Patologías

Artritis Séptica Bacteriana

ETIOLOGÍA: Es una artropatía causada por un agente que puede ser cultivado en una o más articulaciones. La vía de entrada puede ser hematógena, intraarticular directa, por extensión de otros tejidos o yatrogénica. El germen causal suele ser una bacteria, aunque pueden darse otros gérmenes. Los más probables son Streptococcus, Staphilococcus y Escherichia coli. La infección produce rápidamente una sinovitis purulenta, que produce un aumento espectacular de las enzimas articulares, que destruyen la matriz cartilaginosa, causando un inicio de [osteoartritis degenerativa].

 

PRONÓSTICO: La. Es una secuela que debe explicarse al propietario.

 

SÍNTOMAS: Los síntomas pueden variar bastante, pero siempre incluyen efusión articular, cojeras, dolor y calor articular. Los signos sistémicos de fiebre y anorexia pueden existir, aunque no siempre. Es importante resaltar que la crepitación de la articulación y el edema que se produce son importantes y no deben pasarnos por alto.

 

TRATAMIENTO:

  • El tratamiento se basa mayormente en la administración sistémica de antibióticos, después de haber obtenido muestras para cultivo y antibiograma y análisis del líquido sinovial, los cuales van a determinar el tipo de antibiótico que se debe usar. Hasta la obtención de los resultados de estas pruebas se pueden administrar antibióticos de amplio espectro, como cefazolina 20 to 25 mg/kg IV, IM TID o QID, cefalexina 11- 33 mg/kg PO TID, enrofloxacino 5 - 20 mg/kg PO SID ó 2.5 - 10 mg/kg PO BID (perros maduros)
  • La duración de la antibioterapia sistémica debe ser de 6 -7 semanas. Las artritis causadas por bacterias transmitidas por vectores suele responder al tratamiento con tetraciclina 15 - 20 mg/kg PO TID o doxiciclina 5 - 10 mg/kg PO BID. Aunque en 24 a 48 horas suele haber una mejora clínica, la duración del tratamiento debe ser de 4 semanas, principalmente para Borrelia spp., rickettsiae, y Mycoplasma spp., 
  • En algunos casos graves se necesitará un lavado articular para descomprimir la articulación y eliminar los residuos celulares y enzimas que agravan el daño del cartílago articular. Dependiendo de la gravedad de la artritis, este lavado articular puede ir desde una simple punción articular con lavado, hasta una artroscopia o una verdadera artrotomía con lavado profuso y drenaje. Este último procedimiento estría indicado en infecciones postquirúrgicas, articulaciones sépticas no tratadas o bien que han sido tratadas y no han respondido por más de 72 horas, o heridas penetrantes, 
  • El pronóstico depende del grado de destrucción del cartílago y el hueso, el grado en que se produce la osteoartritis progresiva, y la articulación afectada. Desafortunadamente, no existen ensayos clínicos que documenten el pronóstico a largo plazo o indicadores pronósticos para la artritis infecciosa.  En la mayoría de casos la evolución de la articulación es negativa y a plazo más o menos largo se produce una degeneración articular que evoluciona de una manera más o menos rápida
  • Una vez eliminada la infección puede tratarse cualquier cojera residual con el protocolo usado en el tratamiento de la osteoartritis