Patologías

Diabetes Insipida

ETIOLOGÍA: Se caracteriza por el déficit de función de la hormona antidiurética (HAD), ya sea por una falta de síntesis o secreción a nivel del hipotalámico o hipofisario (diabetes insípida central), o bien por una incapacidad de respuesta a la HAD de los túbulos renales (diabetes insípida nefrogénica). La acción de la HAD es la de reabsorción de agua en los túbulos distales y colector del riñón según las necesidades corporales de fluidos, en consecuencia, su deficiencia produce una poliuria severa con grandes pérdidas de fluidos y la producción de orina de baja densidad y osmolaridad y polidipsia compensatoria. La diabetes insípida central primaria o idiopática es la más frecuente en perro y gato. La secundaria es consecuencia de un trauma craneoencefálico o de una neoplasia hipotalámica o hipofisaria. La diabetes insípida nefrogénica primaria o congénita es extremadamente rara en perros y no se ha descrito en gatos. Las secundarias o adquiridas son frecuentes y pueden ser completas o parciales: pielonefritis, IRC, hipercalcemia, hipokalemia, hiperadrenocorticismo, hipertiroidismo, insuficiencia hepática y piómetra.

 

PRONÓSTICO: El pronóstico en la diabetes insípida central primaria es bueno con el tratamiento adecuado. Sin el tratamiento hay riesgo de deshidratación. La central secundaria es muy grave en caso de neoplasia cerebral y variable según trauma del SNC. En la nefrogénica primaria el riesgo es de deshidratación y es de pronóstico reservado y en el caso de las secundarias depende de la causa que las produzca.

 

SÍNTOMAS: En la diabetes primaria central y en la diabetes nefrogénica congénita solamente hay signos de PU/PD, nocturia, incontinencia urinaria, adelgazamiento por excesiva preocupación por ingerir agua. Signos neurológicos centrales en la diabetes central secundaria a neoplasia hipotalámica-hipofisaria son déficit visuales, incoordinación, desorientación y convulsiones. Hay otros signos clínicos en la diabetes nefrogénica adquirida según la patología primaria que la produce.

 

TRATAMIENTO: En la diabetes insípida central se usaba la administración parenteral de tanato de vasopresina (3-5 UI/perro; 1-2 UI/gato c 24-72 h SC, IM,) pero ya no se comercializa. El tratamiento actual se realiza con un análogo de la HAD que es el acetato de desmopresina con presentación en gotas, las cuales se aplican en el saco conjuntival con una frecuencia de 2-4 gotas/c 12-24 h en perro y gato. Después la frecuencia de administración variará según la respuesta individual. La [clorpropamida] es un hipoglucemiante oral que dismiuye la poliuria en el 20 a 50% de los casos en perros y gatos. La diabetes nefrogénica se trata con diuréticos tiazídicos que disminuyen la reabsorción de sodio y, por tanto, disminuyen el sodio plasmático reduciendo el consumo de agua y, finalmente, reduciendo el volumen de orina. También se puede usar en casos de diabetes insípida central. Se usan la [hidroclorotiazida] y la [clorotiazida]. No se deben tratar animales de jardín sin restricción de agua.