Patologías

Gastritis Crónica

ETIOLOGÍA: Se caracteriza por la presencia de un infiltrado inflamatorio de carácter crónico en la mucosa gástrica que puede ser originado por la continua exposición de la mucosa a diversos agentes, ya sea de la dieta, sustancias químicas (AAS), toxinas, cuerpos extraños o bacterias (no demostrado en perro y gato). Estos agentes pueden desencadenar una reacción inmunitaria que se establece en la mucosa gástrica. El tipo más frecuente es la gastritis superficial crónica que no provoca cambios marcados en la anchura de la pared gástrica y que puede evolucionar en el tiempo hacia una gastritis atrófica crónica con adelgazamiento de la mucosa y disminución del número de células parietales que provoca una aclorhidria, hipergastrinemia, úlcera gastroduodenal y sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

PRONÓSTICO: Como es natural, depende de la causa que lo provoque, pero suele tener buen pronóstico con el tratamiento adecuado. SÍNTOMAS: Vómitos crónicos intermitentes, asociados a la ingesta o no, con episodios asintomáticos. Menos frecuentes son la hematemesis, anorexia parcial, adelgazamiento, dolor, depresión, polidipsia, pica, etc. TRATAMIENTO: En los casos en que se conoce el agente causante (AAS, cuerpo extraño) la eliminación de éste es el tratamiento más eficaz. Si no podemos determinar la causa debemos hacer un tratamiento dietético a base de dieta blanda, rica en carbohidratos e hipoalergénica. Deben ser utilizados inicialmente bloqueantes receptores H2 ya que muchos casos se pueden controlar con su uso, [cimetidina], [ranitidina]. En caso de que no haya respuesta a los fármacos del grupo anterior usaremos los corticoesteroides, la [prednisona/olona] es útil en el control de la respuesta inmunitaria pero se debe vigilar en casos de presencia de úlceras. La [metoclopramida] puede administrarse 30 minutos antes de la comida en casos donde persistan vómitos de alimentos compatibles con trastorno de la motilidad secundario.