Patologías

Estomatitis/Gingivitis/Orofaringitis

ETIOLOGÍA: La presencia de inflamación en la mucosa oral, lingual o zona orofaríngea puede estar motivada en el perro y en el gato por numerosas causas desde secundarias a enfermedades sistémicas (cuadros de uremia, diabetes mellitus, estados de inmunosupresión principalmente Retrovirus en los gatos y administración corticoesteroides durante largos periodos de tiempo, malnutrición severa, intoxicaciones por metales pesados), por enfermedades autoinmunitarias (pénfigo vulgar y penfigoide bulloso), infecciones víricas (Calicivirus, Herpesvirus, panleucopenia felina, moquillo), enfermedad periodontal, enfermedades hiperplásicas y neoplásicas (hiperplasia gingival, épulis, papilomatosis oral, granuloma eosinofílico, neoplasias malignas) y contacto con agentes químicos o físicos (sustancias cáusticas, electrocución, procesionaria, cuerpos extraños).

PRONÓSTICO: Cuando la estomatitis es secundaria a una enfermedad sistémica, el pronóstico dependerá de la enfermedad subyacente. En el caso de la linfloplasmocítica, en los gatos, el pronóstico es malo, siendo la enfermedad controlable pero no curable y en la práctica los animales van perdiendo piezas poco a poco. Una evolución que resuelve el problema es la pérdida de piezas dentarias, ya que a la encía le cuesta más mantener la inflamación cuando no hay superficie de contacto con los dientes. SÍNTOMAS: Presencia de úlceras o zonas proliferativas en la mucosa oral, sialorrea, incapacidad para comer o beber y dolor en la boca. TRATAMIENTO: Variará según cuál sea la causa de la estomatitis. En las estomatitis por Calicivirus no hay tratamiento específico, se recurre a la antibioterapia para prevenir infecciones bacterianas secundarias. El curso es rápido. En las estomatitis por Retrovirus el único tratamiento es la administración de antibióticos y si no hay mejoría se administran corticoesteroides para controlar la respuesta inflamatoria y la higiene dental. Recientemente se prescribe inmunoterapia con interferón alpha, Propionibacterium acnes y otros inmunoestimulantes que mejoran el estado de inmunodeficiencia, especialmente en gatos con infecciones por FeLV y en menor medida en gatos con infecciones por VIF. En la estomatitis linfoplasmocitaria, el tratamiento es con antibioterapia con resultados parciales y la administración de corticoesteroides para suprimir la respuesta inflamatoria, [prednisona/olona] a dosis antiinflamatorias en los gatos, y la higiene dental como tratamiento de ayuda para no empeorar la situación.