mejoría de la función renal. Además, los propietarios reportaron una mejora en el conjunto de los atributos que confieren una buena salud general y calidad de vida (p <0,01) y de la calidad del pelaje y la capa (P <0,01).
ABSTRACTS

Evaluación de la hemostasis en perros asociando la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado

Torres Mde M, Almeida Ado B, Paula DA, Mendonça AJ, Nakazato L, Pescador CA, Sousa VR.
Rev Bras Parasitol Vet. 2016 Jun 14;25(2):244-7

  • En este estudio se compara la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado con la existencia de anormalidades hemostáticas, así como con otros hallazgos clínicos, de laboratorio, e histopatológicos en perros con leishmaniasis visceral. Se evaluó La carga parasitaria del hígado mediante PCR cuantitativa en tiempo real en 30 perros infectados de forma natural con L. infantum-chagasi y los resultados se valoraron con los obtenidos en bioquímica sérica y hemostasia primaria y secundaria. También se describieron las lesiones histológicas hepáticas en estos perros.
  •  En el grupo con leishmaniasis visceral se detectó prolongación del tiempo de hemorragia, tiempo de protrombina (PT), y el tiempo de tromboplastina parcial (APTT). Once perros presentaban lesiones inflamatorias del hígado, predominando la hepatitis periportal media mononuclear multifocal. No se encontró ninguna asociación entre la presencia de parásitos y anomalías en las pruebas de screening.
  • La progresión clínica en leishmaniasis se asocia con la aparición de diátesis hemorrágica, que no sólo depende de la presencia del parásito, sino también del proceso inflamatorio, una respuesta inmunológica comprometida, e insuficiencia hepática y renal en perros sintomáticos
ABSTRACTS

Infección del tracto urinario en gatos. Prevalencia de comorbilidades y especies bacterianas y determinación de la sensibilidad antimicrobiana a los agentes antimicrobianos más usados

Dorsch R, von Vopelius-Feldt C, Wolf G, Mueller RS, Straubinger RK, Hartmann K.
Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2016 Jun 9;44(4)

  • Los objetivos de este estudio eran investigar la prevalencia de comorbilidades (CM) en los gatos con infecciones del tracto urinario (ITU), y determinar la prevalencia de las especies bacterianas en gatos con diferentes CM y su susceptibilidad antimicrobiana a los agentes antibacterianos de uso común, como la doxiciclina, trimetoprim-sulfametoxazol (TMS ), amoxicilina-ácido clavulánico (AMC), cefalotina, y enrofloxacina.
  • Se realizó un análisis retrospectivo de los gatos con urocultivos positivos en los años 2003 a 2009. Los gatos fueron asignados a uno de estos cuatro grupos:  gatos con comorbilidades sistémicas (grupo sCM), gatos con catéteres urinarios permanentes (grupo iUC), gatos con comorbilidades locales (grupo lCM), o gatos sin CM. La efectividad potencial de los antibióticos se evaluó calculando los factores de impacto antibacterianos.
  • Se incluyeron en el estudio un total de 194 gatos con 219 cepas microbianas. En el 78,4% (152/194) de los gatos, se identificó alguna CM; el 49.5% tenían una sCM y el 28,9% (56/194) tenían un iUC o una lCM. Los gatos con sCM eran significativamente de mayor edad que los gatos de todos los demás grupos, y la proporción de hembras fue mayor en los gatos con sCM que en los gatos con iUC o lCM. Más de la mitad de los gatos con sCM, no presentaban signos clínicos de enfermedad del tracto urinario inferior. Las especies bacterianas más comúnmente aislados fueron Escherichia coli (E.), Streptococcus spp., Staphylococcus spp., y Enterococcus spp. En los gatos con sCM se aisló una proporción significativamente mayor de E. coli y mientras que en los gatos con iUC o lCM fueron significativamente mayores las proporciones de Streptococcus y Staphylococcus spp. En base a los factores de impacto antimicrobiano los aislamientos bacterianos en los gatos con cualquier CM tenían mayor probabilidad de ser susceptibles a AMC y TMS. Los aislamientos de los gatos con iUC y lCM tenían menor probabilidad de ser sensibles a los antibióticos probados en este estudio que los gatos con sCM y gatos sin CM.
  • Los autores concluyen que en la mayoría de gatos de este estudio se detectaron comorbilidades relevantes para la infección bacteriana del tracto urinario. Los gatos con sCM no muestran a menudo signos clínicos de tracto urinario inferior. AMC y TMS fueron los antibióticos con los mayores factores de impacto antimicrobiano en esta población de gatos.  
ABSTRACTS

Signos clínicos del tracto urinario inferior reportados por los propietarios en una cohorte de gatos

Longstaff L, Gruffydd-Jones TJ, Buffington CT, Casey RA, Murray JK.
J Feline Med Surg. 2016 Apr 21

  • La causa más común de aparición de signos clínicos  del tracto urinario inferior (STUI) en gatos menores de 10 años es la cistitis idiopática felina (FIC). La prevalencia de STUI en la población de gatos del Reino Unido no ha sido suficientemente evaluada. En este estudio prospectivo se analizaron los datos necesarios para investigar la prevalencia y los factores de riesgo para STUI en una cohorte de jóvenes gatos. Se les pidió a los dueños de gatos que completaran unos cuestionarios en unos momentos específicos de la edad. Todos los gatos tenían por lo menos 18 meses de edad en el momento del análisis. La prevalencia de STUI informada por los propietarios a los 18, 30 y 48 meses de edad se calculó en función de si el propietario veía orinar al gato, y si éste había mostrado alguna vez uno o más de los siguientes signos clínicos: disuria, hematuria o vocalización durante la micción. También se realizó un estudio de casos y controles para investigar los factores de riesgo de STUI
  • La prevalencia de STUI según los datos reportados por los propietarios que vieron orinar a sus gatos fue del 4,3%, 3,8% y 6,0%, con intervalos de confianza del 95% de 03.02 a 05.07%, 02.05 a 05.07% y 03.04 a 10.05% en las edades de 18, 30 y 48 meses, respectivamente. El estilo de vida indoor en la edad de 18 meses y un cambio en la dieta entre las edades de 12 y 18 meses fueron identificados como factores de riesgo. No se identificó de forma clara que cambio de dieta hubo en estos gatos con STUI.
  • El estudio determina que la prevalencia de STUI, según información obtenida de los propietarios de una cohorte de gatos jóvenes, fue mayor que la prevalencia reportada previamente en gatos con STUI que acuden a los hospitales veterinarios con STUI u otras razones como motivos de consulta. El cambio en la dieta entre los 12 y los 18 meses de edad como nuevo factor de riesgo identificado apoya una mayor investigación.
ABSTRACTS

Efectos adversos del alopurinol en perros con leishmaniosis

Torres M, Pastor J, Roura X, Tabar MD, Espada Y, Font A, Balasch J, Planellas M.
J Small Anim Pract. 2016 Apr 26

  • El objetivo de este estudio era describir los efectos adversos del alopurinol en el sistema urinario durante el tratamiento de la leishmaniosis canina. Se trata de una serie de casos retrospectiva de 42 perros que desarrollaron xantinuria mientras recibían tratamiento con alopurinol para la leishmaniosis.
  • De los 320 perros con diagnóstico de leishmaniosis, 42 (13%) desarrollaron efectos adversos urinarios. Trece de los 42 perros (31%) desarrollaron xantinuria, mineralización renal y urolitiasis;  11 perros (26, 2%) mostraron xantinuria con mineralización renal; 9 perros (21, 4%) tenían xantinuria con urolitiasis y 9 perros (21, 4%) desarrollaron sólo xantinuria. Los signos clínicos urinarios fueron evidentes en 19 perros (45,2%).
  • En este estudio se demuestra que en perros que reciben tratamiento con alopurinol pueden ocurrir litiasis y mineralización renal. Los perros que reciben tratamiento deben ser monitorizados en cuanto al desarrollo de efectos adversos del trato urinario desde el inicio del tratamiento

 

Leishmaniosis canina

Leishmaniosis canina

Infecciosas y parasitologíaUrología
-->
ABSTRACTS

Factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad renal crónica en gatos

Finch NC, Syme HM, Elliott J.
J Vet Intern Med. 2016 Mar 6

  • La identificación de factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad renal crónica (ERC) en gatos podría ayudar en la detección temprana de la enfermedad. El objetivo del estudio es la evaluación de datos clínicos y datos a partir de cuestionarios para identificar factores de riesgo en el desarrollo de la ERC azotémica en gatos. Se evaluaron longitudinalmente durante un tiempo variable, los datos clínicos de 148 gatos geriátricos (> 9 años). Se obtuvieron datos adicionales con respecto a las enfermedades dentales cuando estaban disponibles.
  • Los resultados de los análisis estadísticos mostraron que la vacunación anual/frecuente (P: .003; razón de riesgo, 5,68; intervalo de confianza del 95%, 1,83-17,64), enfermedad dental moderada (P: .008; razón de riesgo, 13.83 ; intervalo de confianza del 95%, 2,01-94,99), y la enfermedades dental grave (P: 0,001; razón de riesgo, 35,35; intervalo de confianza del 95%, 4,31 a 289,73) predijeron el desarrollo de una ERC azotémica.
  • Los autores concluyen que existe asociación independiente entre, tanto la frecuencia de vacunación, como la gravedad de la enfermedad dental, y el desarrollo de la ERC. Se deberían realizar más estudios para explorar el mecanismo fisiopatológico de la lesión renal cuando intervienen estos factores de riesgo.
ABSTRACTS

Prevalencia de las infecciones del tracto urinario asintomáticas en perros con obesidad mórbida

Wynn SG, Witzel AL, Bartges JW, Moyers TS, Kirk CA.
PeerJ. 2016 Mar 14;4

  • La obesidad ya ha alcanzado proporciones de carácter epidémico en perros y, al igual que en los seres humanos, los costes de atención se han incrementado debido a las comorbilidades asociadas. En los seres humanos, las infecciones del tracto urinario (ITU) asintomáticas pueden ser más frecuente en los obesos. La bacteriuria asintomática (BA) es el término utilizado cuando las ITU son asintomáticas. Este estudio valora, de forma retrospectiva, si los perros con obesidad mórbida tienen las mismas probabilidades de tener bacteriuria asintomática que los perros delgados, los perros con sobrepeso y con obesidad moderada. Se evaluaron los registros de perros delgados, perros con sobrepeso, u obesidad sometidos a una absorciometría de energía dual (DXA) y un cultivo de orina.
  • Entre los 46 perros que cumplían los criterios de búsqueda, se identificaron seis cultivos de orina positivos. Todos los seis cultivos positivos fueron en perros con un porcentaje de grasa corporal de> 45%. En los perros con el porcentaje de grasa corporal de <45%, no se hallaron cultivos de orina positivos.
  • En este estudio se detectó un aumento en la prevalencia de bacteriuria asintomática en los perros con obesidad mórbida, en comparación con los perros delgados, con sobrepeso u obesidad moderada. Si la terapia con antibióticos es necesaria en estos casos, aún se debate, pero ya que las bacteriurias asintomáticas pueden estar asociadas con infecciones ascendentes, urolitos, u otras complicaciones, estos resultados respaldarían la investigación de bacteriuria en los pacientes obesos.
ABSTRACTS

Resultados de la colocación de stents ureterales y de la cirugía ureteral en gatos: 117 casos (2006-2014)

Wormser C, Clarke DL, Aronson LR.
J Am Vet Med Assoc. 2016 Mar 1;248(5):518-525.

  • El objetivo de este estudio fue evaluar y comparar de forma retrospectiva los resultados obtenidos en gatos sometidos a cirugía ureteral o colocación de un stent ureteral. Se identificaron un total de 117 gatos y se registraron datos sobre la reseña, historia clínica, enfermedades concurrentes, signos clínicos, pruebas diagnósticas, procedimientos quirúrgicos y complicaciones perioperatorias (incluida la muerte). También se registraron unos datos en el seguimiento que incluyeron la presencia de signos de enfermedad crónica del tracto urinario inferior, infección urinaria crónica, obstrucción, y la supervivencia.
  • Se identificaron complicaciones perioperatorias del tracto urinario en el 14% (6/43) de gatos que tenían ≥ 1 stent ureteral colocado/s y en el 3% (2/74) de gatos que se sometieron a cirugía ureteral sin colocación de stent. Las tasas de mortalidad perioperatoria fueron similares entre los gatos con (4/43 [9%]) y sin (6/74 [8%]) stents. Después de la cirugía, los signos de enfermedad crónica del tracto urinario inferior y de infección urinaria crónica fueron significativamente más comunes en los gatos con stents que en los gatos sin ellos. El 22% (19/87) de gatos con información de seguimiento disponible tuvieron obstrucción recurrente; La incidencia de reobstrucción no difirió entre los gatos con y sin stents. El tiempo medio de supervivencia no fue diferente entre los 2 grupos.
  • El estudio concluye que debido al potencial de signos clínicos de enfermedad crónica del tracto urinario inferior y de infección crónica, especialmente en los gatos con stents ureterales, se debería realizar un asesoramiento adecuado a los clientes. Se recomiendan seguimientos prudentes a largo plazo para la detectar reobstrucciones.
ABSTRACTS

Anormalidades quiroprácticas de la columna vertebral lumbar asociadas significativamente a incontinencia y retención urinaria en perros

Thude TR.
J Small Anim Pract. 2015 Dec;56(12):693-7

  • Este estudio trata de resumir, de forma retrospectiva, los hallazgos quiroprácticos en perros que se presentan a una clínica veterinaria con incontinencia urinaria y retención urinaria, en un período de 6 años, y compararlos con los pacientes sin problemas urinarios presentados durante el mismo período de tiempo.
  • Se incluyeron 22 casos en el estudio. Todos ellos se sometieron primero a un examen clínico estándar para descartar o tratar otras posibles causas de sus problemas urinarios. A continuación, se sometieron a un examen quiropráctico y se registraron los signos de hipomovilidad según puntos Gonstead. Se calcularon los odds ratios (OR) para la ocurrencia de los hallazgos quiroprácticos en pacientes con problemas urinarios frente a los pacientes sin problemas urinarios para cada vértebra en las regiones lumbar, sacra e ilíacas.
  • En todos los pacientes con problemas urinarios se hallaron signos quiroprácticos en la región lumbar que difería de los pacientes no-urinarios. Los pacientes con problemas urinarios fueron significativamente más propensos a mostrar signos quiroprácticos en L3 (OR = 4,81; IC del 95%: 2,02-11,44, p = 0, 0004), L4 (OR = 6,85; IC del 95% : 2,63-17,84, p = 0, 0001) y L5 (OR = 3,98; IC del 95%: 1,64-9, 69, p = 0, 0023). Además, los pacientes con problemas urinarios fueron significativamente menos propensos a mostrar signos quiroprácticos asociados con el hueso ilíaco (OR = 0,26; IC del 95%: 0,11-0,66, p = 0, 0043).
  • Este es el primer trabajo que asocia los hallazgos de signos quiroprácticos en las vértebras lumbares con incontinencia y retención urinaria en perros